viernes, 3 de julio de 1863



Resumen y an√°lisis viernes, 3 de julio de 1863

Resumen

Goree regresa de explorar el √°rea. El camino a Washington todav√≠a est√° abierto, pero la caballer√≠a de la Uni√≥n se acerca desde el lado derecho de Longstreet. Longstreet extiende la divisi√≥n de Hood para cubrir esta √°rea. Al menos la ma√Īana lluviosa ayudar√° a rastrear los movimientos para que los hombres de Pickett se alineen para cargar.

Lee llega y viaja con Longstreet para mirar hacia adelante. Longstreet transmite la informaci√≥n de reconocimiento de Goree e intenta nuevamente convencer a Lee de que se mueva hacia el sur. Lee se√Īala el centro de la l√≠nea de la Uni√≥n y dice: ¬ęGeneral, el enemigo est√° all√≠, y ah√≠ es donde voy a atacarlo¬Ľ.

Ewell atacará al mismo tiempo más al norte en Cemetery Hill, manteniendo estas fuerzas atrapadas para que no puedan reforzar el centro. Toda la artillería se concentrará en dar en el centro antes de que los hombres ataquen.

A pesar de sus propios sentimientos, Longstreet habla con cuidado, a√ļn sin querer lastimar a Lee. Le dice a Lee que ayer perdi√≥ la mitad de la fuerza de dos divisiones, que la caballer√≠a de la Uni√≥n lo est√° flanqueando ahora y que toda la retaguardia del Ej√©rcito Confederado quedar√° abierta si las divisiones de Hood y McLaws avanzan. La l√≠nea confederada podr√≠a ser aplastada.

Además, tres cuerpos de la Unión están atrincherados en la cumbre con buena artillería y la capacidad de reforzar rápidamente cualquier parte de su línea. Un ataque frontal contra ellos será cuesta arriba en terreno abierto, la línea confederada se extenderá cinco millas y será difícil de coordinar, y el enemigo verá cada uno de tus movimientos.

Lee integra la información y admite que Goree es exacto, pero sus ojos brillan con la reticencia de Longstreet. Le dice a Longstreet simplemente que la Unión se romperá en el centro. Cuando Longstreet no está de acuerdo, Lee se da la vuelta con una mirada cansada. Longstreet está preocupado y quiere tocar al hombre, pero aquí no hay lugar para las emociones. Muchos hombres morirán, y las cabezas deben estar claras.

Mientras los ca√Īones disparan en el norte, Lee gru√Īe que Ewell no sigue las √≥rdenes nuevamente. Pero la Uni√≥n est√° pasando factura a Ewell, una sorpresa que Lee no esperaba. Lee y Longstreet caminan hacia Peach Orchard para revisar el frente. Alexander est√° preparando la artiller√≠a. Lee habla con Wofford, quien ayer estaba en el grupo que casi rompe la l√≠nea de la Uni√≥n. Lee dice que ciertamente pueden hacerlo de nuevo. Wofford explica que ayer el enemigo fue derrotado, pero hoy est√° fuertemente reforzado. Adem√°s, ayer las p√©rdidas confederadas fueron cuantiosas. Lee no est√° contento con esta respuesta. Mientras tanto, en el extremo norte de la cordillera, los hombres de Ewell est√°n siendo empujados hacia atr√°s desde las trincheras que conquistaron la noche anterior.

De fondo, suena ¬ęBonny Blue Flag¬Ľ en honor a Lee. Los hombres ven a Lee y se levantan para aplaudirlo. Lo miran de manera paternal, juegan con √©l, muestran su esp√≠ritu inquebrantable. Lee ve lo alta que est√° la moral de sus hombres y se despide con la creencia de que est√°n listos para esta carga y que pueden romper la l√≠nea de la Uni√≥n. No puede pedirles a estos hombres que retrocedan ahora.

Lee decide que Hood y McLaws deben quedarse donde están para defender el flanco derecho de Longstreet. Dará divisiones de Longstreet Heth y Pender para usar en un ataque, junto con la de Pickett. Esto le dará a Longstreet tres divisiones de fuerza completa. No atacarán hasta que haya una andanada de artillería pesada en el punto central. Lee agrega que los hombres de Stuart ya se han dado la vuelta para atacar el mismo lugar por la espalda. El resto del cuerpo de Hill seguirá las tres divisiones de Longstreet. Longstreet le recuerda a Lee que son Hancock y II Corps los que van adelante y que no van a huir.

Longstreet habla, mira deliberadamente a Lee y le dice que, a pesar de todos sus a√Īos de servicio, siente que el ataque fallar√°. Lee est√° enojado. Longstreet lo intenta una vez m√°s, y Lee le dice ¬ęes suficiente¬Ľ y luego se aleja.

Como Heth y Pender resultaron heridos en batallas anteriores, Pettigrew y Trimble liderar√°n estas dos divisiones. Lee repite el plan y ahora est√° emocionado, irradiando fe y confianza.

