Temas principales en Catch-22



Ensayos críticos Temas principales en 22 capturas

En una obra de literatura, un tema es un tema o idea recurrente, unificador, un motivo que nos ayuda a comprender mejor una obra de arte. Con un romance tan ricamente ambiguo como 22 capturas, miramos a los temas como gu√≠as; pero es importante tener la mente abierta y ser flexible al hacerlo. Se deja mucho a la interpretaci√≥n individual para que un lector pueda estar en desacuerdo con otro sin estar necesariamente ¬ęequivocado¬Ľ o ¬ęcorrecto¬Ľ sobre lo que dice la novela. Heller emplea temas a la manera de un compositor musical, a menudo introduci√©ndolos brevemente y luego regresando a medida que avanza la novela, embelleciendo y aumentando a medida que avanza. Algunos de los temas principales involucran el concepto de Catch-22, la distorsi√≥n de la justicia, la influencia de la codicia y el tema de la integridad personal.

El c√≥digo bajo el cual existen los aviadores del Escuadr√≥n 256 est√° incrustado en el tema de la Captura-22. Como regla general que cubre la mayor parte del comportamiento, establece que los hombres que luchan en la guerra tendr√°n que hacer lo que les digan las autoridades; y no hay salida. Doc Daneeka le explica el concepto a Yossarian en el Cap√≠tulo 5, cuando Yossarian pregunta si su compa√Īero de tienda, Orr, puede ser castigado. cualquiera que este loco puedo estar conectado a tierra Doc dice que Orr ciertamente podr√≠a estar castigado, pero primero tendr√≠a que pedir un deseo. Orr no hace esa solicitud porque est√© loco; tendr√≠a que estar loco para seguir volando en misiones. Pero si pidi√≥ que lo castigaran, eso significar√≠a que est√° cuerdo. Cualquiera que quiera salir del servicio de combate no est√° realmente loco y, por lo tanto, no puede salir:

Solo hab√≠a un problema, y ‚Äč‚Äčese era Catch-22, que especificaba que la preocupaci√≥n por la seguridad de uno frente a un peligro real e inmediato era el proceso de una mente racional. Orr estuvo como loco y pudo ser castigado. Todo lo que ten√≠a que hacer era preguntar; y una vez que lo hiciera, ya no estar√≠a enojado y tendr√≠a que volar m√°s misiones. Orr estar√≠a loco por volar m√°s misiones y estar√≠a cuerdo si no lo hiciera, pero si estuviera cuerdo, tendr√≠a que volarlas. Si vol√≥ con ellos, estaba loco y no necesitaba hacerlo; pero si no quer√≠a, estaba cuerdo y ten√≠a que hacerlo.

Yossarian est√° bastante impresionado por la l√≥gica simple de todo y deja escapar un silbido respetuoso. ¬ęEsto es una broma, este Catch-22¬Ľ, observa. Doc Daneeka responde: ¬ęEs lo mejor que hay¬Ľ.

Como uno tema, el problema es que cualquier persona bajo autoridad militar o pol√≠tica tiene que someterse a la voluntad de la autoridad. Cuando Yossarian va a Roma cerca del final de la novela y habla con una anciana, la √ļnica que queda en el burdel, ella le dice que la polic√≠a militar y el carabineros sac√≥ a las chicas del edificio bajo la autoridad de Catch-22. Aunque en realidad nadie ve Catch-22, todo el complejo militar funciona bajo es autoridad. ¬ŅPor qu√© todos se someten? Porque Catch-22 es la ley. ¬ŅQui√©n dice eso? Catch-22, por supuesto.

