Y luego no hubo resumen

La novela comienza con todos los personajes principales que viajan en tren o en automóvil a un ferry que los llevará a una isla misteriosa llamada Indian Island. Cada invitado ha recibido una invitación de un Sr. o Sra. UN Owen, o una Sra. Constance Culmington, para venir a la isla. Vera Claythorne se va porque la Sra. UN Owen le ha ofrecido un trabajo de secretaria. Phillip Lombard va porque le han ofrecido cien guineas para ir. Miss Emily Brent recibió su invitación de alguien que cree recordar en unas vacaciones anteriores. El general Macarthur pretende que se reunirá con algunos viejos amigos militares. El Dr. Armstrong está en camino porque fue convocado para cuidar a unas pocas mujeres mayores con mucho dinero. El Sr. Blore ha sido enviado a espiar a los demás invitados; él es un ex detective. Finalmente, Anthony Marston conduce imprudentemente su auto deportivo hacia la casa con la creencia de que habrá una fiesta fabulosa con gente rica y famosa.

Mientras viajan hacia la isla, cada uno tiene un breve momento para recordar una experiencia traum√°tica de su pasado. Cada uno, al parecer, ha estado involucrado de alguna manera con una muerte pasada. Para algunos, est√°n claramente relacionados con las muertes. Para otros, la conexi√≥n es menos segura. Los invitados llegan al ferry. El capit√°n, Fred Narracott, cree que se trata de una tripulaci√≥n extra√Īa y no de la multitud joven y rica que esperaba. Cuando llegan a la isla, el Sr. y la Sra. Rogers, los sirvientes de la casa, los acompa√Īan a sus habitaciones. Los personajes aprenden que en realidad no han conocido al Sr. y la Sra. UN Owen; los criados solo hab√≠an sido contratados unas semanas antes. En su habitaci√≥n, Vera Claythorne descubre un viejo pergamino en su habitaci√≥n. En √©l est√° la rima de los diez ni√Īos indios. La rima narra las acciones y muertes de diez ni√Īos indios. Cada uno es asesinado hasta que no hubo ninguno.

En la cena, los invitados comienzan a familiarizarse entre s√≠ y se sienten m√°s c√≥modos con su entorno. M√°s tarde, en el sal√≥n, todos se sientan a escuchar el sonido del oc√©ano cuando, de repente, una voz retumbante resuena por la habitaci√≥n. La voz carga a los invitados con una lista de acusaciones. Cada invitado es nombrado y luego implicado en el asesinato de una persona. Cuando la voz cesa, hay un grito y el sonido de alguien cayendo. La Sra. Rogers se hab√≠a desmayado al escuchar la voz leer su nombre. En la habitaci√≥n contigua, los invitados encuentran un gram√≥fono con un disco. Cuando reproducen el disco, vuelven a escuchar la voz. El Sr. Rogers fue el que puso el disco, pero jura que solo lo hizo siguiendo las instrucciones del Sr. Owen. Luego, cada invitado cuenta su historia de c√≥mo fueron invitados a la isla. El Sr. Juez Wargrave se√Īala que las iniciales de su anfitri√≥n, UN Owen, son un acertijo: significa ¬ę¬°DESCONOCIDO!¬Ľ El juez les dice que un loco homicida pudo haberlos llamado a la isla.

Luego, el grupo comienza a explicar las circunstancias detr√°s de los actos de asesinato por los que son acusados. Cada invitado tiene una explicaci√≥n razonable, aunque es obvio que algunos se sienten culpables por la incidencia. Solo Anthony Marston y Phillip Lombard parecen no mostrar remordimiento por las muertes que causaron. Rogers le dice al grupo que ser√° de ma√Īana antes de que el barco regrese con suministros para la isla. Mientras dice esto, Anthony Marston toma un sorbo de su bebida fresca y comienza a ahogarse. Cae al suelo y muere. Todos los invitados suponen que debe ser un suicidio, aunque esto parece tan improbable como que alguien tenga la oportunidad de poner veneno en su bebida. Cuando todos los invitados se van a la cama, Rogers entra al comedor y se sorprende al descubrir que falta una estatua de un anillo de diez estatuillas de indios peque√Īos.

