Todo calmado en el frente oeste



Resumen y Análisis Capítulo 1

Resumen

Ocho kil√≥metros detr√°s de las l√≠neas del frente entre Langemark y Bixschoote, la compa√Ī√≠a de Paul B√§umer descansa. Han dormido muy poco en los catorce d√≠as desde que relevaron la l√≠nea del frente, y setenta de sus ciento cincuenta hombres est√°n muertos por disparos rusos. El cocinero, Ginger, ha preparado raciones para los ciento cincuenta y, despu√©s de discutir con el teniente, accede a rega√Īadientes a dar a los ochenta soldados restantes toda su comida, incluida la doble raci√≥n de cigarrillos. Como observa el narrador: ¬ęHoy es maravillosamente bueno¬Ľ.

El narrador es Paul B√§umer, un chico de diecinueve a√Īos que ya est√° curtido en este primer cap√≠tulo. Mientras descansan, Paul describe al grupo de estudiantes alemanes que se alistaron con √©l a instancias de su maestro de escuela, Kantorek. Uno por uno, presenta al grupo condenado como Albert Kropp, ¬ęel pensador m√°s claro¬Ľ; M√ľller, que llevaba libros y ¬ęsue√Īos de examen¬Ľ; y Leer, barbudo y frecuentador de burdeles de oficiales. Estos j√≥venes estaban en la escuela de Paul, y el romance sigue sus vidas. Junto con estos camaradas, Paul describe a varios otros que se convertir√°n en parte de su empresa durante la guerra: Tjaden, un cerrajero delgado pero devorador de diecinueve a√Īos; Haie Westhus, diecinueve a√Īos, excavador de turba con manos enormes; y Detering, un campesino amante de la paz con su esposa y su granja siempre en mente. En contraste con estos j√≥venes hay un veterano de cuarenta a√Īos llamado Stanislaus Katczinsky o ¬ęKat¬Ľ. Es ¬ęastuto, astuto y duro¬Ľ con ¬ęun olfato notable para el clima sucio, la buena comida y el trabajo ligero¬Ľ. Zapatero en la vida civil, es mayor que los chicos y asume el papel de l√≠der y parece tener un v√≠nculo especial de amistad con Paul.

Mientras la compa√Ī√≠a descansa, juegan a las cartas, leen cartas y peri√≥dicos, y fuman. Al darse cuenta de lo afortunados que son por este descanso, no hablan de la guerra. En cambio, Paul reflexiona sobre sus diferencias con los nuevos reclutas; usando la letrina com√ļn como ejemplo, cita su propia falta de verg√ľenza e insin√ļa su conocimiento motivado por la guerra de ¬ęcosas mucho peores¬Ľ. Claramente, el enfoque principal de los soldados son sus est√≥magos e intestinos.

El correo llega a la empresa y hay una carta de Kantorek, su antiguo maestro de escuela, quien los anim√≥ a unirse al esfuerzo de guerra con sus historias de gloria. Amargamente, Paul especula: ¬ęHab√≠a miles de Kantoreks, todos convencidos de que estaban actuando para lo mejor, de una manera que no les costaba nada¬Ľ. Paul considera una historia en particular de Joseph Behm, quien no fue hecho para el combate pero fue persuadido para participar. Con un disparo en el ojo y dado por muerto, se arrastr√≥ por la tierra de nadie hasta que le dispararon de nuevo y lo mataron. Pensando en el fr√°gil Behm, Paul reflexiona sobre c√≥mo su mundo joven e inocente fue destruido en el primer bombardeo.

La escena cambia al puesto de socorro, donde Paul, Kropp y M√ľller visitan a su amigo Franz Kemmerich. Insensible a la amputaci√≥n de su pierna lesionada, Kemmerich adopta un rostro alegre pero no puede ocultar un grave deterioro f√≠sico. Esta visita es la primera de muchas que har√°n a hospitales o centros de curaci√≥n donde Paul huele a carb√≥lico, pus y sudor. Paul inmediatamente se da cuenta de que Kemmerich va a morir, porque ahora est√° acostumbrado a ver la muerte en la cara y los ojos de un hombre. Paul soborna al asistente para que le d√© a Kemmerich m√°s morfina mientras M√ľller trata cruelmente de persuadir a su amigo para que le permita llevarse sus suaves botas inglesas de cuero amarillo. Los ni√Īos saben que las enfermeras robar√°n las botas cuando muera Kemmerich. Kemmerich no quiere renunciar a las botas, por lo que se quedan con √©l por ahora. Pero los amigos de la escuela se van, prediciendo esta primera muerte entre su grupo.

