Temas principales de la Odisea



Ensayos críticos Temas principales en La odisea

Hospitalidad

Los grandes temas en La odisea son especialmente significativos porque sirven para formar la estructura moral y ética de la mayoría de los personajes. El lector aprende sobre los personajes a través de los temas. Cuanto más complicado es un personaje, más involucra estos temas principales. Por lo tanto, el personaje más complicado, Odiseo, encarna adecuadamente cada uno de los temas en un grado u otro.

Pensar en la hospitalidad como el tema principal de una obra literaria puede parecer extra√Īo para los lectores modernos. En el mundo de Homero, sin embargo, la hospitalidad es esencial. Fagles y Knox (p. 45) se refieren a la hospitalidad como una parte dominante del ¬ę√ļnico c√≥digo de conducta moral que prevalece en el mundo inseguro de La odisea.¬Ľ

La llegada de extra√Īos puede ser peligrosa o inofensiva, y los residentes deben estar preparados para los problemas. Sin embargo, a menudo, los extra√Īos son solo viajeros, que probablemente necesiten al menos alg√ļn tipo de ayuda. Asimismo, los propios residentes -o sus amigos o familiares- pueden, en alg√ļn momento, ser viajeros. Las personas civilizadas, por tanto, invierten en la hospitalidad para demostrar su calidad de seres humanos. y con la esperanza de que su propia gente sea bien tratada cuando viajen. Adem√°s, las comunicaciones son muy primitivas en el mundo de Homero, y los extra√Īos traen y reciben noticias. Fue a trav√©s de los visitantes que los griegos hom√©ricos aprendieron y se mantuvieron al tanto de lo que estaba sucediendo en el mundo m√°s all√° de sus √°reas locales.

La hospitalidad, o la falta de ella, afecta a Odiseo a lo largo de la epopeya, y el lector puede juzgar la civilidad por el grado de hospitalidad ofrecida. La propia casa de Odiseo ha sido tomada por una horda de pretendientes que se aprovechan sin piedad de la larga tradici√≥n de hospitalidad de √ćtaca. Tel√©maco y Pen√©lope no tienen fuerzas para expulsarlos, ni pueden esperar mucha ayuda de la comunidad porque los pretendientes representan algunas de las familias m√°s fuertes de la regi√≥n. En sus andanzas, Odiseo recibe una ayuda impresionante de los feacios y, inicialmente, de Eolo. Circe es de gran ayuda despu√©s de que Odiseo la conquista, y los comedores de loto pueden obtener un poco adem√°s √ļtil. Las sirenas, por otro lado, son huestes de muerte con un sonido dulce, y C√≠clope (Polifemo) no finge hospitalidad. De hecho, Polifemo se burla del concepto y de los dioses que lo sustentan.

El propio Zeus, rey de los dioses, es conocido como el mayor defensor de la hospitalidad y de los suplicantes que la piden; sin embargo, permite que el dios del mar Poseidón castigue a los feacios por su generosa tradición de devolver a los viajeros a sus países de origen.

Lealtad/Perseverancia

Otra virtud personal que es un tema importante en la epopeya es la lealtad. El ejemplo m√°s llamativo de lealtad en la epopeya es, por supuesto, Pen√©lope, quien ha esperado fielmente durante 20 a√Īos el regreso de su esposo. Otro ejemplo es Tel√©maco, que defiende a su padre de los pretendientes. La antigua nodriza de Odiseo, Euriclea, permanece leal a Pen√©lope y a su amo ausente. Eumaeus el porquerizo y Philetius el vaquero son ejemplares en su lealtad a su amo y sus posesiones. Tambi√©n un anfitri√≥n excelente pero humilde, Eumaeus enorgullece a su rey hablando con respeto de la familia real y aborreciendo la invasi√≥n de los pretendientes.

En contraste están el pastor de cabras Melanthius y el sirviente Melantho. Melanthius se ha hecho amigo de los pretendientes e insulta a Odiseo mientras el rey todavía está disfrazado. Melantho va más allá, se acuesta con el enemigo, falta el respeto a la reina e insulta al mendigo/Odiseo. Los servidores leales son recompensados; los que traicionan a su amo son tratados con más severidad.

Esta pregunta, sin embargo, puede ser complicada porque muchas de las personas de las que Odiseo espera lealtad son, de hecho, de su propiedad. Incluso su esposa, Penélope, pertenece literalmente a su marido. Por abominable que esto pueda parecerle a un lector moderno, la posesión es parte de la justificación de un doble rasero en lo que respecta a la fidelidad sexual. Se espera que Penélope sea absolutamente fiel a su marido. Dado el relato de la batalla en el salón al final de la epopeya, uno solo puede imaginar lo que le sucedería a ella al regreso de Odiseo si no se fuera. Odiseo, por otro lado, no está atado por la misma expectativa de fidelidad.

