Sobre un ensayo sobre el entendimiento humano.



Sobre Un ensayo sobre el entendimiento humano.

Un ensayo sobre el entendimiento humano. de John Locke es uno de los grandes libros del mundo occidental. Ha contribuido mucho a moldear el curso del desarrollo intelectual, especialmente en Europa y América, desde que se publicó por primera vez en 1690. Pocos libros se han escrito que hayan representado de manera tan adecuada el espíritu de una época o hayan dejado una huella tan grande en tantos campos. .diferentes investigaciones. Aunque el tema principal de Ensayo es primordialmente filosófico, ha tenido una influencia directa en áreas del pensamiento como la educación, el gobierno, la ética, la teología y la religión. De hecho, hay pocas disciplinas en el campo de la educación superior que no hayan sido influenciadas de alguna manera por las ideas expuestas en esta obra monumental.

La importancia del libro est√° bien indicada por el n√ļmero de ediciones que se han publicado. Entre el momento de su primera publicaci√≥n y la muerte del autor, se imprimieron cuatro ediciones, y desde entonces se han publicado m√°s de cuarenta ediciones. Los acad√©micos de cada generaci√≥n sucesiva se han familiarizado con su contenido y, en muchos casos, han dado respuestas similares a las de un libro a los argumentos presentados en √©l.

Porque lo Ensayo Se trata de un tema de vital importancia en todos los campos del conocimiento, y debido a que el autor era muy apreciado por autores y empresarios contemporáneos suyos, el libro se convirtió tanto en objeto de críticas como en motivo de mucho debate. vigoroso. controversias En cierto sentido, esto es lo que Locke esperaba que lograra su escritura. No era dogmático y no pretendía tener una reserva de sabiduría para transmitir a los demás. Más bien, su objetivo era animar a otros a pensar por sí mismos, y lo que tenía que decir era un medio para ese fin. De hecho, una de las mayores ambiciones de Locke en todos sus escritos fue disipar las fuentes de intolerancia y alentar a las personas a promover la causa de la libertad en sus pensamientos y acciones. Muchas de las libertades de las que nos jactamos hoy en el mundo occidental se deben en gran parte a la obra de este hombre.

Entre los críticos que han expresado sus puntos de vista sobre el trabajo de Locke por escrito se encuentran tanto elogios como condenas. Esto se debe en parte al hecho de que no todos interpretaron lo que tenía que decir de la misma manera. Cada crítico vio la obra desde la perspectiva de su propia experiencia y comprensión. Cada uno llegó a él con sus propias presuposiciones, y éstas estaban destinadas a influir en los juicios hechos al respecto. Hasta cierto punto, este es un procedimiento inevitable, y debe tratarse lo mejor posible.

O Ensayo sobre el entendimiento humano fue la primera obra de este tipo que apareció en los tiempos modernos. Fue un intento por parte del autor de hacer una investigación seria y sistemática de los problemas de la epistemología. Marcó un comienzo importante, ya que una vez que la investigación llamó la atención de un respetable grupo de académicos, se convirtió en el tema central de las discusiones filosóficas que tuvieron lugar durante el siguiente siglo y medio. De hecho, el movimiento que comenzó con Locke fue continuado por Berkeley, Leibnitz y otros escritores prominentes. En cierto sentido, alcanzó una culminación en las filosofías de Hume y Kant.

Despu√©s de Kant, el inter√©s por la epistemolog√≠a fue reemplazado en gran medida por otros temas, que dominaron el campo hasta principios del siglo XX. Despu√©s del final de la Primera Guerra Mundial, se desarroll√≥ un nuevo inter√©s en cuestiones relacionadas con la naturaleza y las limitaciones del conocimiento humano, y una vez m√°s los problemas discutidos en el libro de Locke fueron considerados por acad√©micos que trabajaban en muchas √°reas diferentes de la humanidad. experiencia. Si bien es cierto que muchas de las conclusiones de Locke son rechazadas por los fil√≥sofos de hoy, el esp√≠ritu de su investigaci√≥n a√ļn puede considerarse como una caracter√≠stica dominante del pensamiento actual.

