Supervivencia en Auschwitz : Resumen |

Estas notas fueron aportadas por miembros de la comunidad . Agradecemos sus contribuciones y te animamos a que hagas las tuyas propias.

Primo Levi, miembro del movimiento antifascista en la Italia de Mussolini, fue arrestado e internado en un campo en el norte de Italia, pero en 1944 fue deportado, junto con sus compa√Īeros de prisi√≥n, al ahora infame campo nazi, Auschwitz, en Polonia. . En ese momento, Auschwitz no era muy conocido por su nombre e inicialmente el hecho de que iban a alg√ļn lugar con un nombre, en lugar de ser transportados a un lugar sin nombre que significaba una muerte segura, le dio a Levi motivos para el optimismo. Los prisioneros fueron api√Īados en vagones sin ventanas y transportados por Europa a lo largo de l√≠neas ferroviarias especialmente construidas que conduc√≠an directamente a los campos de trabajo y campos de exterminio desde donde Hitler y su gobierno estaban llevando a cabo la destrucci√≥n sistem√°tica de la raza jud√≠a en Europa.

A su llegada, los prisioneros se dividieron en dos grupos: adultos en forma, j√≥venes, sanos y capaces de trabajar y los hombres j√≥venes estaban acorralados en un lado del tren, mujeres, ancianos, enfermos y ni√Īos peque√Īos en el otro. El √ļltimo grupo fue llevado a Belsen, donde fueron gaseados. El primer grupo fue llevado a Auschwitz y puesto a trabajar. Muy r√°pidamente, fueron deshumanizados sistem√°ticamente, teniendo que crear peque√Īos rituales para ellos mismos todos los d√≠as para asegurarse de que eran capaces de mantener, al menos en sus propios ojos, una pizca de humanidad a la que aferrarse. El optimismo dio paso a la necesidad de pasar el d√≠a. Hope muri√≥. A los hombres les afeitaron la cabeza, les quitaron la ropa y los obligaron a usar zapatos de madera que siempre causaban problemas en los pies y dentro del campamento se entend√≠a que la higiene de los pies era de suma importancia ya que casi todas las enfermedades que terminaban en muerte dentro del campamento comenzaban con el pie. Los hombres se estaban muriendo de hambre r√°pidamente, ya que las raciones consist√≠an en un cuadrado de pan gris poco apetitoso para el desayuno, el almuerzo y la cena, as√≠ como una sopa de nabo l√≠quida y aguada. Sus habitaciones eran estrechas y los hombres eran al menos dos por cama. Casi semanalmente habr√≠a una Selecci√≥n, lo que b√°sicamente significaba que todos los prisioneros desfilaban frente al campo de Kommandants y la mitad ser√≠a seleccionada para ser enviada a la muerte. Durante una selecci√≥n en particular, la salud del autor hab√≠a empeorado y estaba d√©bil y demacrado, pero su tarjeta de identificaci√≥n se coloc√≥ en la pila de los presos que vivir√≠an. √Čl cree que su tarjeta se confundi√≥ con la tarjeta del hombre m√°s joven y saludable que se ve√≠a mucho m√°s en forma, que estaba justo enfrente de √©l en la fila, quien fue enviado a su muerte en la c√°mara de gas.

El trabajo era duro y agotador, y cuanto m√°s d√©biles se volv√≠an los hombres, m√°s dif√≠cil era realizar el trabajo. Los alemanes se hab√≠an esforzado mucho en calcular la menor cantidad de comida y agua que se pudiera dar para sostener a los hombres para que estuvieran lo suficientemente en forma para trabajar. Dentro de los prisioneros del campo, hab√≠a una jerarqu√≠a, y tambi√©n un comercio de ¬ęcontrabando¬Ľ que se apropi√≥ de una variedad de fuentes, incluidos los prisioneros de guerra brit√°nicos cuyo campo estaba al lado de Auschwitz, y los aldeanos comprensivos que tra√≠an peque√Īos art√≠culos de comida y desl√≠celos a trav√©s de la cerca. Levi fue el beneficiario de uno de esos actos de generosidad por parte de un granjero local que le tra√≠a un poco de comida cada semana durante su encarcelamiento. Entre los hombres tambi√©n hab√≠a un comercio de alimentos, zapatos y otras necesidades; el pan era su moneda de elecci√≥n y conveniencia, ya trav√©s de este oficio los hombres pudieron conducir sus vidas como si todav√≠a se parecieran a las personas que hab√≠an sido antes de que los nazis comenzaran sus atrocidades.

