Soneto 94



Resumen y An√°lisis Soneto 94

Resumen

Al menos en la superficie, el soneto 94 contin√ļa el tema del soneto anterior, que contrasta la virtud con la apariencia. Aunque el soneto ofrece un c√°lido testimonio de un joven fr√≠o e impasible, no hay una menci√≥n espec√≠fica del poeta o del joven en todo el poema.

El ¬ęellos¬Ľ de la primera l√≠nea resume las caracter√≠sticas del joven: es distante, impersonal y autoritario. En la segunda cuarteta, el ¬ęellos¬Ľ retrata ir√≥nicamente a un joven que tiene una naturaleza mezquina y acaparadora. La tercera cuarteta, que en un principio parece desconectada de las dos primeras, presenta la imagen de una flor de verano que es ¬ędulce en verano¬Ľ, pero que sucumbe f√°cilmente a la ¬ęinfecci√≥n de base¬Ľ, es decir, en competencia con las malas hierbas, la flor de verano perder√°s. La forma en que esta tercera cuarteta se relaciona con las dos primeras se explica en el pareado final: ¬ęPorque las cosas m√°s dulces se vuelven m√°s amargas por sus obras; / Los lirios que se pudren huelen mucho peor que la mala hierba¬Ľ. La apariencia externa no corresponde necesariamente al valor o car√°cter de un objeto. El joven que en la primera cuarteta se muestra desapegado e impersonal es realmente una provocaci√≥n; en la segunda cuarteta, las personas que son ¬ęlos due√Īos y se√Īores de sus rostros¬Ľ enga√Īan porque crean falsas apariencias; y, finalmente, la flor de verano puede parecer hermosa y vivaz, pero se tambalea f√°cilmente ante un obst√°culo como ¬ęla hierba m√°s vil¬Ľ. Todo el soneto, entonces, es una met√°fora extendida que destaca la dicotom√≠a entre la apariencia exterior ‚Äď mera exhibici√≥n ‚Äď y el valor interior ‚Äď la verdadera naturaleza de un objeto o persona.

Se han escrito muchas rese√Īas sobre el Soneto 94. Seg√ļn un grupo de cr√≠ticos, Shakespeare presenta el argumento de aquellos que, con una belleza exterior que es fuente de tentaci√≥n, son ellos mismos fr√≠os y no se dejan tentar f√°cilmente. En cambio est√°n aquellos cuya belleza no s√≥lo los tienta sino que tambi√©n los induce a la tentaci√≥n. Como s√≠mbolo de la primera, la flor que es dulce para el mundo que la rodea, aunque florece y muere por s√≠ sola, es independiente. Como s√≠mbolo de la segunda, la misma flor est√° infectada con un chancro, en cuyo caso es m√°s repugnante que una mala hierba.

Otros cr√≠ticos argumentan que Sonnet 94 es extremadamente ir√≥nico. Los individuos superiores se mantienen distantes y nunca se someten a la tentaci√≥n, pero no son ego√≠stas al hacerlo, ya que inconscientemente hacen buenas obras, como las flores. La juventud, prosigue el poeta, debe ser, de hecho ya lo es, muy parecido a estos individuos superiores, aunque sigue siendo cuestionable cu√°l es el bien que hace la juventud. Sin embargo, incluso estos individuos superiores deben permanecer alerta para no caer de la perfecci√≥n si quieren evitar convertirse en los peores, al igual que ¬ęLos lirios que se pudren huelen mucho peor que las malas hierbas¬Ľ.



Deja un comentario