Todo calmado en el frente oeste



An√°lisis de personajes de Himmelstoss

El ex cartero, cuyo nombre significa ¬ębatidor de cielos¬Ľ, exagera su autoridad y es denunciado por el hijo de un magistrado local. Como resultado, el torturador es enviado a luchar junto a los hombres a los que intimidaba con sus mezquinos ejercicios y castigos s√°dicos. Adornado con un bigote rojo crispado y consciente de que su papel como instructor de entrenamiento lo deja expuesto a un vengativo disparo en la espalda, allana el camino para la insubordinaci√≥n al presionar a los soldados veteranos para que reciban cortes√≠as sin sentido en los desfiles. Paul etiqueta el fanatismo de Himmelstoss como un ¬ęlibro furioso de reglamentos militares¬Ľ.

Castigo para Himmelstoss proporciona a la novela un raro ejemplo de justicia po√©tica. Despu√©s de una paliza de Tjaden y sus amigos, Himmelstoss contin√ļa controlando su autoridad al quejarse con el comandante. Su emoci√≥n termina cuando se enfrenta a un bombardeo que mata a oficiales y reclutas. A su cobarde, Pablo derrama insultos:

¬ęIdiota, vas a salir, sabueso, zorrillo, escabullirte de esto, ¬Ņno es as√≠?¬Ľ Sus ojos se nublan, golpeo su cabeza contra la pared‚ÄĒ¬ĽPerra¬Ľ‚ÄĒle pateo en las costillas‚ÄĒ¬ĽCerdo¬Ľ‚ÄĒlo empujo hacia la puerta y lo empujo de cabeza hacia afuera.

Himmelstoss, sacado de su p√°nico por las √≥rdenes de un teniente, recupera su profesionalismo y se convierte en ¬ęel inteligente Himmelstoss del desfile¬Ľ, superando al teniente en su af√°n por causar una buena impresi√≥n.

Remarque le permite a Himmelstoss un respiro de la ignominia en el Cap√≠tulo 7, despu√©s de que reemplaza a Ginger, la cocinera. Paul reconoce que el antiguo enemigo del grupo no solo trajo a Haie del frente, sino que tambi√©n comenz√≥ a repartir favores entre los hombres. Las golosinas en la cantina, el az√ļcar y la mantequilla de la cocina, y los trabajos f√°ciles pelando papas y nabos se combinan con la ¬ętarifa de oficial real¬Ľ, la seducci√≥n que los soldados vengativos no pueden rechazar.



Deja un comentario