Temas de Hedda Gabler |

Hedda est√° preocupada por la autodeterminaci√≥n, la idea de que puede dictar el curso de su propia vida, sin importar cu√°ntas presiones sociales intenten llevarla por un curso diferente. Y, sin embargo, a medida que avanza la obra, vemos cu√°n v√≠ctima es Hedda del ¬ęgrupo¬Ľ: se cas√≥ con un hombre al que no amaba simplemente porque ¬ęse le acab√≥ el tiempo¬Ľ; tendr√° hijos simplemente porque se supone que debe hacerlo; y finalmente se destruye a s√≠ misma porque teme ser arrojada al centro de atenci√≥n de un esc√°ndalo p√ļblico. Lo que Hedda descubre es que un individuo no tiene poder frente a un grupo a menos que pueda manipular a ese grupo, algo que ella continuamente falla en hacer.

Hedda cree que el poder de determinar cu√°ndo y c√≥mo uno muere es la m√°xima libertad, y es quiz√°s el √ļnico control real que un individuo tiene en la vida. Al principio, intenta demostrar esto indirectamente alentando a Lovborg a tener una ¬ęhermosa muerte¬Ľ: le da una de sus pistolas, esencialmente moviendo todos los hilos que podr√≠an hacer que se desv√≠e hacia el suicidio. Sin embargo, cuando Lovborg muere de un disparo involuntario en la ingle, Hedda se da cuenta de que la hermosa muerte sigue siendo una fantas√≠a, y solo puede darle vida por s√≠ misma. Cuando lo hace, Brack exclama, en la √ļltima l√≠nea muy cargada de la obra: ¬ę¬°Nadie hace eso!¬Ľ.

Tiempo Hedda Gabler tiene la estructura de una tragedia cl√°sica, y tal vez los adornos de la misma, tambi√©n existe el argumento de que Hedda es la anti-tragedia. Como escribe Caroline W. Mayerson, ¬ęHedda es incapaz de hacer la distinci√≥n entre un gesto exhibicionista que infla el ego y la muerte tr√°gica, en la que el ego se sublima para que los valores de la vida puedan ampliarse y renacer. Su incapacidad percibir la diferencia entre melodrama y tragedia explica la disparidad entre la presunta visi√≥n de Hedda de su propio suicidio y nuestra evaluaci√≥n de su significado ¬ę. En otras palabras, mientras Hedda declara que es una hermosa muerte lo que busca, y una hermosa muerte que ofrece al individuo la liberaci√≥n de las trivialidades mundanas de la sociedad, despu√©s de su propia muerte, solo vemos la futilidad de la misma, el peque√Īez de ella. En √ļltima instancia, la muerte de Hedda parece no haber tenido ning√ļn prop√≥sito excepto como una proclamaci√≥n ego√≠sta de principios llevados demasiado lejos.

El personaje femenino ¬ęnotorio¬Ľ en las obras dram√°ticas de la literatura es con frecuencia un t√≠tere, que controla plenamente su sexualidad y es consciente de su poder sobre los hombres. Hedda, sin embargo, parece terriblemente temerosa de su propia sexualidad: casi mata a Lovborg cuando se acerca demasiado a ella, rechaza la sugerencia de Brack de que dejar√≠a su matrimonio con Tesman, a pesar de que parece tener poco inter√©s en su nuevo esposo. y, en √ļltima instancia, muestra poca preocupaci√≥n por su propio hijo que pronto nacer√°. De hecho, a medida que avanza la obra, nos preguntamos c√≥mo Hedda alguna vez qued√≥ embarazada: est√° tan desconcertada por su condici√≥n como la audiencia y se niega incluso a discutirlo o reconocerlo. Esta √ļnica posibilidad de fecundidad, de demostrar su val√≠a como ¬ęmujer¬Ľ, se ignora de manera decisiva y, por lo tanto, se rechaza impl√≠citamente.

Uno de los temas m√°s atractivos de Hedda Gabler Implica c√≥mo se prepara a un individuo para hacer frente a las presiones sofocantes de la sociedad, y si mantienen las trampas de su yo ¬ęsalvaje¬Ľ o sucumben por completo a las normas de una comunidad. Obviamente, Hedda est√° dividida entre los dos (ver ¬ęIndividual contra grupo¬Ľ), pero justo antes de dispararse a s√≠ misma, toca una ¬ępieza de piano salvaje¬Ľ, como para reclamar su alma antes de enterrarla. Mientras tanto, Tesman est√° en desacuerdo con Lovborg: el primero solo puede regurgitar las ideas probadas de otras personas, mientras que el segundo es un genio ind√≥mito que simplemente escribe sus pensamientos y teor√≠as y los encuentra aclamados. Tesman, sin embargo, tiene demasiado miedo para entregarse a sus propios pensamientos originales, por lo que dedica su vida a reconstruir las ideas de Lovborg y atribuirse el m√©rito de ellas.

En el momento en que Ibsen escribi√≥ Hedda Gabler, hab√≠a surgido el t√©rmino ¬ęmujer nueva¬Ľ para describir a ¬ęmujeres que empujaban contra los l√≠mites que la sociedad impon√≠a a las mujeres¬Ľ. Mientras que la Mujer Nueva buscaba la autodeterminaci√≥n y la libertad, as√≠ como la igualdad con los hombres y una verdadera comprensi√≥n de la sexualidad femenina, la Anciana cre√≠a en el autosacrificio, el deber de la mujer hacia su esposo y la sexualidad solo en t√©rminos de procreaci√≥n. Hedda es un caso modelo de una ¬ęmujer nueva¬Ľ que finalmente no encuentra satisfacci√≥n en la liberaci√≥n. Esto no quiere decir que Ibsen por ning√ļn tramo de la imaginaci√≥n tenga la intenci√≥n de Hedda Gabler como cr√≠tica de la Mujer Nueva; por el contrario, est√° ofreciendo una cr√≠tica de la resistencia contra ella.

Una de las grandes cuestiones de Hedda Gabler es si las acciones de Hedda est√°n inspiradas en principios genuinos o si est√° motivada enteramente por el aburrimiento. Si examinamos el tema anterior de Anciana versus Mujer Nueva, es posible interpretar su personaje como una Mujer Nueva empujada a las trampas de la Anciana y que, por lo tanto, gravita naturalmente hacia empujar los l√≠mites, tirar de los hilos y manipular a los dem√°s con la esperanza de liberarse. Ella es una Mujer Nueva, entonces, buscando su lugar en la vida. Sin embargo, Hedda descubre continuamente que sus esfuerzos solo la dejan a√ļn m√°s aburrida. En un momento, incluso le dice a Tesman que su √ļnico talento en la vida es ¬ęaburrirse hasta la muerte¬Ľ, una espeluznante profec√≠a de los eventos por venir.

Deja un comentario