Sobre Walden



Sobre Walden

En algunas ediciones de Walden, se incluye una página de suscripción que precede al primer capítulo. En esta página, el narrador de Walden declara:

NO ME PROPONGO ESCRIBIR UNA ODA A LA DEPRESI√ďN, SINO PASARME EN LA LUZ DE LA MA√ĎANA, PARADO EN SU POLO, SOLO PARA DESPERTAR A MIS VECINOS.

El lector que intenta acercarse a la comprensi√≥n y apreciaci√≥n de Walden inmediatamente se advierte que aqu√≠, en esta inscripci√≥n, se encuentra el germen del libro. El tono es de gran confianza y alegr√≠a; Las siguientes p√°ginas ser√°n la proclamaci√≥n optimista del narrador sobre la riqueza y plenitud de su vida en Walden Pond. Presumir√° en√©rgicamente, con la voz a todo pulm√≥n, que √©l, como el gallo que saluda al amanecer, ha creado con √©xito una forma de vida que le ha permitido encontrar un ¬ęnuevo d√≠a¬Ľ en su vida. Es un mundo nuevo y un nuevo yo que descubri√≥ a trav√©s de su pensamiento y actividad en su retiro en el bosque. Se siente como si hubiera nacido de nuevo a una vida nueva y m√°s satisfactoria; celebra el sentimiento de haber dejado atr√°s a su antiguo yo, la criatura espiritualmente dormida, sin vida por la ¬ęvida muerta y seca de la sociedad¬Ľ, por una nueva vida espiritual ext√°tica.

A la luz de lo que se ha dicho sobre el trascendentalismo de Thoreau, uno podr√≠a esperar con raz√≥n Walden para empezar exactamente con esa nota de optimismo y buen humor. Esta es una forma adecuada de iniciar la representaci√≥n art√≠stica de Como las un hombre se alej√≥ del estado de ser un ¬ędios arruinado¬Ľ y pas√≥ a un estado de realizaci√≥n similar a un dios. As√≠ comienza una de las ¬ęalardes¬Ľ m√°s sofisticadas y art√≠sticas de la historia de la literatura estadounidense. Y antes de que el estudiante decida llamar al libro obra de un egoc√©ntrico rabioso, se debe ofrecer una palabra m√°s sobre la naturaleza de esta ¬ęjactancia¬Ľ.

En ¬ęThe American Scholar¬Ľ, Emerson describi√≥ las tres etapas b√°sicas de la vida de un trascendentalista: primero, aprende todo lo que tiene m√©rito en la sabidur√≠a del pasado; segundo, establece una relaci√≥n armoniosa con la naturaleza, a trav√©s de la cual puede descubrir verdades √©ticas y comunicarse con lo divino. Con estas dos etapas el Trascendentalista ha desarrollado sus facultades superiores; cultiv√≥ su vida y la ¬ęespiritualiz√≥¬Ľ. (Vemos al narrador de Walden pasar por estas dos etapas en su progreso hacia el renacimiento espiritual.) Despu√©s de cultivar su propio esp√≠ritu, el trascendentalista no est√° ego√≠stamente satisfecho consigo mismo. La tercera etapa que debe intentar, despu√©s de la autorrenovaci√≥n, es la renovaci√≥n de la sociedad en general. Despu√©s de nutrirse de los libros y de la naturaleza, debe tratar de compartir sus logros espirituales con otros hombres que a√ļn no han alcanzado sus estados espirituales perfectos.