Cuando el Coronel Korn y el Coronel Cathcart llaman a Yossarian a su oficina para discutir los arreglos para su liberación del ejército (Capítulo 40), Yossarian parece tener brevemente a los comandantes en un Catch-22. Por un lado, no pueden simplemente enviarte a casa si se siente como una recompensa por negarte a volar más misiones. Eso destruiría la moral. Por otro lado, Korn y Cathcart pondrían en riesgo sus propias carreras si Yossarian permanece en el escuadrón, se niega a volar y otros hombres hacen lo mismo. Con el tiempo, por supuesto, Catch-22 prevalece en el lado del establecimiento. Yossarian debe aceptar el trato odioso que le ofrecen, o será juzgado por un consejo de guerra. Es una broma, este Catch-22.

La justicia, o su distorsi√≥n militar, es un tema principal enfatizado espec√≠ficamente en el juicio de Clevinger (cap√≠tulo 8) y en el interrogatorio del capell√°n Tappman (cap√≠tulo 36). En la escuela de cadetes en Santa Ana, California (en 1943), el amigo de Yossarian, Clevinger, logra alienar al teniente Scheisskopf al se√Īalar formas en que Scheisskopf podr√≠a mejorar la moral. Por sus esfuerzos, Clevinger es juzgado ante el Consejo de Acci√≥n. En una distorsi√≥n sat√≠rica de la justicia, Heller hace que Scheisskopf sirva como fiscal, oficial defensor de Clevinger y miembro del jurado. Los cargos se derivan del hecho de que Clevinger tropez√≥ un d√≠a mientras marchaba a clase; por lo tanto, se le acusa de ¬ęromper filas durante el entrenamiento, agresi√≥n criminal, comportamiento indiscriminado, moperty, alta traici√≥n, burlas, ser un tipo inteligente, escuchar m√ļsica cl√°sica, etc.¬Ľ. Despu√©s de un juicio que es literalmente una burla, en el que Heller juega con una l√≥gica y un lenguaje retorcidos, el autor invierte el concepto est√°ndar de que una persona es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad: Clevinger es declarado culpable simplemente Por qu√© √©l es acusado El capell√°n Tappman se encuentra con un destino similar. Convocado a un s√≥tano sin el debido proceso ni ninguna explicaci√≥n de los cargos, el capell√°n es interrogado con dureza y arbitrariedad. Finalmente, descubre que se sospecha que firm√≥ una carta del hospital, que Yossarian falsific√≥ como una broma, y ‚Äč‚Äčrob√≥ un tomate pera que en realidad le dio el coronel Cathcart. Tus negaciones son en vano. Cuando afirma que no es culpable, se le pregunta: ¬ęEntonces, ¬Ņpor qu√© te estar√≠amos interrogando si no fueras culpable?¬Ľ. Al igual que Clevinger, Tappman es declarado culpable porque est√° acusado. El proceso recuerda los m√©todos de las audiencias del senador Joseph Raymond McCarthy en la d√©cada de 1950, que dieron como resultado una cacer√≠a de brujas a nivel nacional para cualquier persona asociada con el Partido Comunista. Heller cita una t√°ctica espec√≠fica de McCarthy cuando uno de los oficiales acusadores le dice al capell√°n: ¬ęTengo aqu√≠ en mis manos ahora otra declaraci√≥n. . . ¬ę. McCarthy a veces agitaba un pu√Īado de papeles y dec√≠a que ten√≠a en sus manos los nombres de tantos comunistas en alguna rama del gobierno; pero los nombres no se har√≠an p√ļblicos y probablemente nunca existieron. En las audiencias de McCarthy, que fueron noticia de primera plana cuando Heller escribi√≥ los primeros borradores de esta novela, la presunci√≥n de culpa reemplaz√≥ a la presunci√≥n de inocencia. En la novela, los militares adoptan este enfoque autoritario. (Consulte ¬ęIntroducci√≥n a la novela¬Ľ para obtener una discusi√≥n m√°s profunda del contexto hist√≥rico).