A trav√©s de escenas de di√°logo interno, el lector conoce las motivaciones detr√°s de algunas de las muertes de las que se acusa a cada invitado. El general Macarthur, por ejemplo, envi√≥ al amante de su esposa a la batalla sabiendo que lo matar√≠an. Vera Claythorne recuerda el d√≠a en que le dijo a Cyril, el ni√Īo al que hab√≠a estado cuidando, que pod√≠a nadar hasta una roca en el oc√©ano. Cyril se ahog√≥. Armstrong tiene un sue√Īo v√≠vido en el que se para junto al cuerpo de la mujer de la que se le acusa de asesinar. Le realiz√≥ una operaci√≥n en estado de ebriedad. Armstrong es despertado por Rogers, quien le dice que su esposa no se despertar√°. Armstrong la revisa para descubrir que est√° muerta, probablemente envenenada por una dosis letal de somn√≠fero. Despu√©s del desayuno de esa ma√Īana, el general Macarthur comienza a tener la extra√Īa sensaci√≥n de que nunca abandonar√°n la isla. En la casa, Rogers descubre que falta otra figura de porcelana india y se asusta.

La se√Īorita Brent y Vera Claythorne discuten las acusaciones de asesinato; La se√Īorita Brent est√° segura de que los Rogers son culpables de matar a su cargo. La se√Īorita Brent explica que la ni√Īa que est√° acusada de asesinar era una ni√Īa inmoral que qued√≥ embarazada mientras trabajaba para ella. La se√Īorita Brent la ech√≥ de su casa y la ni√Īa finalmente se suicid√≥. Lombard y Armstrong discuten la situaci√≥n en la isla y Lombard sugiere que todos han sido llamados aqu√≠ para rendir cuentas por delitos por los que no pueden ser juzgados. Piden ayuda a Blore y comienzan a buscar en la isla escondites y pasadizos secretos, pero no encuentran nada.

Los invitados comienzan a acusarse mutuamente de conspirar en los cr√≠menes. A Lombard se le pregunta por qu√© trajo una pistola a la isla, y Blore insin√ļa que quiz√°s Armstrong puso veneno en el brandy de la Sra. Rogers. Durante el almuerzo, los invitados notan que pronto se avecina una tormenta en la isla. Armstrong va a llamar al general Macarthur para almorzar y descubre que ha sido asesinado por un traumatismo contundente en la cabeza. Cuando llevan el cuerpo del general a la casa, la tormenta estalla y la isla queda aislada del continente. Cuando regresan a su comida, el aviso de que solo quedan siete estatuillas indias.

Usando la raz√≥n y la l√≥gica, el juez Wargrave lleva a todos los invitados a un proceso de deducci√≥n sobre qui√©n debe ser el asesino. Nadie, proclama el juez, puede ser excluido ¬ępor su car√°cter, posici√≥n o probabilidad¬Ľ. Cada uno de los habitantes de la isla tuvo la oportunidad de provocar cada una de las muertes. Nadie, excepto los muertos, puede ser excluido.

M√°s tarde, todos los invitados se sientan y discuten sobre qui√©n creen que podr√≠a ser el asesino. Cada uno tiene una teor√≠a diferente, principalmente basada en el car√°cter de cada invitado. Durante el t√©, Rogers descubre que ha desaparecido una cortina del ba√Īo, un peque√Īo incidente curioso que a√ļn provoca miedo. Despu√©s de la cena, todos los invitados cierran las puertas con llave, temerosos de lo que pueda suceder durante la noche. Rogers cierra la puerta del comedor para que el asesino no tenga oportunidad de romper a otro de los indios.

Por la ma√Īana, se despiertan tarde para descubrir que Rogers no los ha despertado. En el comedor abierto, descubren que otra de las figuras indias se ha roto. Van a buscarlo y encuentran a la se√Īorita Brent deambulando por la propiedad con su ropa de lluvia. Pronto descubren a Rogers, muerto, en la le√Īera. Le hab√≠an dado un golpe fatal en la cabeza mientras cortaba le√Īa. Vera comienza a volverse un poco loca, preguntando si hay una colmena en la isla ya que el siguiente verso de la rima dice que un ni√Īo indio fue asesinado por la picadura de abejas.

Despu√©s del desayuno, todos, excepto la se√Īorita Brent, van a la cocina a limpiar. La se√Īorita Brent de repente comienza a sentirse somnolienta y pronto siente un pinchazo, como una picadura de abeja, en su cuello. Pronto, los invitados descubren el cuerpo de la se√Īorita Brent en el comedor. Est√° muerta por una dosis de cianuro administrada con una aguja hipod√©rmica. Hay una abeja en la habitaci√≥n. Armstrong admite que trajo una aguja con √©l como siempre lo hace. Cuando van a su habitaci√≥n, encuentran que falta la aguja. Cada invitado luego se somete a una b√ļsqueda de su persona. El juez Wargrave toma todas las medicinas de los invitados y las guarda para que nadie tenga acceso a ellas. Descubren que falta el rev√≥lver de Lombard y lo buscan en la casa, pero no lo encuentran.