Volviendo a su mando, las manos de Longstreet tiemblan y lucha por controlarse antes de enfrentarse a sus hombres. Un comandante debe tener el control frente a sus hombres. Pero esta es la peor situaci√≥n en la que ha estado. Longstreet habla con Alexander sobre el bombardeo de artiller√≠a y enfatiza que la artiller√≠a debe expulsar a los hombres de la Uni√≥n de la colina. √Čl sugiere sutilmente que Alejandro debe juzgar si la artiller√≠a tuvo √©xito para que el ataque pueda comenzar. Longstreet luego se re√ļne con Pickett, Pettigrew y Trimble para delinear el plan. Pickett est√° emocionado; Pettigrew est√° p√°lido, tranquilo y quieto; Trimble est√° encantada y encantada, agradecida por el honor de hacer esto. Se van a preparar sus comandos. Armistead permanece solo, mirando hacia la l√≠nea Union y Hancock.

Longstreet, en sus pensamientos, ve lo que suceder√° como una ecuaci√≥n matem√°tica. √Čl ve qu√© armas destruir√°n a los hombres en el camino. No habr√° muchos para atacar la pared cuando lleguen all√≠, y es simple matem√°tica c√≥mo va desde all√≠.

An√°lisis

Las descripciones de Shaara transmiten los estados de √°nimo de manera efectiva. √Čl describe a Lee llegando en la niebla lluviosa: ¬ę… hab√≠a una cualidad fantasmal en la apariencia de √©l, de todo su equipo, caballeros fantasmas del pasado, sables resonando…¬Ľ. En otro intercambio, no hay duda del humor y el poder emocional de Lee: ¬ęMir√≥ a Longstreet durante un largo momento, directamente a los ojos, fijando a Longstreet con la mirada negra, los ojos del general… Longstreet ech√≥ la cabeza hacia atr√°s. una tortuga.¬Ľ Sin afirmar realmente esto, Shaara nos muestra que no tiene sentido discutir con Lee.

Por otro lado, Shaara usa algunos cambios muy impactantes en el punto de vista. Al final de este cap√≠tulo, Longstreet est√° en agon√≠a. El √ļltimo p√°rrafo comienza con Longstreet cerrando los ojos y luego, de repente, cambia a Fremantle y lo que est√° pensando. Si bien estos cambios son poco frecuentes en el libro, desorientan cuando aparecen.

Shaara tambi√©n retrata la relaci√≥n padre-hijo de Lee y Longstreet: cuando Lee lo mira, Longstreet reacciona como un ni√Īo amonestado por un padre severo. Longstreet necesita recibir el afecto paternal de Lee y necesita cuidar de Lee. Tiene miedo de desagradar al hombre y al mismo tiempo tiene una profunda preocupaci√≥n por la salud y el bienestar de Lee. Longstreet no abandonar√° a Lee, incluso si quiere renunciar.

En este cap√≠tulo, Longstreet est√° en un apuro emocional. Apenas puede contener su rabia y desesperaci√≥n por tener que ordenar la muerte de hombres, muertes que siente que son evitables e in√ļtiles, y muertes que vienen en un ataque con el que est√° totalmente en desacuerdo. Longstreet quiere renunciar, pero no dejar√° a Lee solo o con el ataque a manos de Hill. Est√° atrapado en una situaci√≥n sin salida. Longstreet intenta transferir la responsabilidad del mando a Alexander, con la esperanza de que Alexander diga ¬ęs√≠¬Ľ o ¬ęno¬Ľ al ataque en funci√≥n del √©xito del bombardeo de artiller√≠a. De esa manera, Longstreet no tiene que tomar la decisi√≥n.

Longstreet tambi√©n siente que sabe c√≥mo ser√°. Para √©l, no hay suficientes hombres para pelear esta batalla y el enemigo est√° fuertemente atrincherado. Puede ver cu√°ndo y c√≥mo las diferentes armas enemigas eliminar√°n a un gran n√ļmero de hombres, hasta que queden pocos para el muro de tormenta. Es matem√°tica simple. Y con Hancock arriba. . . ¬ęLo vamos a perder aqu√≠¬Ľ.

Lee, por otro lado, est√° decidido a atacar a pesar de la entrada de Longstreet o los comentarios de Wofford sobre un enemigo reforzado. En cambio, Lee escucha a sus hombres, sus bromas, sus comentarios, y ve su buen humor. Su moral convence a Lee de atacar. Lee atacar√° esa colina porque sus hombres creen que pueden, y √Čste Es tu arma m√°s poderosa.

Como Lee ha hecho todo lo que ha podido, afirma que todo est√° en manos de Dios y se alegra por ello. Longstreet no lo es. √Čl no cree que un Dios est√© escuchando, e incluso si lo est√°, no siente que sea Dios enviando a esos hombres a la muerte en esa colina. Longstreet concluye que tal vez Dios quiera que funcione de esta manera, pero los hombres morir√°n y el Sur lo perder√° aqu√≠.

No hay duda de que Fremantle es un hombre feliz y agradable de tener en esta campa√Īa, y su coraz√≥n est√° en el lugar correcto. Pero est√° tan perdido en sue√Īos cargados de sables que nunca podr√° evaluar objetivamente las situaciones y leerlas correctamente. Cuando ve a Longstreet morir por completo, Fremantle concluye err√≥neamente que Longstreet es el maestro de la calma, que descansa antes de la batalla.

Glosario

pont-au-feu bridge of fire/feu d’enfer: hellfire(s): la forma en que Lee describe el intenso ataque de artiller√≠a que ordenar√° en el centro de la l√≠nea Union para preparar el camino para el ataque de Longstreet all√≠.



Deja un comentario