soneto 146



Resumen y An√°lisis Soneto 146

Resumen

El poeta ahora reflexiona sombr√≠amente por qu√© su alma, como ¬ęSe√Īor¬Ľ de su cuerpo, pasa tanto tiempo persiguiendo deseos terrenales cuando deber√≠a estar m√°s preocupada por asegurar su inmortalidad. Las primeras ocho l√≠neas son una serie de preguntas dirigidas al alma. ¬ŅPor qu√©, pregunta el poeta, cuando la vida en la tierra es tan corta, su alma se desperdicia anhelando a la mujer: ¬ę¬ŅPor qu√© un costo tan alto, teniendo un contrato tan corto, / Lo gastas en tu mansi√≥n en ruinas?¬Ľ Aqu√≠ la ¬ęmansi√≥n marchita¬Ľ, que simboliza a la mujer y representa el mundo temporal, contrasta con la inmortalidad prometida en el Salmo 23 de la Biblia: ¬ęCiertamente el bien y la misericordia me seguir√°n todos los d√≠as de mi vida, y habitar√© en el casa del Se√Īor para siempre¬Ľ.

En la tercera cuarteta, el poeta dirige su alma sobre la mejor manera de obtener la salvaci√≥n. Aprende de la experiencia del cuerpo, sugiere, y no dejes que la lecci√≥n del cuerpo rechazado por la mujer se desperdicie: ‚ÄúAs√≠, alma, vive de la p√©rdida de tu sierva, / Y deja que ese pino agrave tu reserva .¬Ľ Lo que una vez fue importante y absorbente, es decir, una uni√≥n sexual, es transitorio; el alma no lo es.

La piadosa reflexi√≥n espiritual del soneto se siente particularmente en el pareado final, donde la met√°fora del comer sugiere la imagen del ¬ęTiempo devorador¬Ľ. El argumento del poeta se extiende hasta el del verso 12, ¬ęDentro se alimenta, sin ser rico nunca m√°s¬Ľ. Como la muerte es un hecho ineludible de la vida, el alma necesita prepararse para cuando llegue ese momento. Una vez que el alma asegura su inmortalidad, la muerte no tiene m√°s poder, porque ¬ęno hay m√°s muerte entonces¬Ľ – el alma se vuelve eterna.



Deja un comentario