A medida que su salud comenz√≥ a desvanecerse, y con ello la probabilidad de salir vivo del campamento, Levi recibi√≥ buena fortuna ya que el campamento estaba desarrollando un equipo qu√≠mico para trabajar en el laboratorio. Un qu√≠mico calificado de considerable habilidad, Levi fue entrevistado para uno de los puestos y se sorprendi√≥ de que lo aceptaran para trabajar como qu√≠mico. Esto signific√≥ una leve mejora en sus condiciones de vida. Le dieron un par de calzoncillos. Fue ingresado en el hospital cuando estaba enfermo, en lugar de ser trasladado al campo de exterminio por no poder trabajar. Su conocimiento se convirti√≥ en algo que los nazis necesitaban y, por lo tanto, su tratamiento mejor√≥ imperceptiblemente para reflejar el aumento imperceptible de su valor para ellos. Hacia fines de 1945, estaba claro que los alemanes se estaban dando cuenta de que estaban perdiendo la guerra y que los aliados estar√≠an tomando el campamento. Reunieron a todos los hombres que se consideraban lo suficientemente saludables como para marchar hacia lo que se cre√≠a que era ¬ęseguridad¬Ľ. En el campo se cre√≠a ampliamente que s√≥lo sobrevivir√≠an aquellos que estuvieran en condiciones de marchar; quedarse atr√°s en el campo ser√≠a una sentencia de muerte. Por esta raz√≥n, muchos hombres que estaban definitivamente enfermos, o que no estaban en forma o lo suficientemente fuertes para marchar, se unieron a los que se iban. Dos de los amigos de Levi apenas lograron salir de la aldea cuando empezaron a quedarse atr√°s y les dispararon. Ninguno de los que partieron en la marcha fue visto nunca m√°s; se cree que se trataba de una marcha de la muerte nazi, y que los prisioneros ser√≠an llevados a un lugar remoto y preseleccionado donde les disparaban y los enterraban en fosas comunes.

Abandonados para valerse por s√≠ mismos en el campamento, Levi y los compa√Īeros residentes de la enfermer√≠a comenzaron a buscar comida en los alojamientos abandonados de la Guardia, y tambi√©n encontraron alcohol y agua limpia. Tambi√©n lograron conseguir comida de los prisioneros de guerra. Sorprendentemente, no descendieron a una mentalidad de ¬ęcada uno por s√≠ mismo¬Ľ, sino que trabajaron juntos para asegurarse de que todos fueran atendidos e incluso trataron de brindar atenci√≥n m√©dica a quienes la necesitaban. Los guardias del campamento se hab√≠an ido con tremenda prisa, tanto que hab√≠a cuencos de sopa a medio comer y platos de comida que apenas se tocaba. Atrevi√©ndose a salir de la cerca el√©ctrica del campamento, Levi y su amigo Charles encontraron edredones calientes, suministros m√©dicos y mucho vodka. Cuando los aliados vinieron a liberar el campo, descubrieron cuerpos insepultos en los patios; hombres, muertos en sus camas, cad√°veres amontonados en trincheras. Los rusos llegaron diez d√≠as despu√©s de que los alemanes abandonaran el campo. De los once hombres que quedaron en la enfermer√≠a cuando hab√≠an huido, solo uno muri√≥. El resto se reuni√≥ con su familia despu√©s de recibir tratamiento por las enfermedades extremas que hab√≠an contra√≠do mientras estaban encarcelados. Levi y su amigo Charles se comunicaron por carta y planeaban volver a verse.

¡Actualiza esta sección!

Puede ayudarnos revisando, mejorando y actualizando esta sección.

Actualizar esta sección

Después de reclamar una sección, tendrá 24 horas para enviar un borrador. Un editor revisará el envío y publicará su envío o proporcionará comentarios.

Deja un comentario