soneto 28



Resumen y An√°lisis Soneto 28

Resumen

Im√°genes de ausencia, continuaci√≥n del soneto anterior, muestran al poeta en el punto de agotamiento emocional y frustraci√≥n por sus noches de insomnio pensando en el joven. Sin embargo, incluso ante el desinter√©s del joven, el poeta todav√≠a se niega a romper con la juventud. Todav√≠a contin√ļa elogiando a los j√≥venes, diciendo d√≠a y noche cu√°n afortunados son de ser agraciados por la presencia de los j√≥venes. La continua devoci√≥n del poeta por los j√≥venes no es tan sorprendente como puede parecer a primera vista: escribir sonetos de absoluta devoci√≥n en tiempos isabelinos era un deber para con la fuente de inspiraci√≥n del poeta. El soneto 28, por lo tanto, ofrece el verso del poeta como una ofrenda del deber, una expresi√≥n suprema de amor desinteresado por un amigo indigno. La oposici√≥n entre el d√≠a y la noche domina el soneto. Para el poeta, ni el tiempo alivia su sufrimiento: ¬ęY cada uno, aunque enemigo del reino de alguno, / Consiente en darme la mano para torturarme¬Ľ con trabajo duro y sin dormir. Tratando de complacer al opresor del d√≠a y de la noche, el poeta le dice al d√≠a que la juventud brilla aun cuando el sol se oculta; por la noche, el poeta compara la juventud con las estrellas m√°s brillantes, excepto que la juventud brilla incluso cuando las estrellas no brillan. Sin embargo, el d√≠a y la noche a√ļn atormentan al poeta y hacen que ¬ęla fuerza del duelo parezca m√°s fuerte¬Ľ. El poeta se hunde a√ļn m√°s en la desesperaci√≥n.

Glosario

complexión oscura complexión oscura; de piel oscura.

cable ojeada.

dorado es el par haz que la noche brille.



Deja un comentario