Soneto: Inglaterra en 1819



Resumen y An√°lisis Soneto: Inglaterra en 1819

Resumen

El rey se est√° muriendo, viejo, ciego, loco y despreciado. Sus hijos son objeto de escarnio p√ļblico. Sus ministros dirigen el pa√≠s para sus propios intereses ego√≠stas. El pueblo est√° hambriento y oprimido. El ej√©rcito se utiliza para destruir la libertad y recoger el bot√≠n. La ley se manipula para proteger a los ricos y encarcelar a los pobres. La religi√≥n est√° en un estado de apat√≠a. El parlamento niega a los cat√≥licos romanos sus derechos civiles. Pero de este infeliz estado de cosas puede surgir una revoluci√≥n que corrija todos los errores.

An√°lisis

¬ęSoneto: Inglaterra en 1819¬Ľ es una de las declaraciones pol√≠ticas m√°s poderosas de Shelley. El lenguaje es extraordinariamente v√≠vido y enf√°tico y muestra cu√°n profundamente estaban involucrados los sentimientos de Shelley. El soneto es probablemente el mejor de un grupo de poemas pol√≠ticos escritos por Shelley en 1819 que se inspiraron en la indignaci√≥n de Shelley por la condici√≥n de Inglaterra en ese momento. Ninguno de ellos se imprimi√≥ en 1819 debido al temor de los editores a las estrictas leyes de difamaci√≥n. Cualquier editor que publicara ¬ęSoneto: Inglaterra en 1819¬Ľ corr√≠a el riesgo de ser arrestado o multado o ambas cosas.

El Rey Shelley al que se refiere en su poema es Jorge III. En 1819 ten√≠a ochenta y un a√Īos, estaba loco, ciego y sordo. Muri√≥ al a√Īo siguiente y fue sucedido por Jorge IV, el mayor de los hijos disolutos de Jorge III, ¬ębarro de un manantial fangoso¬Ľ. Su separaci√≥n de su esposa, la princesa Carolina de Brunswick, despu√©s de un a√Īo de matrimonio provoc√≥ un esc√°ndalo p√ļblico y sus numerosas aventuras amorosas da√Īaron su reputaci√≥n. Los liberales ingleses como Shelley y Byron lo miraban con profundo desprecio tanto como Pr√≠ncipe Regente (1811-20) como Rey (1820-30). Los ministros de su gabinete eran archiconservadores.

Los ¬ęgobernantes que ni ven, ni sienten, ni saben¬Ľ son Lord Liverpool y su gabinete conservador. Al llamarlos chupasangres que est√°n desangrando a su pa√≠s, Shelley se est√° entregando a una hip√©rbole. Estos eran hombres √≠ntegros que estaban en el poder en un momento de malestar general causado por el desempleo y la hambruna que sigui√≥ al final de las guerras napole√≥nicas. Hubo disturbios, alguna destrucci√≥n de propiedad, arrestos inevitables y medidas represivas. El gabinete suspendi√≥ la ley de Habeas Corpus y aprob√≥ leyes que limitaban severamente las reuniones p√ļblicas. Shelley estaba convencida de que la revoluci√≥n estallar√≠a en Inglaterra, ¬ęun fantasma glorioso¬Ľ que ¬ęiluminar√≠a nuestro d√≠a tormentoso¬Ľ.

La frase ¬ęun pueblo muerto de hambre y apu√Īalado en el campo bald√≠o¬Ľ puede ser una alusi√≥n a la masacre de Peterloo. El 16 de agosto de 1819, un gran n√ļmero de personas a favor de la reforma parlamentaria se reunieron en St. Peter’s Field en Manchester para escuchar un discurso de Henry Hunt, un reformador. Cuando las tropas intentaron arrestar a Hunt, se produjo un p√°nico en el que murieron once personas y cuatrocientas resultaron heridas.

El ej√©rcito, ¬ęqu√© liberticida y presa / Hace como una espada de doble filo a todos los que lo empu√Īan¬Ľ, parece ser una referencia al uso de tropas por parte del gobierno para sofocar disturbios y suprimir la libertad. Las ¬ęleyes doradas y optimistas que intentan y matan¬Ľ son leyes que el inter√©s propio hizo que se aprobaran y que llevaron al derramamiento de sangre. ¬ęReligi√≥n sin Cristo, sin Dios¬Ľ se refiere al estado de letargo de la Iglesia Anglicana, del cual fue despertada por el Movimiento de Oxford en 1833. ¬ęEl peor estatuto de la √©poca¬Ľ se refiere a las restricciones bajo las cuales los cat√≥licos romanos ingleses se vieron obligados a En Vivo. No se les permit√≠a votar ni sentarse en el parlamento, presidir tribunales ni ingresar a las universidades.

La ¬ęemancipaci√≥n cat√≥lica¬Ľ fue un tema pol√≠tico muy animado durante varios a√Īos, y no fue hasta 1829 que los cat√≥licos recuperaron la mayor parte de sus libertades civiles.



Deja un comentario