Temas de El poder y la gloria



Pruebas Críticas Temas de El poder y la gloria

Comunión

Esta novela está parcialmente unificada por los esfuerzos fallidos de varios personajes para comunicarse significativamente entre sí, y Greene usa la metáfora de la Comunión de la Misa, la Eucaristía, para delinear sus intentos fallidos. Al comienzo de la novela, el dentista Tench sirve vino simbólico (brandy) para que lo beba el sacerdote, ya que simbólicamente usurpa el papel de celebrante. Más tarde, el crisol, que usa en su odontología, se usa para mezclar una calidad barata de oro, así como la copa del sacerdote es simbólicamente defectuosa, es decir, astillada. El forajido estadounidense Calver y el sacerdote anónimo existen en una comunión mística paralela en todo el mundo. El Poder y la Gloria. Ambas fotos obsoletas están colgadas en la comisaría; la fotografía del sacerdote fue tomada en una fiesta de Primera Comunión hace mucho tiempo.

A lo largo de la novela, Greene cita el patetismo del celibato sacerdotal en la incapacidad del sacerdote para comunicarse verdaderamente con Mar√≠a, la madre de su hijo. Mar√≠a le proporciona todos los ingredientes para que celebre la Misa, pero el sacerdote debe acelerar el Sacrificio por la llegada de la polic√≠a. Asimismo, tiene prohibido ¬ęcomunicarse¬Ľ plenamente con Mar√≠a en una boda porque es sacerdote.

El episodio de la compra de vino en la habitaci√≥n del hotel ejemplifica simb√≥licamente la incapacidad del sacerdote para cumplir su funci√≥n clerical, es decir, distribuir la Eucarist√≠a. Aqu√≠, el primo del Gobernador y el jefe beben todo el preciado vino, dejando al cura s√≥lo aguardiente, que no se puede usar en la Consagraci√≥n. El sacerdote es tan ineficaz en este ambiente como lo hab√≠a sido a√Īos antes en Concepci√≥n, y su memoria vuelve constantemente a las pomposas cr√≠ticas a la celebraci√≥n de la Primera Comuni√≥n. M√°s tarde asocia el nombre de Coral Fellows con las piedras preciosas que usan las ni√Īas despu√©s de su Primera Comuni√≥n.

En un nivel, esta novela rastrea la percepción del sacerdote de que la Comunión, en el sentido teológico, no es tan importante como la compasión y la comprensión humanas. Todo este simbolismo de la Comunión se ve reforzado por las muchas referencias a los dientes en la novela. Las bocas de los personajes, a excepción de la piadosa mujer de la celda, no son adecuadas para la recepción de la Eucaristía.

Confesión

Si, como hemos visto, los personajes de esta novela son incapaces de comulgar simb√≥licamente, tampoco pueden ¬ęconfesarse¬Ľ simb√≥licamente. Hace tiempo que los becarios perdieron la capacidad de comunicarse; el mestizo amenaza con usar el disfraz de la Confesi√≥n para arrestar al sacerdote para admitir su ministerio; y la muerte del sacerdote es ocasionada por su regreso a un estado policial para matar a Calver.

El padre Jos√© se niega firmemente a escuchar la confesi√≥n del fugitivo condenado, y el sacerdote teme que los rehenes puedan ser fusilados y mueran sin recibir penitencia. Una vez m√°s, Greene reemplaza la formalidad de la teolog√≠a con la virtud humana de la humildad. El protagonista est√° cerca de Dios cuando ¬ęconfiesa¬Ľ que el padre Jos√© siempre ha sido el mejor sacerdote, a pesar de que no cumple con las estipulaciones formales de la Iglesia sobre el sacramento para el sacerdote moribundo.

