Usurero



An√°lisis del car√°cter de Shylock

Shylock es el personaje m√°s v√≠vido y memorable del El mercader de Venecia, y es una de las m√°s grandes creaciones dram√°ticas de Shakespeare. En el escenario, es Shylock quien interpreta el papel, y casi todos los grandes actores del escenario ingl√©s y continental han probado el papel. Pero el personaje de Shylock tambi√©n ha sido objeto de mucho debate cr√≠tico: ¬Ņc√≥mo vamos a evaluar la actitud de los venecianos en la obra hacia √©l? ¬ŅO tu actitud hacia ellos? ¬ŅEs un villano sediento de sangre? ¬ŅO es un hombre ¬ęm√°s en contra del pecado que del pecado¬Ľ? Una de las razones por las que surgen estas preguntas es que en realidad hay dos Shylocks esc√©nicos en la obra: primero, est√° el ¬ęvillano¬Ľ esc√©nico que es necesario para la trama; en segundo lugar, est√° el ser humano que sufre la p√©rdida de su hija, de sus bienes y, muy importante para √©l, de su religi√≥n.

El papel de Shylock en esta obra es ser el obst√°culo, el hombre que se interpone en el camino de las historias de amor; tal hombre es una figura tradicional en las comedias rom√°nticas. Algo o alguien debe detener el amor joven y rom√°ntico; aqu√≠, es Shylock y las muchas y variadas formas en que est√° vinculado a los tres grupos de amantes. El hecho de que sea jud√≠o es, en cierto sentido, accidental. Shakespeare quer√≠a contrastar la liberalidad con el ego√≠smo, en t√©rminos de dinero y en t√©rminos de amor. Exist√≠a tal figura disponible en la literatura de la √©poca, un hombre que pod√≠a cumplir ambos roles: ese hombre ser√≠a usurero, o prestamista, con una hermosa hija a la que sujetaba con tanta fuerza como sus ducados. La usura fue prohibida a los cristianos por la iglesia en la Edad Media y, como consecuencia, los jud√≠os controlaron el pr√©stamo de dinero; por regla general, sol√≠a ser la √ļnica ocupaci√≥n que la ley les permit√≠a realizar. Como resultado, gran parte de la literatura medieval produjo la figura convencional del prestamista jud√≠o, generalmente como un personaje secundario pero tambi√©n como un personaje principal.

Es de esta tradici√≥n literaria medieval de donde Shakespeare toma prestada la figura de Shylock, como hizo Marlowe para su obra. jud√≠o malt√©s. Algunos comentaristas han dicho que el personaje de Shylock es un ejemplo del antisemitismo isabelino (y de Shakespeare). Por el contrario, muchos vieron la creaci√≥n de Shylock como una ataque este tipo de intolerancia. Pero Shakespeare, olvidan, fue un dramaturgo. No le preocupaba ni el antisemitismo ni el prosemitismo, excepto en la forma en que moldeaba personajes individuales en sus obras para producir el drama necesario que estaba tratando de crear. La obra es tan enf√°tica no antisemita; m√°s bien, debido a la naturaleza de la participaci√≥n de Shylock en tramas de amor, es cerca de antisemitismo. Shakespeare nunca defini√≥ ni conden√≥ seriamente a un grupo presentando a un individuo; solo lo hizo con fines de comedia, creando caricaturas en miniatura para nuestra diversi√≥n. Shylock est√° dibujado en negrita; debe ser un ¬ęvillano¬Ľ en t√©rminos de comedia rom√°ntica, pero debido a la multidimensionalidad que le da Shakespeare, deber√≠amos simpatizar con √©l a veces, odiarlo en otras. La manipulaci√≥n de Shakespeare de nuestras emociones hacia Shylock es testimonio de su genio como creador de personajes.

Cuando Shylock sale del juzgado en el Acto IV, Escena 1, es despojado de todo lo que tiene. Es un hombre derrotado. Sin embargo, no podemos sentir una profunda simpat√≠a por √©l, algo, quiz√°s, pero no mucha. La intenci√≥n de Shakespeare no era hacer de Shylock una figura tr√°gica; m√°s bien, Shylock iba a funcionar como un hombre que pod√≠a ser percibido v√≠vidamente como el ep√≠tome del ego√≠smo; debe ser derrotado en esta comedia rom√°ntica. En cierto sentido, es la propia brillantez de Shakespeare lo que lo llev√≥ a crear a Shylock casi demasiado humano. Shylock est√° poderosamente dibujado, quiz√°s demasiado poderoso para esta comedia, pero su soberbia dignidad es admirable a pesar de que en √ļltima instancia debemos condenarlo. Quiz√° el poeta WH Auden nos haya dado la mejor pista de c√≥mo debemos tratar a Shylock: ¬ęAquellos a quienes se les hace el mal¬Ľ, dice, ¬ędevuelven el mal¬Ľ. Esto explica en pocas palabras gran parte de la complejidad del usurero y nuestras complejas reacciones hacia √©l.



Deja un comentario