Los invitados restantes ahora son m√°s animales que humanos. Cada uno sospecha del otro. Vera decide que ya no puede sentarse en el sal√≥n con ellos y se va a su habitaci√≥n a darse un ba√Īo. Cuando entra en la habitaci√≥n, se ve invadida por el olor del mar. Huele exactamente como el d√≠a en que Cyril se ahog√≥. Siente que algo agarra su cuello. Ella grita y los hombres corren hacia su habitaci√≥n. Piensan que acaban de evitar el pr√≥ximo asesinato. Cuando regresan al sal√≥n, sin embargo, descubren al Sr. Juez Wargrave, equipado con la cortina del ba√Īo y el ovillo de lana de la Srta. Brent en su cabeza para parecer un juez en funciones. Armstrong se quita la peluca y descubre una herida de bala en la cabeza. Cuando todos se van a la cama esa noche, Lombard se sorprende al encontrar su rev√≥lver regresado al caj√≥n de su mesita de noche. En su habitaci√≥n, Vera nota por primera vez un gran gancho negro que cuelga del techo.

Temprano a la ma√Īana siguiente, Blore se despierta y escucha pasos en el pasillo. Inmediatamente va a las otras habitaciones, sabiendo que el asesino debe ser la persona que no est√° en su habitaci√≥n. Tanto Vera como Lombard responden a sus puertas, pero Armstrong no. Lombard y Blore comienzan a registrar la isla pero regresan para decirle a Vera que Armstrong ha desaparecido y que otra de las figurillas indias ha sido destrozada.

La tormenta pasa y el grupo intenta pensar en formas de salir de la isla. Est√°n en un acantilado, emitiendo se√Īales de emergencia cuando Blore se va para volver a la casa. Vera y Lombard escuchan un estr√©pito y van a la casa para encontrar a Blore muerta en el suelo. Le hab√≠an golpeado en la cabeza con un reloj de m√°rmol con forma de oso, cumpliendo as√≠ un verso de la rima. Ambos creen ahora que el asesino debe ser Armstrong. Vuelven a los acantilados y Vera ve un mont√≥n de ropa tirada en la playa. Van y descubren que es el cuerpo de Armstrong. Se ha ahogado en el oc√©ano. Vera, sabiendo que el asesino es Lombard, saca el rev√≥lver del bolsillo. Cuando Lombard salta por el arma, Vera le dispara al coraz√≥n y lo mata. En estado de shock, Vera regresa a su habitaci√≥n. Ella comienza a tener visiones de su amor perdido, Hugo, y recuerda el d√≠a en que Cyril se ahog√≥. Encuentra una soga colgando del gancho en su dormitorio. Se sube a una silla y se cuelga.

Alg√ļn tiempo despu√©s, dos detectives de Scotland Yard se sientan y discuten el curioso caso de los asesinatos en Indian Island. Repasan los hechos del caso, el orden en que cada uno es asesinado y el m√©todo por el que se encontraron con la muerte. Parece que Vera Claythorne ser√≠a la asesina ya que el cuerpo de Armstrong obviamente hab√≠a sido tendido en la playa y porque Lombard hab√≠a recibido las huellas de Vera en el rev√≥lver. Sin embargo, la silla en la que Vera se hab√≠a parado para ahorcarse hab√≠a sido movida despu√©s de su muerte, lo que significa que alguien estaba en la isla despu√©s de que se cometieron todos los asesinatos. La gente del continente, sin embargo, est√° segura de que nadie pudo haber abandonado la isla debido a la tormenta. La polic√≠a est√° exasperada por el caso.

El cap√≠tulo final de la novela es una carta de confesi√≥n firmada por el asesino. El asesino explica sus motivaciones y los medios para matar a los invitados. Les dice que siempre hab√≠a tenido un agudo sentido de la justicia y que hab√≠a querido que su acto de asesinato fuera una gran obra de arte. Hab√≠a matado a los invitados por orden de culpabilidad, siguiendo la canci√≥n infantil lo mejor posible. El asesino les dice que el asesinato del juez hab√≠a sido una artima√Īa; Armstrong lo hab√≠a ayudado a fingir su propia muerte para poder espiar a los otros invitados y determinar qui√©n era realmente el asesino. Fue con gran placer que el asesino observ√≥ c√≥mo los invitados descend√≠an a la barbarie psicol√≥gica antes de que Vera Claythorne finalmente se quitara la vida. Luego, el asesino estableci√≥ un m√©todo para suicidarse con un disparo en la cabeza. Primero hab√≠a escrito esta confesi√≥n, la meti√≥ en una botella y la arroj√≥ al mar. La carta est√° firmada por Lawrence Wargrave.

Deja un comentario