Un cuento sobre dos ciudades



Resumen y Análisis Libro 2: Capítulo 3

Resumen

El juicio comienza con la declaración larga ya menudo divagante del fiscal general sobre los cargos de traición contra Darnay. El abogado de Darnay, el Sr. Stryver intenta desacreditar a los dos testigos principales de la acusación, John Barsad y Roger Cly, pero el punto de inflexión en el juicio se produce cuando Sydney Carton, socio de Stryver, le alerta sobre el sorprendente parecido físico entre Carton y Darnay. Stryver llama dramáticamente la atención sobre el parecido durante el contrainterrogatorio de otro testigo de cargo, lo que arroja dudas sobre el testimonio del hombre de que vio a Darnay esperando a alguien en un hotel. Stryver luego concluye el caso con testigos y un resumen que pinta a Barsad como el espía y traidor y a Cly como su cómplice. Darnay, afirma, es una víctima inocente cuyos asuntos familiares confidenciales lo llevaron a viajar entre los dos países. Después de una hora y media, el jurado regresa con un veredicto: Darnay es inocente.

An√°lisis

Aqu√≠ vemos otro ejemplo de un hombre ¬ęllamado de vuelta a la vida¬Ľ, como lo fue el Doctor Manette en el Libro I. Dickens describe a Darnay como un hombre muerto, y la multitud, que zumbaba como ¬ęuna nube de grandes moscas¬Ľ, un cad√°ver. , lo ve como tal. Los muertos son salvados esta vez, no por el Sr. Lorry o Lucie, pero de una fuente poco probable: Sydney Carton, el abogado desinteresado y de aspecto deshonroso que pasa la mayor parte de su tiempo mirando al techo.

La aparente falta de interés de Carton en su entorno recuerda la atención de Madame Defarge a su tejido; ambos personajes parecen no ver nada, pero el lector siente que notan más que la mayoría. Carton, por ejemplo, no solo nota el sorprendente parecido entre él y Darnay, sino que también observa el desmayo de Lucie frente a los otros personajes. Tales acciones sugieren que Carton es un hombre más complicado de lo que sugiere inicialmente su apariencia exterior.

Glosario

inmolar ofrecer o matar como sacrificio.

burlón corrompido por la embriaguez o la sensualidad; depravado.



Deja un comentario