Walden puede verse como el intento de Thoreau en esta tercera etapa de la vida trascendental. En √©l, escuchamos al narrador ¬ęfanfarronear¬Ľ reiterando la firme convicci√≥n de que todos los hombres pueden alcanzar la alegr√≠a que √©l siente. Nos muestra v√≠vidamente su vida; √©l ¬ęse jacta¬Ľ de su conquista; y trata con su ejemplo de renovar ¬ęla vida seca y muerta de la sociedad¬Ľ. Entonces, cuando el narrador ¬ępresume¬Ľ no es solo para s√≠ mismo, sino para toda la humanidad. potencial por la grandeza Al igual que los dem√°s trascendentalistas, Thoreau era un fuerte moralista, y una de las caracter√≠sticas m√°s distintivas de la Walden es que el narrador constantemente trata de alertar a sus lectores sobre su potencial para el crecimiento espiritual. As√≠, mientras que el narrador puede cantar en voz alta, a veces pavone√°ndose con orgullo, y puede jactarse de su ¬ęllama clara¬Ľ con un grado de orgullo que se aproxima arrogancia, no debe olvidarse que su propio orgullo debe ser compartido por sus lectores. Si el narrador a veces parece presuntuoso e hip√≥crita, conviene recordar que est√° cantando ¬ępara despertar a los vecinos¬Ľ a sus propia grandeza, no s√≥lo la suya.

La celebraci√≥n de la vida del narrador y su llamado a todos los hombres a reconocer la magnificencia potencial de la vida forman la idea central, o tema unificador, de Walden. Este punto no se puede enfatizar lo suficiente porque, durante m√°s de un siglo, muchas personas, a veces muy inteligentes, han tendido a ignorar este hecho centralmente significativo y han optado por ver Walden De otras maneras. Al considerar los diferentes aspectos de la Walden, estos aspectos no deben oscurecer el n√ļcleo esencial del libro: el proceso por el cual el narrador avanza hacia la realizaci√≥n espiritual.

La forma en que el lector puede mantener este n√ļcleo primero en su mente es abordar Walden como lo que es principalmente: una obra de arte cuidadosamente elaborada unida a un marco po√©tico dise√Īado para apoyar y reafirmar la idea central. Esto se puede hacer f√°cilmente si el lector est√° predispuesto a dos hechos. La primera es que, en primer lugar, Thoreau era un artista, un artista m√°s all√° de ser un devoto de la naturaleza, un naturalista, un economista, un anarquista, un abolicionista o un fil√≥sofo. Desde la d√©cada de 1930, este es el hecho clave sobre Thoreau que han establecido los acad√©micos, y ha sido el factor clave en el ascenso de Thoreau a la prominencia en las letras estadounidenses. Walden es el producto de un hombre pose√≠do por la idea de crear un gran libro. El segundo hecho es que Walden fue el intento m√°s exitoso de Thoreau para crear arte, en la medida en que Walden muestra las cualidades de un gran poema. Si rastreamos el proceso por el cual Thoreau transform√≥ su primera versi√≥n de Walden en la versi√≥n final (esto se puede hacer consultando el manual de J. Lyndon Shanley la fabricaci√≥n de Walden), puede ver c√≥mo la obra cambia de un relato crudo de la vida junto al lago a una obra de arte altamente comprimida, compleja y simb√≥lica.

Por supuesto, uno puede entender el tema central de la Walden sin prestar mucha atenci√≥n a la estructura po√©tica de la obra. Si uno toma la actitud que tiene un cr√≠tico – que ¬ęWalden es una colecci√≥n de dieciocho ensayos que relatan la experiencia de Thoreau en Walden Pond, cerca de Concord, Massachusetts, desde el 4 de julio de 1845 hasta el 6 de septiembre de 1847″- todav√≠a ser√≠a posible llegar al tema de Walden. Pero ver el trabajo simplemente como una colecci√≥n de ensayos es perder la rica textura que Thoreau le dio al trabajo como un todo. La unidad org√°nica y po√©tica y la rica estructura simb√≥lica que cre√≥ Thoreau en Walden es lo que la convierte en una obra muy superior a sus otras obras que presentan temas casi id√©nticos. Y es s√≥lo conociendo la estructura simb√≥lica que uno puede descubrir c√≥mo la ficci√≥n de la obra de Thoreau Walden en √ļltima instancia, es autobiogr√°fico. Es a trav√©s del simbolismo que uno llega a ver que Walden es la proyecci√≥n art√≠stica de Thoreau de sus carencias y necesidades m√°s profundas, necesidades psicol√≥gicas que se satisfacen en la ficci√≥n que vive el narrador de Thoreau.

