Temas de una vista desde el puente

La ley es multifacética en esta obra. Como abogado, Alfieri habla por la ley oficial, pero está claro que este tipo de ley no puede llegar a la vida personal de los personajes y lograr lo que ellos quieren. No puede proporcionar justicia real y sirve para frustrar y destrozar vidas (como en el caso de los hermanos que fueron detenidos por Inmigración). La ley moral es diferente. Si bien Eddie se adhiere a la ley oficial cuando informa sobre los primos de su esposa, rompe un código moral y su comunidad lo condena por ello. Marco, por el contrario, viola la ley oficial pero se adhiere a la ley moral. Es esta tensión entre los tipos de leyes lo que proporciona matices y complejidad a la historia.

El deseo en esta obra est√° cargado de tensi√≥n porque no se dirige en los canales adecuados. Eddie desea a Catherine, su sobrina. Aunque no est√°n emparentados por sangre, √©l es su tutor y la ha criado como a una hija. √Čl ignora a su propia esposa mientras act√ļa de una manera inmoral y da√Īina hacia Catherine, a veces enfurecido, trat√°ndola como a un beb√©, bes√°ndola, burl√°ndose de ella y prohibi√©ndole casarse y mudarse. Tambi√©n puede desear a Rodolpho, su homosexualidad enterrada se manifiesta cuando lo besa. Aqu√≠, su deseo es cruel y rencoroso, reflejando su malestar con sus pensamientos latentes. En general, el deseo crece, hierve a fuego lento y, finalmente, explota de manera violenta.

El dinero y la clase social acechan bajo la superficie de las tempestuosas emociones de los personajes. Todos hablan de trabajo y dinero y ¬ęrobar¬Ľ; sus objetivos son ganar dinero para mantenerse a s√≠ mismos oa su familia, sentirse c√≥modos y poder comprar lujos como una motocicleta y / o ser aut√≥nomos. Eddie usa el hecho de que proporcion√≥ materialmente a Rodolpho para condenarlo por ¬ęrobar¬Ľ a Catherine, mientras que el temperamento de Marco se enciende no solo por la verg√ľenza que le caus√≥ a √©l y a su hermano, sino porque la denuncia de Eddie ha condenado a los hijos de Marco porque ya no ser√°n capaz de depender de su padre para obtener apoyo financiero. Aunque las tensiones rom√°nticas pueden existir independientemente, el dinero claramente las exacerba.

Eddie es un modelo de abnegaci√≥n. Tiene sentimientos inapropiados por Catherine y los sublima tan profundamente que ya no puede pensar con claridad. Acusa a Beatrice de faltarle el respeto √©l cuando no se ha acostado con ella durante meses, se enfurece con Catherine por favorecer a Rodolpho, se convence a s√≠ mismo de que Rodolpho est√° detr√°s del pasaporte de Catherine y, finalmente, se convence de que el mejor curso de acci√≥n es traicionar a su comunidad entregando a los hermanos a Inmigraci√≥n. Contin√ļa negando sus verdaderos sentimientos casi hasta su √ļltimo aliento. Adem√°s, incluso puede estar sublimando las tendencias homosexuales, lo que agregar√≠a la incre√≠ble profundidad de negaci√≥n que posee este hombre.

Los roles de g√©nero en esta obra reflejan los tradicionales que predominaron en los Estados Unidos de la d√©cada de 1950. Los hombres hablan por las mujeres, las controlan y sobre todo dictan lo que visten y ad√≥nde van. Beatrice elige quedarse con Eddie a pesar de que √©l la trata miserablemente, lo cual puede ser porque lo ve como la autoridad, o porque no se respeta a s√≠ misma, o porque sabe que lo necesita porque una mujer soltera de su edad y clase social encontrar√≠a la vida. muy dificil. Pero los hombres tambi√©n est√°n estancados; lo masculino y lo varonil est√° claramente definido y cuando alguien se desv√≠a de eso, como Rodolpho, es objeto de burlas, curiosidad y / o abierta hostilidad. Si Eddie realmente tiene inclinaciones homosexuales, no es de extra√Īar que las entierre.

Hogar significa diferentes cosas para diferentes personajes, pero todos intentan mediar entre el Viejo y el Nuevo Mundo. Mientras Marco ve a Italia como su verdadero hogar, Rodolpho quiere hacer la suya en Estados Unidos. Catherine también es un producto de Estados Unidos, pero Eddie y Beatrice parecen conservar puntos de vista más tradicionales con respecto al género, la autoridad y la libertad. Alfieri es el puente entre estos hogares, pero su situación incómoda y su falta de capacidad para influir en los acontecimientos cuestiona si es posible o no ser realmente parte de ambos mundos.

Deja un comentario