De vuelta en el campamento, Paul se da cuenta de que debe escribir una carta a la madre de Kemmerich en casa. Mientras tanto, Kropp est√° enojado porque Kantorek los llam√≥ ¬ęIron Young¬Ľ en su carta. Reflexionando sobre esta frase, Paul piensa: ¬ę¬°J√≥venes! Ninguno de nosotros tiene m√°s de veinte a√Īos. ¬ŅPero j√≥venes? ¬ŅJ√≥venes? Eso fue hace mucho tiempo. Somos viejos¬Ľ. Esta transici√≥n ya ha tenido lugar antes del Cap√≠tulo 1; el exalumno ahora puede ver y aceptar la muerte en el rostro de su amigo.

An√°lisis

el primer capitulo de Todo calmado en el frente oeste establece silenciosamente el tono de la historia violenta y, a menudo, espantosa que sigue. Remarque nos aleja de la acción el tiempo suficiente para presentar a los personajes y el escenario, producir el tono de apertura del narrador, poner en marcha varios temas para ilustrarlos de manera impactante y unir un conjunto de símbolos que se amplificarán.

Los personajes y el escenario se presentan a trav√©s de los ojos del narrador de la novela. Los compa√Īeros de Paul son en parte compa√Īeros de escuela que han pasado muchos a√Īos juntos leyendo libros, estudiando y escuchando a sus maestros. Paul reflexiona sobre M√ľller, con sus libros de ciencias y matem√°ticas. ¬ŅAd√≥nde llevar√°n estos libros a M√ľller en esta guerra? Luego est√° Kropp, el chico tranquilo y pensativo; estos rasgos personales no son buenos para un soldado endurecido. Y Behm ciertamente representa la masacre de los inocentes, ya perdidos en sue√Īos poco pr√°cticos. Paul piensa en las chicas y los bailes que podr√≠an haber sido. De hecho, cuando Paul vuelve a casa m√°s tarde, se da cuenta de que estos recuerdos son de otro tiempo y de otro mundo. Alemania, vencida y superada por las fuerzas aliadas mejor abastecidas, lucha por aferrarse a las magras conquistas, adquiridas a costa de miles de muertos y heridos.

Remarque tambi√©n elabora en este cap√≠tulo el tono del narrador, Paul B√§umer, hablando en nombre de su creador. Paul parece al principio filos√≥fico e indiferente. A trav√©s de su narraci√≥n, veremos hitos en la progresi√≥n de los soldados desde la inocencia hasta la realizaci√≥n de la crueldad e inhumanidad de la guerra. Paulo, por otro lado, describe la abundancia de alimentos como un mero ¬ęerror de c√°lculo¬Ľ en lugar de comentar sobre el alcance de las muertes de la empresa. Su discusi√≥n sobre la letrina p√ļblica y su preocupaci√≥n por la comodidad de las criaturas m√°s que de las personas ya parece hacernos conscientes de su progreso en esta espiral descendente. Pero tambi√©n vemos un toque de humanidad cuando va a visitar a Kemmerich con los dem√°s. Est√° siendo pr√°ctico con las botas y el robo en el hospital, pero tambi√©n ve la muerte en los ojos de su amigo donde hace unos meses ni siquiera conoc√≠a el espectro de la muerte. Soborna al asistente para que le d√© morfina extra a Kemmerich para aliviar su sufrimiento.

Una serie de temas, que se desarrollar√°n abundantemente a lo largo de la novela, comienzan en este cap√≠tulo introductorio. Repetidamente, Pablo menciona la p√©rdida de la inocencia de su generaci√≥n. ¬ę¬ŅJuventud? Eso fue hace mucho tiempo. Somos viejos¬Ľ. Comenta sobre Detering, quien piensa en su granja y esposa, un ejemplo de un campesino amante de la paz arrastrado a un lugar y un tiempo del que no puede escapar. La p√©rdida de la inocencia va acompa√Īada de la tr√°gica p√©rdida de los valores y la fe tradicionales. Kantorek, el objeto de la amargura de Paul, es solo uno de los muchos modelos alemanes que convencieron a la generaci√≥n perdida de que era su deber ir a la guerra. Como se√Īala Paul, ¬ęEl primer bombardeo nos mostr√≥ nuestro error, y debajo de √©l se hizo a√Īicos el mundo tal como nos lo ense√Īaron¬Ľ. Su inocencia perdida es en parte resultado de la violencia y crueldad del hombre contra el hombre. Inventan eufemismos como ¬ęempujar margaritas¬Ľ para describir la muerte masiva que ven a su alrededor. Antes de que termine su historia, Paul terminar√° corriendo de una trinchera a otra como un animal acorralado. Incluso en este primer cap√≠tulo, describe v√≠vidamente el conocimiento que los ¬ęviejos¬Ľ como √©l tienen en comparaci√≥n con los reclutas sin experiencia.

