soneto 116



Resumen y An√°lisis Soneto 116

Resumen

A pesar del tono confesional de este soneto, no hay ninguna referencia directa a la juventud. El contexto general, sin embargo, deja claro que la alienaci√≥n temporal del poeta se refiere a la inconstancia y la traici√≥n del joven, no a la del poeta, aunque como sucede a ra√≠z del soneto anterior, el poeta puede estar tratando de convencerse a s√≠ mismo nuevamente de que ¬ęAhora¬Ľ ama ¬ęmejor¬Ľ a la juventud. El soneto 116, entonces, parece un intento meditativo de definir el amor, independiente de la reciprocidad, la fidelidad y la belleza eterna: ¬ęEl amor no es el tonto del tiempo, aunque los labios y las mejillas sonrosados ‚Äč‚Äč/ Dentro de la br√ļjula de su hoz curva viene¬Ľ. Despu√©s de todas sus incertidumbres y excusas, el Soneto 116 deja pocas dudas de que el poeta est√° enamorado del amor.

La esencia del amor y la amistad para el poeta, aparentemente, es la reciprocidad o la reciprocidad. En el Soneto 116, por ejemplo, se hace referencia a la relaci√≥n ideal como ¬ęel matrimonio de las mentes verdaderas¬Ľ, una uni√≥n que pueden lograr los devotos y fieles: ¬ęNo me dejes en el matrimonio de las mentes verdaderas / Admitir impedimentos¬Ľ. El servicio de matrimonio en el Libro Episcopal de Oraci√≥n Com√ļn – ¬ęSi alguno de vosotros sabe causa o s√≥lo impedimento¬Ľ – proporciona el modelo para las primeras l√≠neas del soneto. En ellos vemos la actitud del poeta hacia el amor, que pasa a definir primero negativamente. Explica lo que no es el amor, y luego define positivamente lo que es. La ¬ęmarca siempre fija¬Ľ es la marca de mar tradicional y gu√≠a para los navegantes -la Estrella Polar- cuyo valor no tiene precio, aunque su altitud -su ¬ęaltura¬Ľ- ha sido determinada. A diferencia de la belleza f√≠sica, la estrella no est√° sujeta a los estragos del tiempo; ni el amor verdadero, que no es ¬ęel tonto del tiempo¬Ľ.

El poeta introduce luego los conceptos de espacio y tiempo, aplic√°ndolos a su ideal de amor verdadero: ¬ęEl amor no cambia con sus breves horas y semanas, / Pero lo sostiene hasta el borde de la ruina¬Ľ. Tenga en cuenta que el verbo ¬ęalterar¬Ľ se toma directamente de la l√≠nea 3, en la que el poeta describe lo que no es el amor. ¬ęLo confirma¬Ľ significa sobrevivir; ¬ęl√≠mite de perdici√≥n¬Ľ, D√≠a del Juicio. Finalmente, con absoluta convicci√≥n, el poeta desaf√≠a a los dem√°s a encontrarlo equivocado en su definici√≥n: ¬ęSi esto fuere un error y probado sobre m√≠, / nunca escrib√≠, ni hombre alguno am√≥ jam√°s¬Ľ. Lo seguro que est√° el poeta en sus est√°ndares de amistad y amor, que espera que √©l y el joven puedan alcanzar, es evidente en este pareado final; √©l apuesta su propia poes√≠a como su apuesta de que el amor es todo lo que √©l ha descrito como ser.



Deja un comentario