El t√©rmino ¬ęficci√≥n¬Ľ se utiliza aqu√≠ para describir la del narrador registro de lo que le sucedi√≥ en Walden Pond. Tanto la voz del ¬ęyo¬Ľ del narrador como el mundo que describe deben distinguirse del Thoreau real y del mundo que habitaba mientras escrib√≠a. Walden. Walden es una ficci√≥n, una creaci√≥n imaginativa; no es una ¬ęautobiograf√≠a¬Ľ estricta en el sentido que solemos dar a la palabra. La voz del ¬ęyo¬Ľ que o√≠mos jactarse ¬ętan lujuriosamente como el cantante por la ma√Īana¬Ľ es la representaci√≥n de Thoreau de s√≠ mismo en 1854, como le gustar√≠a ser, como espera ser alg√ļn d√≠a. ¬ŅO es la representaci√≥n de un Thoreau mayor del √©xtasis que sinti√≥ cuando era m√°s joven? Por escrito Walden, √©l est√° tratando de afirmar y tal vez recuperar su antigua felicidad.

Nunca debe olvidarse que siete a√Īos separaron la experiencia real en Walden Pond y la publicaci√≥n de Walden. Como han afirmado muchos cr√≠ticos, estos siete a√Īos fueron testigos de la p√©rdida de Thoreau de la intensa inspiraci√≥n y el √©xtasis en la naturaleza que caracterizaron su juventud. En 1854, Thoreau estaba mirando hacia atr√°s a sus a√Īos de logros espirituales antes de que su idealismo altamente subjetivo comenzara a desvanecerse. Y est√° deseando recuperarlo.

Brevemente, Walden es una especie de libro de deseos. Con la voz del ¬ęyo¬Ľ de Walden, Thoreau fabrica un alter ego ideal, una figura que cumple los deseos, un personaje que es capaz de decir cosas sobre s√≠ mismo que Thoreau desea poder afirmar. En su juventud, Thoreau sinti√≥ una incre√≠ble sensaci√≥n de inspiraci√≥n y realizaci√≥n cada vez que estaba en presencia de la naturaleza. Cre√≠a haber probado emp√≠ricamente el principio del idealismo emersoniano de que lo divino puede experimentarse a trav√©s de la naturaleza. De hecho, Thoreau estaba tan emocionado, tan emocionado por su experiencia sensual y espiritual de la naturaleza, que consider√≥ seriamente la idea de que la naturaleza es realmente Dios. Pas√≥ a Emerson, quien declar√≥ que la naturaleza es el s√≠mbolo de lo espiritual, y propuso que ella es m√°s que un mero s√≠mbolo. En el interior Una semana en los r√≠os Concord y Merrimack, El idealismo de Thoreau super√≥ al de Emerson cuando escribi√≥:

No podemos ya veo ¬ŅDios? ¬ŅDebemos desanimarnos y divertirnos en esta vida, como si fuera una mera alegor√≠a? ¬ŅNo es la Naturaleza, correctamente le√≠da, aquello de lo que com√ļnmente se la considera como un mero s√≠mbolo?

Declaraciones como esta llevaron al reverendo George Ripley a denunciar el ¬ępante√≠smo¬Ľ de Thoreau. La naturaleza lo llen√≥ tanto que tuvo que celebrarla como divina; tan grande era la armon√≠a f√≠sica y espiritual entre √©l y la naturaleza que sinti√≥ que estaba experimentando la divinidad. Y fue a este estado al que quiso volver en 1854. As√≠, en el cl√≠max de la b√ļsqueda del narrador por la armon√≠a con la naturaleza en el cap√≠tulo ¬ęPrimavera¬Ľ, encontramos la voz del ¬ęyo¬Ľ experimentando la expresi√≥n de lo divino en naturaleza. El √©xtasis del que se jacta la voz ¬ęyo¬Ľ en este cap√≠tulo es el √©xtasis que anhela Thoreau. El renacimiento espiritual que el narrador logra en Walden es el objetivo por el cual Thoreau estaba tratando de dise√Īar su vida en 1854.



Deja un comentario