Uso del verso y la prosa de Shakespeare



Ensayos críticos Uso del verso y la prosa de Shakespeare

Muy apropiadamente, el verso es predominantemente el medio utilizado en la trama principal, la acción es toda seria; no menos apropiadamente, la prosa se usa casi por completo en la trama secundaria en gran parte cómica. De las diecinueve escenas, diez están dedicadas por completo a la acción seria, seis en gran parte a lo cómico y tres (en las que aparece Falstaff en el campo de batalla) a una mezcla de lo serio y lo cómico. El principio del decoro determina invariablemente la elección del medio. Cuando Hal habla como heredero aparente, lo hace en líneas de pentámetro yámbico, generalmente líneas en blanco. Esto no solo es cierto cuando da soliloquios al final de la primera escena cómica (I.ii.218-40), sino en otros lugares. Al final del Acto II, Escena 2, poco después de que él y Poins confrontaran a Falstaff, Bardolph y Peto, y los liberaran del botín y los hicieran huir, Hal le habla a Poins en líneas en blanco:

Lo conseguí muy fácilmente. Ahora felizmente a caballo.
Los ladrones están todos dispersos y poseídos por el miedo.
Tan fuerte que no se atreven a encontrarse;
Cada uno toma a su compa√Īero por un oficial.
Fuera, buen Ned. Falstaff suda hasta morir,
Y ba√Īa la fina tierra mientras camina.
Si no fuera por reírme, sentiría pena por él. (111-17)

Uno puede tener sus dudas en cuanto a la moralidad aqu√≠, ya que solo m√°s tarde el pr√≠ncipe devuelve el bot√≠n con intereses. Pero parece que Shakespeare pretende que entendamos que el heredero aparente ya est√° dando pruebas de su verdadero car√°cter, esperando el d√≠a en que proporcione pruebas m√°s convincentes de su dedicaci√≥n a la ley y el orden. A√ļn m√°s apropiado es el cambio del pr√≠ncipe al verso al final del Acto III, Escena 3, cuando est√° a punto de irse a la guerra. A Falstaff le dice:

Allí [in Temple Hall] conocerás tu carga,
y allí recibir
Dinero y orden para tus muebles.

La tierra est√° ardiendo; Percy est√° en la cima;
Y o nosotros o ellos debemos disminuir la mentira (225-28)

Mientras lee estas l√≠neas medidas, sabe que, en esta obra, Hal se despide de la vida despreocupada en la taberna Hog’s Head.

El verso en blanco pertenece especialmente a la trama principal, donde el destino mismo del reino es el tema. A menudo es bastante formal, en particular una idealizaci√≥n del habla com√ļn. El decoro exige esa l√≠nea cuando el rey Enrique se dirige a los nobles recalcitrantes (I.ii.) y cuando se dirige a su hijo vagabundo (III. ii.); tambi√©n se usa cuando Sir Walter Blunt, el emisario del rey, entrega su importante mensaje a los l√≠deres rebeldes (IV. iii.). Pero comparando el verso en blanco de esta obra con el de, digamos, el Enrique VI jugar y Ricardo III, que se remonta a varios a√Īos atr√°s, es darse cuenta de cu√°n grande fue el avance del poeta-dramaturgo, cu√°n impresionante el dominio del medio. No solo alrededor del veintitr√©s por ciento de las l√≠neas de verso en blanco son Rey Enrique IV, Parte 1 l√≠neas ¬ęactuales¬Ľ (es decir, pasar el significado y la estructura gramatical m√°s all√° del final de una l√≠nea dada y as√≠ evitar lo que se ha llamado ¬ęmonoton√≠a y√°mbica¬Ľ), pero m√°s del catorce por ciento contienen discursos que terminan en la l√≠nea. Consideremos, por ejemplo, la siguiente cita:

guau Buena prima, dame audiencia un rato.
C√°lido. te pido piedad.
guau Estos mismos nobles escoceses
Estos son tus prisioneros, –
Cálido. ¡Me los quedaré todos!
Por Dios, no tendrá ni un escocés de ellos;
No, si un escocés quisiera salvar su alma, ¡no lo haría!
Los guardaré, por esta mano.
guau empiezas lejos
Y no escuches mis propósitos.
Estos prisioneros debes mantenerlos.
Cálido. No, lo haré; ese es el plan. (I.iii.211-18)

Nadie con cierta sensibilidad para el ritmo puede perderse el ritmo yámbico de estas líneas, que transmite tan bien como la prosa posiblemente el sentido vívido y dramático de la realidad.

