Un lugar limpio y bien iluminado.



Resumen y revisión Un lugar limpio y bien iluminado

Resumen

A √ļltima hora de la ma√Īana, en un caf√© espa√Īol, un anciano bebe co√Īac. Un joven camarero est√° enojado; le gustar√≠a que el anciano se fuera para que √©l y un camarero mayor pudieran cerrar el caf√© e irse a casa. Insulta al anciano sordo y se muestra dolorosamente indiferente a los sentimientos del camarero mayor cuando afirma que ¬ęun anciano es algo desagradable¬Ľ. El camarero mayor, sin embargo, nota que el anciano bebiendo co√Īac tras co√Īac no es desagradable; simplemente est√° solo. Sin duda esa es la raz√≥n por la que el anciano intent√≥ ahorcarse la semana pasada.

Cuando el anciano se va, los camareros cierran el café. El joven mesero regresa a casa, y el mayor camina hacia un café abierto toda la noche donde, pensando en el terrible vacío de la vida del anciano con quien se identifica profundamente, le pide al mesero una taza de nada. Una taza de nada. El hombre que toma la orden piensa que el viejo mesero es solo otro viejo loco; él te trae café.

Terminando su caf√©, el camarero mayor comienza su camino de regreso a casa. El sue√Īo est√° a horas de distancia. Hasta entonces, debe intentar valientemente lidiar con la oscura nada de la noche.

An√°lisis

¬ŅQu√© sucede en esta historia? Cualquier cosa. ¬ŅQu√© representan los personajes? Cualquier cosa. ¬ŅCu√°l es la trama? Cualquier cosa. De hecho, debido a que no hay trama, Hemingway nos permite centrarnos absolutamente en el significado de la historia, es decir, en un mundo caracterizado por la nada, ¬Ņqu√© posible acci√≥n podr√≠a tener lugar? Asimismo, que ning√ļn personaje tenga nombre y que no haya caracterizaci√≥n enfatiza la esterilidad de este mundo.

¬ŅCu√°l es entonces el tema de esta historia? Nada, o nada. De eso se trata exactamente la historia: de la nada y de los pasos que damos contra ella. Cuando se enfrenta a un mundo sin sentido, como alguien que ha rechazado todos los viejos valores, alguien que ahora est√° completamente solo, ¬Ņc√≥mo se supone que esa persona debe enfrentar este mundo est√©ril? ¬ŅC√≥mo es capaz esta persona de evitar la oscuridad de la nada, o la nada?

El escenario es un limpio caf√© espa√Īol donde dos camareros an√≥nimos, un anciano y un joven, discuten sobre un anciano (tambi√©n an√≥nimo) que viene todas las noches, se sienta solo y bebe co√Īac hasta la hora de cierre. El joven mesero menciona que el anciano intent√≥ suicidarse la semana pasada. Cuando el anciano camarero pregunta por qu√© el anciano intent√≥ suicidarse, el joven camarero le dice que el anciano estaba consumido por la desesperaci√≥n. ¬ę¬ŅPorque?¬Ľ pregunta el viejo camarero. ¬ęNada¬Ľ, responde el joven camarero.

El joven camarero revela que no hay absolutamente ninguna razón para suicidarse si uno tiene dinero, que ha oído que tiene el anciano. Para el joven mesero, el dinero resuelve todos los problemas. Que un anciano rico intente suicidarse por la desesperación de enfrentarse a la nada está más allá de la comprensión del joven camarero. Sin embargo, la nada es la razón por la cual el anciano viene al café todas las noches y bebe borracho.

En contraste, el viejo mesero sabe todo acerca de la desesperaci√≥n, ya que se demora un rato despu√©s de que se apagan las luces en el caf√© limpio y bien iluminado de antes. El viejo camarero tambi√©n conoce el miedo. ¬ęNo era miedo ni espanto¬Ľ, dice Hemingway del viejo camarero, ¬ęera una nada que √©l conoc√≠a muy bien. No era nada y un hombre tampoco era nada¬Ľ. Despu√©s de detenerse a tomar una copa en un bar barato abierto toda la noche, el viejo cantinero sabe que no dormir√° hasta la ma√Īana, cuando sea de d√≠a.

La historia enfatiza la tardanza, tarde no solo a la hora de la ma√Īana (son casi las 3 am), sino tambi√©n a la vida del anciano y el anciano mesero. M√°s importante, sin embargo, es el √©nfasis en las tradiciones religiosas, espec√≠ficamente en la tradici√≥n cat√≥lica espa√Īola, porque la fe en las promesas del catolicismo ya no puede sostener ni consolar a estos ancianos. As√≠ que el suicidio invita.

El anciano que bebe co√Īac en el caf√© limpio y bien iluminado es literalmente sordo, como es metaf√≥ricamente sordo a las antiguas tradiciones del cristianismo y las promesas cristianas: ya no puede o√≠rlas. Est√° solo, aislado, sentado en la sombra que deja la naturaleza en el mundo moderno y artificial. Adem√°s, toda la luz restante es luz artificial, en este caf√© limpio y ¬ębien iluminado¬Ľ.

