Temas en La edad de la inocencia



Ensayos críticos Temas en La edad de la inocencia

Valores

Cuando Edith Wharton escribi√≥ La edad de la inocencia, ella hab√≠a visto la Primera Guerra Mundial destruir gran parte del mundo tal como lo conoc√≠a. Record√≥ sus primeros a√Īos en Nueva York como una √©poca de continuidad social y sinti√≥ que la transmisi√≥n de valores de padres a hijos ten√≠a una influencia civilizadora. Sin embargo, tambi√©n vio la hipocres√≠a y la crueldad practicada por personas que vest√≠an la apariencia de respetabilidad. Ambas ideas se ven a lo largo La edad de la inocencia, convirti√©ndola en una novela atemporal tanto de la Edad Dorada como del cambio social.

Wharton fue a menudo cr√≠tico con la rigidez del c√≥digo social, pero vio su prop√≥sito de transmitir valores y replicar la cultura. El orden, la lealtad, la tradici√≥n y el deber son valores defendidos y tambi√©n criticados en su novela. El orden se sintetiza mediante la repetici√≥n de ciertos rituales. La esposa de Newland Archer debe ser sexualmente inocente y pretender no saber nada sobre aventuras o enamoramientos. Cuando conocemos a May Well por primera vez y la vemos vestida de blanco con lirios blancos del valle, ignorando las insinuaciones sexuales de la obra que est√° viendo. M√°s tarde, el lector se entera de que ella sab√≠a todo el tiempo sobre el enamoramiento de Newland por Ellen, pero sigui√≥ el c√≥digo de ignorancia aceptado. El orden se mantiene mediante estas pr√°cticas entendidas. La boda Grace Church es una r√©plica perfecta del orden en que se deben hacer las cosas; incluso Newland tiene una lista de deberes socialmente obligatorios que realizar. As√≠ contin√ļa la civilizaci√≥n.

La lealtad es tambi√©n una virtud, no s√≥lo entre familias y matrimonios, sino tambi√©n entre los hombres. Newland debe ir a la caba√Īa de Mingott para mostrar su lealtad a la familia cuando llega la notoria Ellen. La ¬ę√ļltima cena¬Ľ de Ellen est√° presidida por la familia mostrando su lealtad a May y expulsando al intruso. En esa misma cena, Lawrence Lefferts le pide a Newland que lo ¬ęcubra¬Ľ y mienta para darle una coartada para que pueda continuar con una aventura. Newland mentir√° y no se lo dir√° a nadie. La fidelidad debe ser mantenida.

La tradici√≥n es tambi√©n una forma de transmitir valores. El ritual de las visitas nupciales, el baile anual de Beaufort, la temporada, los vestidos comprados pero guardados durante dos a√Īos y los detalles de la boda de Newland son ejemplos de actitudes o eventos que se transmiten de padres a hijos. Esto mantiene el orden deseado.

El deber es la idea que uno sigue con una sonrisa, incluso ante la adversidad. El compromiso de Newland con May después de que ella le dice que está embarazada es un deber entendido. Su aceptación de que permanecerá con ella en un matrimonio aburrido, incluso frente a la frustración, es, al final, lo que hace que la civilización funcione. Con cada paso de su pasión, Newland ve la puerta cerrada por May y el deber.

aplicación de código

La sociedad de Nueva York de Wharton hace cumplir r√≠gidamente el c√≥digo social. Hasta que los van der Luyden acuden en su rescate, la sociedad se niega a recibir a Ellen porque es una mujer que ha dejado a su marido. Sin embargo, si los van der Luyden extienden una invitaci√≥n a cenar para aceptar socialmente a Ellen, los neoyorquinos tendr√°n una se√Īal clara de qu√© esperar. Sra. Archer explica claramente este c√≥digo social entendido cuando dice que se espera que los hombres tengan aventuras como en ¬ęlos ni√Īos ser√°n ni√Īos¬Ľ, pero se espera que las mujeres sean fieles hasta el final. Si una persona piensa en descifrar el c√≥digo, los ojos de la sociedad est√°n en todas partes. Cuando Newland sale a caminar y ve a Ellen, se preocupa por los ojos de Lefferts y Chivers que los ven. Como Newland ha estado en muchas de las reuniones para fumar cigarros de sus compa√Īeros, conoce los juicios que surgir√°n de su encuentro con Ellen. A pesar de este conocimiento, Newland no se da cuenta de que la familia est√° conspirando a sus espaldas para mantenerlo fiel. Ignorar el c√≥digo no funciona: Esto es evidente porque Ellen (habiendo vivido en una sociedad m√°s abierta) paga un precio, incluso entre su familia, por hacerlo.

libertad personal

Como el c√≥digo social impone reglas que son buenas para la sociedad, se sacrifica la libertad personal. Newland no puede seguir su pasi√≥n; debe cumplir con su deber. Ellen se da cuenta de que no pueden tener una aventura, sin importar cu√°nto se amen, y mantener la integridad social. Casarse con un marido despreciable que tiene m√ļltiples amor√≠os y trata mal a su mujer es tolerado por el c√≥digo social, el divorcio de ese marido no lo es.

Hipocresía

Se pueden encontrar lagunas en este c√≥digo y aquellos que las encuentran a menudo pueden ser menospreciados, pero a√ļn son tolerados en esta sociedad. Lawrence Lefferts es el mejor ejemplo de hipocres√≠a, teniendo varias aventuras pero ensalzando las virtudes cristianas y despreciando a Ellen por dejar a su marido. Newland se da cuenta de que si deja a May por Ellen, la simpat√≠a de la sociedad estar√° con May, incluso si puede tener una aventura tranquila y salirse con la suya. May debe pretender no saber que Newland est√° enamorado de su prima, pero a partir de su confesi√≥n en el lecho de muerte, el lector ve que ella ha vivido con ese conocimiento la mayor parte de su vida. En la era de la supuesta inocencia, abunda la hipocres√≠a.

Apariencias y Realidad

Fiel a la Edad Dorada, la sociedad de Wharton sabe que la apariencia lo es todo. Ellen siente la hipocres√≠a de los neoyorquinos desde el primer vistazo. Ella le dice a Newland en muchas ocasiones que no quieren escuchar la verdad; prefieren fingir. May le ofrece a Ellen una lujosa cena de despedida. Es un gran √©xito, pero bajo la superficie es un triunfo ¬ęcivilizado¬Ľ debido a la posici√≥n de May como ¬ęesposa¬Ľ. Del mismo modo, todo Nueva York asiste al baile anual de Beaufort, pero debajo de la superficie saben que √©l es escandaloso e inc√≥modamente no es uno de ellos. Tu adulterio y el de Lefferts son aceptables siempre que sean discretos.

Hombre y mujer

En el mundo de Wharton, las mujeres son sexualmente inocentes, no se espera que tengan aventuras, reconozcan a sus maridos o se divorcien. El √ļnico poder que tienen es el poder que usa May: deber, lealtad y (principalmente) embarazo. Las mujeres victorianas son hermosos trofeos, pero inocentes novias. Solteras, son adornos como Mayo con su brillo excitante y radiante, y casadas, son madres que mantienen el hogar y dan continuidad. El pecado de Ellen es que se niega a aceptar estas restricciones y no miente acerca de amar a Newland. Los hombres tambi√©n tienen restricciones, una de las cuales es su trabajo. La √ļnica vocaci√≥n aceptable para Newland es la abogac√≠a, por aburrida que sea. No debe ensuciarse las manos en los negocios o en el ¬ęcomercio¬Ľ.



Deja un comentario