Los dísticos en pentámetro yámbico que riman aparecen treinta y dos veces, generalmente al final de discursos y escenas, a los que dan un tipo particular de énfasis, como en estas líneas:

Cálido. ¡Tío, adiós! Oh, que las horas sean cortas
¬°Hasta campos y golpes y gemidos aplauden nuestro deporte! (I.iii.301-2)
Rey. Nuestras manos est√°n llenas de negocios; vamos.
La ventaja lo alimenta con grasa, mientras que los hombres se demoran. (III.ii.179-80)
C√°lido. Harry a Harry debe, caballo caliente a caballo,
Reunirse y nunca separarse hasta que uno caiga en un cuerpo. (IV.i.122-23)

Cuando vino a escribir el Enrique IV En las obras, Shakespeare a menudo usaba prosa para escenas c√≥micas, incluso comedia alta, no solo comedia amplia o ¬ębaja¬Ľ. Cuando el elemento c√≥mico est√° en primer plano, el pr√≠ncipe Hal y todos los dem√°s hablan en prosa. Falstaff ya ha sido identificado como un orador de gran prosa. Su discurso es amplio y siempre refleja su sofisticaci√≥n e ingenio. Es notable su uso cuidadoso de las repeticiones, las preguntas ret√≥ricas, las alusiones apropiadas, el equilibrio y las ant√≠tesis. Su burlesque de euforia, utilizado cuando interpreta el papel del padre de Hal, da suficiente evidencia de que reconoce lo afectado, lo artificial, y lo que es por lo que es. Las siguientes citas quiz√°s sirvan para ilustrar su habilidad:

C√°sate entonces dulce perra, cuando seas rey no nos dejes
que son escuderos del cuerpo de la noche, sean llamados ladrones de
la belleza del d√≠a. Seamos los guardabosques de Diana, se√Īores
de la sombra, siervos de la luna; y que digan los hombres que nosotros
Sed hombres de buen gobierno, siendo gobernados, como el mar
es, por nuestra noble y casta amante la luna, bajo
cuyo rostro robamos. (I.ii.26-33)

Pero, Hal, te lo ruego, no me molestes.
m√°s con vanidad. Ojal√° t√ļ y yo supi√©ramos
donde se deben comprar mercaderías de buen nombre.
Un viejo caballero del consejo me tasaba el otro día en el
calle sobre usted, se√Īor, pero no lo marqu√©; y aun asi el
dicho muy sabiamente, pero no lo consideré; y aun asi el
dicho sabiamente, y en la calle también. (I.ii.83-89)

Si los primeros honores pertenecen a Falstaff, debe reconocerse que el Príncipe Hal exhibe una gran habilidad en el habla en prosa, combinando la similitud con la semejanza de Sir John de vez en cuando, como en las siguientes líneas:

Falso ‘Sangre, soy
tan melancólico como un gato gib o un oso arrastrado.
Pr√≠ncipe. O un le√≥n viejo, o el la√ļd de un amante.
Falso Sí, o el zumbido de una gaita de Lincolnshire.
Pr√≠ncipe. ¬ŅQu√© le dices a una liebre, o la melancol√≠a de
¬ŅMoor-foso? (I.ii.82-88)

La prosa tanto del príncipe como del caballero ofrece un contraste interesante con la de los humildes porteadores al comienzo del Acto II, Escena 1 y, en ese sentido, con la prosa utilizada por Gadshill un poco más tarde en la misma escena.

La variedad de tipos de prosa se puede ilustrar más. Hotspur emplea un estilo adecuado al tema, el humor y el personaje en dos escenas distintas: la primera, cuando lee y comenta la carta del tímido caballero cuyo apoyo buscaba (II.iii.1 ss.); segundo, en el diálogo con Lady Kate, la sátira divertida aunque sin tacto de Mortimer y su esposa de habla galesa (III.i.241 ff.).



Deja un comentario