padres falsos

Los falsos padres impregnan la novela y ayudan a definir el dilema del sacerdote: la emoci√≥n que siente por Brigitta debe, por precepto cat√≥lico, aplicarse a todos los ¬ęni√Īos¬Ľ de su congregaci√≥n; de hecho, a todos los ¬ęni√Īos¬Ľ (hombres, mujeres y ni√Īos) en todo M√©xico. Otros ¬ępadres¬Ľ en el libro sirven como contraste para el sacerdote. El padre Jos√© es un ¬ępadre¬Ľ (o sacerdote) obviamente ineficaz; se cas√≥ por insistencia del gobierno y pasa sus d√≠as viviendo con una esposa irritante y grotesca. el padre de Luis abdic√≥ de su responsabilidad; deja la tarea de criar a sus tres hijos a su esposa. En resumen, su √ļnica contribuci√≥n al matrimonio es un comentario c√≠nico ocasional sobre la religi√≥n tradicional.

El padre de Coral Fellows se muestra sereno en su ignorancia e ineficacia, y su hija se convierte así en el verdadero cabeza de familia. La negligencia del Capitán Fellows la lleva a la madurez antes de tiempo. Y, en una situación casi paralela, las tencas dejaron de intercambiar cartas tras la muerte de su hijo.

La culpa del sacerdote se ve acentuada por la condici√≥n espiritual de Brigitta; su hija ya parece condenada al infierno tanto en esta vida como en el m√°s all√°. La paternidad a lo largo de la novela se convierte en una met√°fora de la incapacidad de los personajes para comunicarse con √©xito en el mundo de las emociones y la realidad. Hasta el teniente es un ¬ępadre¬Ľ descarriado, queriendo perdonar a los nuevos ni√Īos de M√©xico

las privaciones que experiment√≥ de ni√Īo. Su evangelio, sin embargo, es rechazado por Luis, quien escupe en la pistola del teniente al final de la novela.

Finalmente, Calver tambi√©n encaja en el tema del falso padre de este libro. Se dirige al sacerdote como ¬ępadre¬Ľ en su nota; por lo que lo enfurece al usar el t√©rmino ¬ębastardo¬Ľ para describir a la polic√≠a, justo cuando el sacerdote est√° tratando de escuchar su confesi√≥n.

El teniente y el cura

En un ensayo, Greene enfatiza que el teniente no es del todo malo. Tanto el teniente como el sacerdote son líderes de dos tipos diferentes de estados totalitarios, y ambos se preocupan por el bien del pueblo, aunque sus medios son diametralmente opuestos.

Los tres encuentros entre el sacerdote y el lugarteniente corresponden a las tres ca√≠das de Cristo camino de la cruz, y constituyen un importante dispositivo estructurador de la novela. Todos los entresijos del sacerdote parecen gravitar hacia estos enfrentamientos, y el encuentro final termina con una reconciliaci√≥n parcial de los opuestos. El teniente es capaz de ver el valor de su prisionero y hace todo lo posible para consolar al sacerdote en sus √ļltimas horas. Esta bondad se presagia en la segunda reuni√≥n, cuando el teniente entrega al cl√©rigo disfrazado un billete de cinco pesos, el precio de una misa. Siente que el sacerdote pronto ser√° demasiado viejo para trabajar.

La historia del joven Juan

Casi todas las acciones del sacerdote deben ser vistas en el contexto de los actos sagrados del joven Juan. La V√≠a Sacra del sacerdote se desarrolla tramo a tramo, contrastando la lectura de la madre de la epopeya sentimental del joven Juan. Al final, el joven Juan grita ¬ęViva Cristo Rei¬Ľ, pero el sacerdote, por el contrario, debe ser llevado a la ejecuci√≥n porque sus piernas se doblan debajo de √©l.

La novela fue escrita, en parte, para refutar el tipo de sentimentalismo destructivo inherente a la religión tradicional, el tipo que ayudó a provocar la persecución del estado policial en primer lugar. El libro de Greene es una protesta deliberada y vibrante contra la historia del joven Juan. Su representación de un sacerdote muy humano desmiente al santo de yeso.



Deja un comentario