Pen√©lope y Ulises encarnan especialmente el tema de la perseverancia. Una de las razones por las que est√°n bien emparejados es que ambos son sobrevivientes. Ulises ha estado ausente durante 20 a√Īos, 10 en la Guerra de Troya y 10 m√°s en su viaje a casa. Seg√ļn el m√°s agresivo de los pretendientes, Ant√≠noo, Pen√©lope persever√≥ contra los invasores durante unos cuatro a√Īos (2,96), jugando uno contra el otro y enfrent√°ndolos astutamente, ejemplificado de manera m√°s notable en su artima√Īa para tejer un sudario a su suegro. -Ley, Laertes.

La perseverancia de Odiseo es legendaria, especialmente en la secci√≥n de la epopeya que involucra sus andanzas (Libros 9-12). Mediante el uso de la astucia, el coraje, la fuerza y ‚Äč‚Äčla determinaci√≥n, persevera. Quiz√°s la prueba m√°s dif√≠cil de su perseverancia y lealtad sean los siete a√Īos que pas√≥ como prisionero de Calypso, una situaci√≥n de la que no puede enga√Īar ni luchar para escapar. Incluso cuando la hermosa diosa-ninfa lo tienta con la inmortalidad, Odiseo anhela un hogar.

Venganza

Poseid√≥n y Odiseo son los representantes m√°s notables del tema de la venganza. Para escapar de la cueva del C√≠clope (Polifemo), Ulises ciega al gigante de un solo ojo (Libro 9). Desafortunadamente, Cyclops es el hijo del dios del mar Poseid√≥n; Odiseo se enfrent√≥ a un enemigo formidable. Poseid√≥n no puede matar a Odiseo porque las Parcas han determinado que volver√° a casa. Sin embargo, el dios del mar puede ayudar a cumplir el deseo de su hijo de que Ulises llegue tarde a √ćtaca, roto y solo, sus compa√Īeros perdidos y su hogar en ruinas (9590-95). En una de las secciones m√°s controvertidas de la epopeya, Poseid√≥n descarga su frustraci√≥n sobre los feacios, cuyo √ļnico delito es seguir su tradici√≥n de hospitalidad, navegando de regreso a Odiseo (13.142 ss.).

La venganza de Odiseo es formidable cuando se dirige a los pretendientes y sus sirvientes desleales. Demuestra una tolerancia impresionante al soportar, disfrazado, los insultos y agresiones del pretendiente Antínoo, el pastor Melancio y el sirviente Melanto, por ejemplo. Cada uno tendrá una muerte horrible. En un ataque sorpresa (Libro 22), Odiseo mata al líder del pretendiente, Antínoo, primero con una flecha en la garganta; luego mata al Eurímaco de voz suave, el otro pretendiente principal, con una flecha en el hígado. Melanthius y Melantho mueren más lentamente después de la masacre de los pretendientes. Odiseo está vengando la falta de respeto de los pretendientes y la falta de lealtad de los sirvientes a su oficio, su propiedad y su familia.

Apariencia contra La realidad

El tema de la apariencia frente a la realidad est√° en el centro de la relaci√≥n entre Atenea y Odiseo. Athena es la especialista en reformas. Tus ilusiones m√°s memorables en La odisea son disfraces para ella misma o para Odiseo. Al comienzo de la epopeya, se le aparece a Tel√©maco como Mentes, rey de los tafios, un viejo amigo de su padre que acaba de pasar a visitar √ćtaca. Esto le permite alentar al pr√≠ncipe y llevarlo a una discusi√≥n expositiva de los problemas en el palacio. Sin embargo, ella se le aparece m√°s famosamente a Tel√©maco como mentora, una consejera de √ćtaca que ayuda a proteger al pr√≠ncipe de los pretendientes asesinos y lo gu√≠a a trav√©s de su mayor√≠a de edad.

En varias ocasiones, Athena cambia la apariencia de Odysseus, ya sea para disfrazarlo o para que se vea a√ļn m√°s formidable de lo que normalmente ser√≠a. Cuando Odiseo se prepara para una fiesta en su honor con los feacios (8:20-22), por ejemplo, ella altera su apariencia para que parezca m√°s alto, m√°s macizo y m√°s espl√©ndido en todos los sentidos. Cuando Odiseo regresa a √ćtaca en el Libro 13 de La odiseaAtenea lo disfraza de viejo mendigo, llegando a marchitarle la piel, quitarle los ¬ęrizos rojos¬Ľ (13,456) de la cabeza y apagarle el fuego de los ojos.

Por supuesto, Ulises no es ajeno al disfraz. Durante la guerra de Troya, se hizo pasar por mendigo para entrar en la ciudad; tambi√©n inici√≥ la artima√Īa del gigante caballo de madera lleno de soldados griegos, una historia contada por el bardo Demodocus, sin darse cuenta de que el propio h√©roe est√° presente, durante su visita a Fetia (8559 ff.).