Milo Minderbinder es el representante m√°s obvio del tema de la codicia. en la novela, pero no est√° solo; La ambici√≥n desmedida es tambi√©n una especie de codicia, personificada por el coronel Cathcart y el general Peckem, entre otros. Milo es un hombre de negocios brillante pero corrupto que manipula su puesto como oficial de cafeter√≠a para dirigirlo personalmente a un sindicato (M&M Enterprises) que controla el mercado negro. Cuando la codicia de Milo se sale de control, su flujo de efectivo se limita debido a la compra de toda la cosecha de algod√≥n egipcio. Desesperado por conseguir fondos, Milo contrata a los alemanes para bombardear la base de su propio escuadr√≥n en Pianosa. Heller detalla el bombardeo y el ametrallamiento, durante el cual los pilotos de Milo reservan la pista de aterrizaje y el comedor para poder aterrizar y disfrutar de una comida caliente antes de retirarse. Como le gusta decir a Milo: ¬ę¬ŅQu√© tiene eso de terrible?¬Ľ Para Milo, un contrato es un contrato; lo que es bueno para M&M Enterprises es bueno para el pa√≠s. Pero sobre todo es bueno para Milo. Aunque afirma que todo el mundo tiene una participaci√≥n en el sindicato, pocas personas ven ganancias m√°s all√° de Milo. Cathcart y Peckem son √°vidos de poder, que viene con el rango y la posici√≥n. Cathcart, el coronel de m√°s alto rango a cargo de las operaciones militares, contin√ļa aumentando la cantidad de misiones requeridas para que un aviador cumpla su misi√≥n. Hace esto para llamar la atenci√≥n sobre s√≠ mismo y su capacidad para sacar m√°s provecho de los hombres, pensando que la artima√Īa lo llevar√° a un ascenso a general. Peckem ya es general, pero es el director de Servicios Especiales, la oficina que maneja las actividades y el entretenimiento de los soldados. Peckem quiere controlar las operaciones militares. Despu√©s de todo, concluye, ¬Ņqu√© podr√≠a ser m√°s ¬ęespecial¬Ľ que bombardear a la gente? La codicia lleva a Cathcart y Peckem a una corrupci√≥n debilitante. Cathcart es responsable de la muerte de hombres que han cumplido debidamente su tiempo y deber√≠an haber regresado a casa; uno de los supervivientes, Yossarian, acaba humillando a Cathcart. Peckem finalmente obtiene su nombramiento para operaciones militares, solo para descubrir que sus propios memorandos dieron como resultado que el esfuerzo de guerra se asignara a Servicios Especiales. Peckem termina sirviendo a las √≥rdenes del reci√©n ascendido teniente general Scheisskopf, con quien Peckem ha estado saliendo durante alg√ļn tiempo. En este caso, la codicia conduce a la justicia po√©tica.

El tema de la integridad personal recorre todo el 22 capturas y es fundamental para comprender a Yossarian. La novela presenta una lucha entre el individuo y la instituci√≥n. Yossarian se enfrenta a la autoridad militar; pero otros se unen a √©l, como el admirable capell√°n Tappman, quien cambia de un alma t√≠mida a un verdadero luchador bajo la influencia de Yossarian. En el hospital base, el soldado de blanco representa la p√©rdida de identidad dentro del sistema. Nadie sabe si el soldado es hombre o mujer o blanco o negro o, de hecho, si hay un soldado dentro de toda esa gasa y yeso. Para recuperar la identidad, cada persona debe buscar su propia integridad personal. Yossarian, que parece m√°s esc√©ptico con respecto a la integridad, termina tomando una posici√≥n. Rechaza el ¬ętrato¬Ľ del coronel Korn, aunque le ofrece a Yossarian un viaje autom√°tico a casa, honor y respeto superficiales y, en √ļltima instancia, paz. Si bien podr√≠a verse mejor para √©l y las autoridades, Yossarian no puede aceptar la oferta de Korn porque ser√≠a una traici√≥n al resto del equipo. Se estar√≠a perdiendo en el sistema. Para encontrarse a s√≠ mismo, debe declarar una paz separada y huir.



Deja un comentario