Lo importante en la historia no es s√≥lo la condici√≥n de nada en el mundo, sino la forma en que el anciano y el anciano camarero sienten y responden a esa nada. De modo que el verdadero tema de Hemingway es el sentimiento de la nada del hombre, no la nada misma. Tenga en cuenta, sin embargo, que ninguno de los ancianos es una v√≠ctima pasiva. El anciano tiene su dignidad. Y cuando el joven mesero dice que los viejos son asquerosos, el viejo mesero no niega la verdad general de esa afirmaci√≥n, pero sale en defensa del viejo se√Īalando que este viejo en particular est√° limpio y que le gusta beber brandy. en un lugar limpio y bien iluminado. . Y el anciano se va con dignidad. Eso no es mucho ‚ÄĒese viejo fragmento de dignidad humana‚ÄĒ frente a la condici√≥n humana de la nada, pero, dice Hemingway, a veces es todo lo que tenemos.

El joven camarero quiere que el anciano vaya a uno de los cafés abiertos por la noche, pero el anciano se opone porque cree en la importancia de la limpieza y la luz. Aquí, en este café brillantemente iluminado, la luz es un símbolo hecho por el hombre del intento del hombre de protegerse de la oscuridad, no permanentemente, pero lo más tarde posible. La soledad esencial de los viejos es menos intolerable en la luz, donde hay dignidad. El peligro de estar solo, en la oscuridad, en la nada, es el suicidio.

En este punto, podemos ver claramente las diferencias entre el camarero viejo y el camarero joven, especialmente en sus actitudes antit√©ticas hacia el anciano. Sin embargo, inicialmente, los comentarios de ambos camareros sobre un soldado que pasa y una mujer joven parecen muy similares; ambos parecen ser c√≠nicos. Sin embargo, cuando el mozo joven dice del anciano: ¬ęNo me gustar√≠a ser tan viejo. Un anciano es una cosa desagradable¬Ľ, entonces vemos una clara diferencia entre los dos mozos, porque el mozo viejo defiende al mozo viejo. Hombre: ¬ęEste viejo est√° limpio. Bebe sin derramar. Incluso ahora, borracho¬Ľ.

El joven mesero se niega a servirle otra bebida al anciano porque quiere llegar a casa con su esposa y, en cambio, el viejo mesero está resentido por el comportamiento del joven mesero. El viejo camarero sabe lo que es volver a casa a oscuras; él mismo no irá a casa a dormir hasta el amanecer, cuando no tendrá que dormir en la nada de la oscuridad.

Entonces, en cierto sentido, el anciano mesero es en parte el vocero de Hemingway porque se√Īala que el anciano sale del caf√© con dignidad; reclama la limpieza del anciano. A diferencia del mozo joven, que es impetuoso y tiene una mujer a la que volver a casa, el mozo viejo no tiene prisa porque no tiene a nadie esper√°ndole; no tiene ad√≥nde ir excepto a su habitaci√≥n vac√≠a. El camarero viejo es m√°s sabio, m√°s tolerante y m√°s sensible que el camarero joven.

Lo que Hemingway est√° diciendo es esto: para mantener a raya la nada, la oscuridad, la nada, debemos tener luz, limpieza, orden (o disciplina) y dignidad. Si todo lo dem√°s ha fallado, el hombre debe tener algo a lo que recurrir o, de lo contrario, la √ļnica opci√≥n es el suicidio, y ese es el fin √ļltimo de todo: ¬ęNo es nada que √©l supiera muy bien. . Era solo eso y luz. . . . y cierta limpieza y orden¬Ľ.

Al final de la historia, el viejo camarero est√° solo en un bar barato, una ¬ębodega¬Ľ, bien iluminada, pero no limpia. Porque est√° contemplando el concepto de nada, dice, cuando el cantinero le pide su pedido, ¬ęNada¬Ľ, lo que hace que el cantinero le diga (en espa√Īol) que est√° loco. Al darse cuenta de la verdad de lo que escuch√≥, el anciano camarero responde con la ya conocida parodia del Padre Nuestro: ¬ęNuestra nada que en nada est√°s…¬Ľ.

Solo, el viejo camarero se aísla con su conocimiento de que todo es nada. Está de pie en un bar sucio y sin pulir. No puede alcanzar ni siquiera la dignidad que poseía el anciano del café; también sabe que no dormirá. Tal vez tenga insomnio, pero nosotros lo sabemos mejor: el viejo camarero no puede dormir porque tiene miedo a la oscuridad, miedo a la nada. El mismo Hemingway sufría de severos ataques de insomnio, sintiéndose solo y abandonado en el universo.

Glosario

de peso pesado una peque√Īa moneda

hombres cara

bodegas Cafés que sirven bebidas alcohólicas.



Deja un comentario