Ulises



An√°lisis del personaje de Ulises

Odiseo es una combinación del hombre autosuficiente y seguro de sí mismo y la personificación de los estándares y costumbres de su cultura. Es favorecido por los dioses y respetado y admirado por los mortales. Incluso la ira de Poseidón no le impide regresar a casa. Confía en que representa la virtud incluso cuando una audiencia moderna podría no estar tan segura. También es una serie viva de contradicciones, un personaje mucho más complicado de lo que esperaríamos encontrar en el héroe épico estereotipado. Podemos contrastar a Odiseo, por ejemplo, con el gran guerrero Aquiles en la iliada.

El propio Aquiles no es un estereotipo bidimensional. Tiene un defecto tr√°gico, que puede identificarse mejor como arrogancia (una arrogancia arrogante o un orgullo fuera de lugar) como uno de varios rasgos distintivos. Pero Aquiles es un personaje m√°s simple. Seg√ļn el mito que habr√≠an conocido los griegos hom√©ricos, los dioses le dieron a Aquiles la opci√≥n de vivir una vida corta y gloriosa llena de emoci√≥n y hero√≠smo o una vida larga y tranquila con poco reconocimiento o fama. Aquiles, por supuesto, eligi√≥ la vida gloriosa; por lo tanto, logra una especie de inmortalidad a trav√©s de la valent√≠a y la intensa y honesta devoci√≥n a una causa.

Ulises, en La odisea, es mucho m√°s complicado. Vive para sus artima√Īas tanto como para su coraje. Es un intelectual. A menudo evaluar√° abiertamente una situaci√≥n, demostrando la l√≥gica que emplea al tomar sus decisiones. Cuando resulta eficaz, Odiseo miente (incluso a su propia familia), enga√Īa o roba de formas que no esperar√≠amos en un h√©roe √©pico. Aunque es disciplinado (se niega a comer el loto), su curiosidad es a veces la ra√≠z de sus problemas (como con Cyclops).

Est√° dispuesto a pagar un precio por el conocimiento; por ejemplo, insiste en escuchar el canto de las sirenas, aunque tiene que amarrarse dolorosamente al m√°stil de su barco para no caer en la tentaci√≥n. Odiseo puede ser misericordioso, como cuando perdona al bardo Femius, o brutal, como cuando trata con una docena de doncellas desleales. Crea su propio c√≥digo de conducta a trav√©s de sus aventuras. Es m√°s profundo que Aquiles, m√°s contemplativo, pero todav√≠a capaz de una violencia explosiva; es casi seguro que es m√°s interesante. Es f√°cil ver por qu√© a algunos cr√≠ticos les gusta llamarlo el primer ¬ęhombre moderno¬Ľ.

La victoria motiva a Odiseo. Quiere volver a casa y vivir bien en √ćtaca; como resultado, cada paso en el camino es otra prueba, a veces otra batalla. Su preocupaci√≥n por ganar es tanto cultural como pr√°ctica. En el mundo de Homero, donde no hay polic√≠a ni sistemas de justicia, el poder suele funcionar. Los fuertes prevalecen. Odiseo a menudo solo tiene dos opciones: la muerte o la victoria. Incluso cuando Atenea interviene en su favor, a menudo deja el √©xito o el fracaso final a Odiseo. Durante la batalla con los pretendientes, por ejemplo, ella podr√≠a prevalecer f√°cil y r√°pidamente; pero ella hace que Odiseo obtenga la victoria.

Oportunamente, el desarrollo de Odiseo como personaje es complicado. Es, en todos los sentidos, ¬ęel hombre de los giros y vueltas¬Ľ (1,1). Si bien parece crecer a lo largo de sus andanzas, el lector no debe considerar cada evento como una experiencia de aprendizaje m√°s para el h√©roe. La odisea no es un plan de lecci√≥n para el crecimiento; los episodios no son ejemplos did√°cticos de la importancia de la prudencia ni de nada m√°s.

Cuando Odiseo partió hacia Troya, ya había establecido su reputación como héroe. Su participación en la guerra fue crucial para la victoria de los griegos. Fue él quien se disfrazó de viejo mendigo y se infiltró en el enemigo. Como Menelao le dice a Telémaco en el Libro 4, fue la legendaria treta de Odiseo del caballo de Troya lo que condujo a la derrota de Troya.

Ciertamente, Ulises crece en sabidur√≠a y juicio en el curso de sus empresas. Su autocontrol al lidiar con los insultos de los pretendientes es ejemplar y contrasta, por ejemplo, con su anterior deseo irresistible de anunciar su nombre al C√≠clope en el Libro 9. En otros aspectos, sin embargo, parece lento para aprender. El ejemplo m√°s notable es su dificultad para controlar a sus hombres. Despu√©s de la victoria sobre los Cicones, Odiseo sabiamente quiere tomar el bot√≠n y partir r√°pidamente (9,50). Sus hombres prefieren quedarse, lo que lleva a la derrota a manos de los refuerzos. Cuando Eolo les concede a los griegos buenos vientos en √ćtaca, Odiseo se queda dormido a la vista de su hogar, lo que permite que su sospechosa e indisciplinada tripulaci√≥n abra la bolsa de malos vientos y desate una tormenta que los desv√≠a de su rumbo. Una vez m√°s, en la isla del dios sol Helios, los hombres de Odiseo desobedecen √≥rdenes estrictas y se dan un fest√≠n con el ganado sagrado mientras √©l va tierra adentro a orar y se queda dormido. Las luchas que enfrenta Ulises hacen que su crecimiento como personaje sea m√°s realista y m√°s cre√≠ble porque no es simple ni absoluto.



Deja un comentario