soneto 127



Resumen y An√°lisis Soneto 127

Resumen

El soneto 127, que da comienzo a la secuencia que trata de la relaci√≥n del poeta con su amante, la Dama Oscura, defiende el anticuado gusto del poeta por las morenas. En tiempos isabelinos, nos dice el poeta, el negro no se consideraba bello: ¬ęEn la vejez, el negro no se consideraba justo, / O, si lo era, no ten√≠a nombre de belleza¬Ľ. Sin embargo, lo que se considera bello ‚ÄĒal menos para el poeta‚ÄĒ ha cambiado; ¬ęahora es el heredero sucesivo de la belleza negra¬Ľ. Este cambio en lo que se considera bello es la principal preocupaci√≥n del poeta aqu√≠ en el Soneto 127 y en los sonetos sucesivos.

Lo que m√°s molesta al poeta no es que una definici√≥n de belleza sustituya a otra, sino que las mujeres utilicen cosm√©ticos para realzar su apariencia natural. Esta pr√°ctica antinatural crea artificialidad, ¬ęEchar de menos con la falsa cara prestada del arte¬Ľ. Peor a√ļn, los cosm√©ticos deval√ļan el ideal o est√°ndar de lo que es la belleza, ya que permiten a las mujeres cambiar su apariencia a su antojo de acuerdo con lo que actualmente se considera bello. La perseverancia en lo que es bello se sacrifica por nociones volubles y mercuriales de c√≥mo deber√≠a ser una mujer: ¬ęLa dulce belleza no tiene nombre, ni cenador sagrado, / Pero es profanada si no vive en la desgracia¬Ľ.

El grado de √©nfasis en el color de la Dama Oscura var√≠a en los sonetos, por lo que a veces parece morena y otras veces solo morena. La apreciaci√≥n del poeta de la apariencia de la Dama Oscura es compleja: est√° contento de que ella no use cosm√©ticos para aclarar su apariencia, lo que ser√≠a ¬ęuna verg√ľenza bastarda¬Ľ, pero ella no es f√≠sicamente atractiva para el poeta, a pesar de todo su atractivo er√≥tico. Sin embargo, sus ojos negros la hacen tan fina ¬ęque toda lengua dice que la belleza debe ser as√≠¬Ľ. El negro, entonces, se convierte en otro medio del poeta para desacreditar el uso de cosm√©ticos; la buena apariencia de su amante no es ¬ędifamada¬Ľ por medidas antinaturales.



Deja un comentario