Las escenas de reconocimiento con los tres miembros de la familia de Odiseo en √ćtaca proporcionan giros significativos ya veces controvertidos sobre el tema de la apariencia frente a la realidad. Se le aparece a su hijo Tel√©maco como un mendigo que visita la granja de cerdos de la familia. Cuando pueden estar solos, Atenea cambia la apariencia de Odiseo en algo tan impresionante que el pr√≠ncipe se pregunta si no puede ser un dios. En el palacio, la fiel nodriza Eurycleia identifica a Odiseo en particular cuando reconoce una cicatriz en su pierna mientras lo ba√Īa; sin embargo, promete guardarse la noticia.

Si Penélope reconoce a su esposo, por otro lado, es un tema de disputa. Aunque a veces parece sospechar de quién es él, no lo acepta oficialmente, aunque él gana el concurso del arco gigante (Libro 21) y mata a los pretendientes (Libro 22), hasta que revela su conocimiento de su lecho matrimonial. El encuentro entre Odiseo y su padre, Laertes, (Libro 24) también es algo controvertido. Algunos críticos argumentan que Odiseo, al mantener su tapadera, es innecesariamente cruel con el anciano; otros concluyen que ayuda a restaurar la dignidad de su padre.

Athena admira la habilidad y la astucia de Odysseus, diciendo que incluso un dios tendr√≠a que ser ¬ęun campe√≥n mentiroso y tramposo¬Ľ (13,330) para superarlo. El enga√Īo, la ilusi√≥n, la mentira y el enga√Īo a menudo se consideran rasgos admirables en La odisea. A Atenas le gustan. Es f√°cil ver por qu√© Odiseo es su mortal favorito.

Crecimiento espiritual

Una de las preguntas frecuentes sobre una obra literaria es si los personajes principales crecen o se desarrollan a medida que avanza la historia. El tema del crecimiento espiritual es central para La odiseaespecialmente con respecto a Telémaco y Odiseo.

Cuando comienza la epopeya, Telémaco no sabe cómo lidiar con los pretendientes que se han apoderado de su casa y buscan la mano de su madre en matrimonio por motivos principalmente políticos. Tu misma vida está en peligro; como pretendiente a la corona, no es más que un exceso de equipaje para los hombres que serían reyes. Telémaco necesita crecer rápido. Siguiendo el patrón habitual de una historia de mayoría de edad, el joven se va con buenas intenciones y un espíritu admirable, aunque ingenuo. Se enfrenta a varias barreras, vacila temporalmente, pero al final prevalece.

Con la ayuda de Atenea, Tel√©maco convoca una asamblea de l√≠deres de √ćtaca y se enfrenta a los pretendientes. Aunque habla bien, encuentra muy poco apoyo realista en la comunidad; sin embargo, dio el primer paso hacia la madurez.

Por sugerencia de Atenea, Telémaco visita a dos de los antiguos camaradas de Odiseo, el rey Néstor de Pilos y el rey Menelao de Esparta, con la esperanza de conocer a su padre. En las cortes de estos grandes hombres, Telémaco aprende más sobre sí mismo y cómo debe comportarse un príncipe que sobre Odiseo. Sin embargo, se le da cierta esperanza de que su padre regrese. Cuando Odiseo regresa, Telémaco sobrevive a la prueba de la batalla y se gana la confianza de su padre.

El crecimiento de Ulises es menos lineal. Ya era todo un hombre cuando se fue a la Guerra de Troya hace 20 a√Īos. Tus pruebas tienen m√°s que ver con el refinamiento de esp√≠ritu; tu crecimiento est√° en el tipo de sabidur√≠a y juicio que te har√° un mejor rey.

Desde el principio, Odiseo se siente obligado a insultar al cíclope Polifemo mientras escapa del monstruo tuerto. Odiseo grita su verdadero nombre al gigante, lo que le permite a Polifemo identificar a su torturador con Poseidón, el padre del cíclope. Esto trae a Odiseo y a los feacios a serios problemas más adelante.

Sin embargo, cuando regresa a √ćtaca, Odiseo se comporta con m√°s prudencia. Va disfrazado para obtener informaci√≥n sobre el enemigo, as√≠ como para saber en qui√©n confiar. Incluso cuando es insultado y agredido por los pretendientes o sus propios sirvientes, Odiseo logra mantener la compostura y retrasar el contraataque. Cuando ataca, el momento es perfecto. Al final de la epopeya, Odiseo parece ser un l√≠der m√°s sabio y perspicaz de lo que podr√≠a haber sido si hubiera navegado directamente a casa desde Troya.



Deja un comentario