Walter Lee Younger (¬ęHermano¬Ľ)



An√°lisis del personaje Walter Lee Younger (¬ęHermano¬Ľ)

Esencialmente, esta pieza es la historia de Walter Lee Younger, a veces llamado ¬ęHermano¬Ľ. Apasionado, ambicioso y lleno de la energ√≠a de sus sue√Īos, Walter Lee es un hombre desesperado, encadenado por la pobreza y los prejuicios y obsesionado con una idea de negocio que cree resolver√° todos sus problemas econ√≥micos y sociales. Cree, por ejemplo, que a trav√©s de su idea de negocio acumular√° repentinamente todo el dinero que necesitar√°. Luego, con esta repentina acumulaci√≥n de capital, se mejorar√° socialmente y ser√° admirado por los dem√°s, todas las personas que, seg√ļn √©l, no lo tienen en gran estima como hombre.

Cree que finalmente podr√° satisfacer las necesidades materiales y hasta los lujos de su esposa. Walter pregunta desesperado por qu√© no deber√≠a su esposa usa perlas. Qui√©n decide, se pregunta, qu√© mujeres √©l debe llevar perlas en este mundo? Sin embargo, Walter demuestra a lo largo del drama que carece de las habilidades empresariales necesarias para tener √©xito en los negocios. Su educaci√≥n es sumamente deficiente, hecho que qued√≥ m√°s claro en su enfrentamiento con George Murchison. Cuando George dice: ¬ęBuenas noches, Prometeo¬Ľ, Walter no solo no sabe a qu√© se refiere ¬ęPrometeo¬Ľ, sino que en realidad cree que George, en ese momento, invent√≥ la palabra.

La palabra ¬ęPrometeo¬Ľ encaja con la personalidad impetuosa de Walter. Prometeo, el dios que fue castigado por traer el fuego a los mortales, fue encadenado al monte C√°ucaso, donde todos los d√≠as un √°guila le arrancaba el h√≠gado, que crec√≠a todas las noches. El sufrimiento de Prometeo dur√≥ miles de a√Īos, hasta que H√©rcules mat√≥ al √°guila y liber√≥ a Prometeo. Al mismo tiempo, Walter tambi√©n est√° encadenado y, de la misma manera, su sue√Īo obsesivo le devuelve lo que devoran sus frustraciones. Desafortunadamente, Walter nunca ve otra salida a su crisis econ√≥mica que la tienda de licores, a la que su madre se opone solo por motivos morales. En ninguna parte de la obra Mam√° indica que no le dar√≠a el dinero a Walter por unos cuantos otro Idea de negocio; es solo que ella se resiste a la idea de que √©l venda alcohol. La singular obsesi√≥n de Walter hace que pierda de vista sus posibles alternativas y un compromiso que podr√≠a haberlo llevado a su objetivo de independencia econ√≥mica. El chovinismo de Walter es inmediatamente evidente cuando le dice a su esposa, Ruth, que por un momento fugaz, ella ¬ęparec√≠a joven… muy joven… pero… se acab√≥¬Ľ. Walter Lee es mayor que Ruth, pero para √©l, verse joven solo es importante para una mujer. Sin embargo, es quiz√°s la inquietante realizaci√≥n de su tener envejecimiento que le provoca sarcasmo, pues poco despu√©s de estas declaraciones a ambos, admite que ha estado contemplando su propio envejecimiento, sin haber realizado ninguno de sus sue√Īos, cuando dice: ¬ęEsta ma√Īana me miraba en el espejo y pens√°ndolo bien… tengo treinta y cinco a√Īos, tengo once a√Īos de casada y tengo un ni√Īo que duerme en la sala.

El chovinismo de Walter es a√ļn m√°s evidente cuando cuestiona a Beneatha sobre su decisi√≥n de convertirse en m√©dico: le pregunta por qu√© no pudo convertirse en enfermera o casarse ¬ęcomo otras mujeres¬Ľ. Cuando llega a casa despu√©s de beber con sus amigos y Beneatha est√° bailando m√ļsica africana, le dice ¬ęC√°llate¬Ľ a Ruth, justo antes de unirse a Beneatha en el baile. Walter est√° obsesionado con conseguir dinero para poder comprar ¬ęcosas para Ruth¬Ľ; √©l no sabe que tratar a Ruth con m√°s amabilidad y respeto ser√≠a m√°s apreciado y valorado que cualquier ¬ęregalo¬Ľ.

Despu√©s de que Walter conf√≠e tontamente todo el dinero restante de su madre a su amigo sin escr√ļpulos, su verg√ľenza se convierte en odio hacia s√≠ mismo, la √ļnica emoci√≥n que le permite considerar vender su raza y aceptar la oferta de Lindner. Es un momento de orgullo cuando Walter, especialmente porque Travis lo est√° mirando, no puede renunciar a la dignidad que le queda por la oferta de dinero de Lindner.



Deja un comentario