La insensibilidad y la codicia tambi√©n forman parte de esta historia. Lo vemos en la actitud despreocupada de los soldados ante las ochenta muertes, en la renuencia del cocinero a dar algo extra a los soldados restantes, en el deseo de M√ľller por las botas de Kemmerich mientras su coraz√≥n a√ļn late, en el robo del reloj de Kemmerich y en el soborno de los codiciosos. pulcramente.

En contraste con estos temas, Remarque tambi√©n ofrece motivos contrastantes de calidez. Hay camarader√≠a y una rara humanidad por parte del teniente que defiende a sus hombres, los miedos y terrores compartidos, la privaci√≥n y la p√©rdida comunitaria, la afirmaci√≥n de Paul ante Kemmerich de que no se est√° muriendo y su amistad con Kat. Otro tema positivo es la insistencia de Remarque en que, a trav√©s de todo el barro, la sangre, las muertes, el hambre y la enfermedad, los placeres est√©ticos de la naturaleza, en forma de flores, mariposas, √°rboles y prados, contin√ļan, como si la gente y su violencia no no importa

A natureza surge como um valor simb√≥lico nesta hist√≥ria com papoulas vermelhas florescendo em meio a caixas de latrinas, borboletas brancas esvoa√ßando e flutuando no ¬ęvento suave do final do ver√£o¬Ľ e um prado florido florescendo como parte da ordem natural das coisas, apesar da guerra hombre . Cada vez que Paul comienza a encorvarse bajo el terrible peso de sus ojos, encuentra moment√°neamente la paz en el mundo de la naturaleza. Tu inocencia es un bienvenido refugio de los oscuros horrores de la guerra.

Las botas de Kemmerich son otro s√≠mbolo; una vez hab√≠an pertenecido a un aviador ingl√©s. As√≠ que se convirtieron en los de Kemmerich y, dado que √©l se est√° muriendo, es posible que pronto se conviertan en los de M√ľller. Cada vez que las botas cambian de manos, se usan mientras viva el propietario y se convierten en un sombr√≠o recordatorio de la fragilidad de la vida. Estos puntos brillantes en un cap√≠tulo introductorio tan sombr√≠o se ven atenuados por la percepci√≥n de Pablo sobre su pasado: ¬ęY vimos que no quedaba nada de su mundo. Est√°bamos todos a la vez terriblemente solos; y solos debemos pasar por esto¬Ľ.

Glosario

frijol blanco cualquiera de varios frijoles comestibles, especialmente frijoles rojos.

libras trozos de tabaco de mascar.

pesos ingleses ca√Īones o artiller√≠a de campa√Īa.

vestidor una carpa de primeros auxilios donde se estabiliza a los heridos antes de ser transportados a hospitales militares.

criando malvas [Slang] muerto y enterrado.

polvo [Slang] una conmoci√≥n, ri√Īa o bronca.

marmita una olla de hierro de gran tama√Īo.

no con [Informal] un suboficial; una persona alistada de cualquiera de los diversos grados en las fuerzas armadas.

oficial de intendencia un oficial cuyo deber es proporcionar a las tropas alojamiento, ropa, equipo, etc.

palanquillas los cuarteles o alojamientos previstos para el personal militar.

globos de observación el método del enemigo de ubicar los refugios de los soldados y atacarlos con granadas y armas de fuego ligeras.

proyectiles antiaéreos proyectiles explosivos disparados contra aviones enemigos.

avaro escuchar una discusión abierta sobre las dificultades.

siesta abreviatura de napoleón, un juego de cartas similar a euchre.

maldito seas una herida que asegura a la víctima un retiro permanente de la acción.

tierra de nadie la región desocupada que separa a los ejércitos enemigos.

carbólico una solución utilizada como antiséptico, desinfectante, etc.

morfina morfina, un alcaloide narcótico amargo, blanco o incoloro cristalino derivado del opio y utilizado con fines medicinales para aliviar el dolor.



Deja un comentario