Un yanqui de Connecticut en la corte del Rey Arturo



Resumen y Análisis Capítulos 3-5

Resumen

Alrededor de la Mesa Redonda, los distintos caballeros cuentan las historias de sus proezas en las armas. Mientras observa y escucha, Hank decide que hay algo sublime, dulce y varonil en estos hombres, pero también que son ingenuos y carecen de inteligencia.

Sir Kay pasa a primer plano cuando seis prisioneros se presentan y, ante la incredulidad de la mayoría de los presentes, anuncian que han sido conquistados por él. Sir Kay luego cuenta la historia de cómo fueron capturados por Sir Lancelot (la historia que el narrador de la imagen leyó en Malory), así como otras historias de las aventuras de Sir Lancelot, exagerando todo el tiempo.

En este punto, Merl√≠n, un hombre muy anciano con barba blanca, est√° ¬ęcon piernas temblorosas y sacudiendo d√©bilmente su cabeza anciana. [surveys] la compa√Ī√≠a con su ojo acuoso y errante¬Ľ. Clarence gime y le dice a Hank que Merl√≠n est√° a punto de contar la historia que siempre cuenta cuando se emborracha. Merl√≠n lo hace, poniendo a la mayor parte de la corte a dormir en el proceso. Su historia es sobre c√≥mo El Rey Arturo obtuvo su espada de la Dama del Lago.

Sir Dinadan es el primero en despertarse despu√©s del cuento de Merl√≠n, y se divierte atando tazas de metal a la cola de un perro. Esto despierta a los otros perros, que persiguen al primero; el ruido despierta a todos los caballeros y todos se r√≠en. Despu√©s de que la emoci√≥n disminuye, Sir Dinadan re√ļne una serie de chistes que Hank escuch√≥ unos trece siglos despu√©s; eran viejos incluso en el siglo sexto.

Despu√©s de eso, Sir Kay se levanta para contar su haza√Īa en las armas. Hank dice: ¬ęHablaba de m√≠ todo el tiempo de la manera m√°s suave como ‘este gigante prodigioso’ y ‘este horrible monstruo que se alzaba en el cielo’ y ‘este

Ogro devorador de hombres con garras’, y todos aceptaron todas estas tonter√≠as de la manera m√°s ingenua¬Ľ. Los dem√°s hechos del encuentro tambi√©n se ampl√≠an. Despu√©s de esta historia, Arthur condena a muerte a Hank al mediod√≠a del d√≠a 21.

Hay una discusión sobre qué hacer con la ropa encantada de Hank; cuando Merlín tiene el buen sentido de sugerir que lo desnuden, lo hacen de inmediato. Hank está avergonzado, pero todos hablan de su físico sin dudarlo ni preocuparse.

Finalmente, Hank es llevado a la mazmorra, pero est√° tan cansado que se duerme casi tan pronto como lo dejan solo en la celda. Cuando se despierta, est√° seguro de que todo lo que le ha pasado es un sue√Īo. En ese momento, sin embargo, Clarence viene a visitarlo, lo que disipa la idea.

Despu√©s de que finalmente se le mete en la cabeza que esto no es un sue√Īo, Hank le pide a Clarence que lo ayude a escapar; Clarence, sin embargo, piensa que tal haza√Īa es imposible porque hay muchos guardias. Adem√°s, Merl√≠n puso un hechizo en las mazmorras, y nadie en el reino pensar√≠a en ayudar a nadie a escapar. Hank, un yanqui obstinado que es, se burla de la idea de un hechizo m√°gico, pero le da una idea: le dice a Clarence que √©l mismo es un mago. Adem√°s, afirma ser un mago mucho m√°s poderoso que Merl√≠n y env√≠a a Clarence a informar a la corte que habr√° problemas si algo le sucede.

Mientras Clarence est√° fuera, a Hank le preocupa si al ni√Īo se le ocurrir√° o no que un mago no tendr√≠a que enviar a un ni√Īo con este mensaje. (No.) Tambi√©n decide usar el eclipse como su magia.

Cuando Clarence regresa, informa que el mensaje tuvo efecto, pero que Merlín se burló porque no se nombró el desastre. Entonces Hank envía a Clarence de regreso con el mensaje de que apagará el sol si es necesario.

An√°lisis

En el Cap√≠tulo 3, se nos presenta a muchos de los ¬ęCaballeros de la Mesa Redonda¬Ľ. Debemos recordar que cuando Hank Morgan llev√≥ su manuscrito al ¬ęnarrador de im√°genes¬Ľ que el narrador de im√°genes estaba leyendo del libro de Sir Thomas Malory La muerte de Arturo; El mismo Twain estaba excepcionalmente encari√Īado con este viejo volumen y us√≥ ciertos episodios del libro de Malory.

La perspectiva dual de Camelot y su realeza contin√ļa en el Cap√≠tulo 3, cuando Hank Morgan comenta: ¬ęPara cebar un anzuelo¬Ľ. (25.000) de ellos m√°s tarde para seguir su propio camino, es decir, para forzar la civilizaci√≥n sobre ellos.

El Capítulo 3 también presenta a Merlín, quien actuará como el antagonista de Hank Morgan. No solo serán magos rivales, sino que también serán rivales en todos los sentidos.

El cap√≠tulo 4 enfatiza los aspectos infantiles de los jinetes: los juegos que los divierten son juegos que los ni√Īos todav√≠a juegan hoy en d√≠a, juegos como atar una lata a la cola de un perro y luego re√≠rse al ver que el perro corre, temeroso de su propia cola. Adem√°s de eso, Hank Morgan tambi√©n tiene que escuchar algunos chistes aburridos que escuch√≥ trescientos a√Īos despu√©s, solo para descubrir que tambi√©n eran aburridos en el siglo VI. Tanto en los chistes como en los cuentos que cuentan los caballeros, hay tanta exageraci√≥n en ellos que a Hank Morgan le parece incre√≠ble que alguien crea en los cuentos. Sin embargo, es parte del encanto de los inocentes creer todo lo que se les dice.

Al final del Cap√≠tulo 4, se quita la ropa de Hank Morgan, por sugerencia de Merl√≠n, y todos comentan sobre su f√≠sico. Est√° extremadamente avergonzado tanto por la desnudez como por el lenguaje que usan las damas para describir sus diversas partes desnudas. M√°s tarde descubrimos que esencialmente Hank Morgan no es solo un yanqui, sino un puritano yanqui. √Čl reprende a la corte por su discurso soez, siente (m√°s tarde) que es inapropiado caminar por el campo solo con Sandy, y aunque est√° completamente vestido debajo de su armadura, siente que es indecente quitarse la armadura frente a √©l. su.

Una de las grandes ironías de la novela se encuentra en el capítulo 5. Uno de los anhelos de Hank Morgan es librar al país de las supersticiones. Sin embargo, para obtener el control, usará la superstición para asustar a la gente para que reconozca sus poderes mágicos. Entonces Hank usará su conocimiento práctico yanqui de los eclipses para realizar su primer milagro; el contraste entre lo práctico y lo milagroso es uno de los recursos cómicos que utiliza Twain a lo largo de la novela.



Deja un comentario