Cualquier apreciaci√≥n adecuada del trabajo de Locke debe tener en cuenta las circunstancias en las que se escribi√≥ el libro, as√≠ como el prop√≥sito m√°s amplio que ten√≠a en mente el autor. Muchas de las rese√Īas que se han escrito sobre esto parecen haber descuidado uno o ambos puntos. Por ejemplo, ha sido bastante com√ļn entre los cr√≠ticos de Locke llamar la atenci√≥n sobre el hecho de que se pueden encontrar incongruencias entre diferentes secciones de su obra. Cualquiera que lo haya le√≠do detenidamente debe admitir que se pueden encontrar casos de este tipo al leer todo el libro. Pero al menos una explicaci√≥n parcial de este hecho puede verse en la forma en que fue compuesta.

O Ensayo no fue el producto de un per√≠odo continuo de escritura. Fue producido poco a poco durante un per√≠odo de m√°s de veinte a√Īos. Obviamente, algunos cambios y modificaciones iban a tener lugar a medida que Locke prestaba m√°s atenci√≥n a los temas involucrados. Adem√°s, dej√≥ muy claro a lo largo del Ensayo que no ten√≠a intenci√≥n de tener la √ļltima o √ļltima palabra al respecto. Todo lo que pretend√≠a hacer era registrar los mejores pensamientos que se le ocurrieron en el momento de escribir. Esto lo hizo con la esperanza de que animar√≠a a otros a realizar una investigaci√≥n similar en sus propias mentes.

En una ep√≠stola al lector que constituye una especie de prefacio del libro, Locke nos cuenta c√≥mo se interes√≥ por este tipo de investigaci√≥n. Todo comenz√≥ con una serie de discusiones que tuvieron lugar en compa√Ī√≠a de un peque√Īo grupo de amigos que se reun√≠an peri√≥dicamente para intercambiar puntos de vista sobre temas importantes del d√≠a. Evidentemente, los temas de discusi√≥n inclu√≠an temas como la ciencia, la moral, la religi√≥n y su relaci√≥n entre s√≠ y con otras disciplinas. El hecho de que los miembros del grupo rara vez lleguen a un acuerdo entre ellos y, a menudo, no lleguen a conclusiones definitivas lo llev√≥ a preguntarse qu√© beneficios, si es que alguno, podr√≠an tener estas discusiones. Cuanto m√°s pensaba en ello, m√°s claro se le hac√≠a que cualquier progreso que pudiera lograrse en este sentido solo pod√≠a lograrse considerando cuidadosamente las posibilidades y limitaciones de la mente humana.

Si pudi√©ramos descubrir qu√© es posible que la mente humana sepa y cu√°les son las √°reas que no se pueden conocer, entonces no necesitamos perder el tiempo en estas preguntas sin respuesta. Una vez m√°s, ser√≠a muy √ļtil descubrir las √°reas, si las hay, de las que podemos tener un conocimiento cierto o absoluto, as√≠ como aquellas √°reas en las que nunca podemos obtener m√°s que un conocimiento probable. Fue la b√ļsqueda de estas preguntas lo que condujo a la redacci√≥n del Ensayo. La tarea que se propuso emprender fue mucho m√°s dif√≠cil de lo que inicialmente hab√≠a imaginado, y la reflexi√≥n sobre los temas involucrados durante largos per√≠odos de tiempo llev√≥ a muchos cambios y modificaciones.

O Ensayo en su conjunto es un trabajo extenso, y no es raro que quienes lo leen actualmente se pierdan en los relatos detallados que se incluyen en él. Muchas de las palabras utilizadas tienen un significado ambiguo y las formas en que se utilizan no siempre son coherentes entre sí. Otras dificultades surgen del hecho de que las palabras no necesariamente tienen hoy el mismo significado que cuando Locke escribió. Su propósito era el muy práctico de ayudar a la gente a pensar más claramente sobre los problemas de la vida cotidiana, y como medio para ese fin usaba el lenguaje en el sentido en que generalmente se entendía en ese momento.

Los tecnicismos relacionados con el uso del lenguaje con el que ahora estamos familiarizados no eran reconocidos por el lector promedio en la época de Locke, y esto explica algunos de los malentendidos que han ocurrido con respecto a la interpretación de sus escritos por los críticos más recientes. Pero estas dificultades son relativamente menores y de ninguna manera deben oscurecer el objetivo principal que Locke esperaba lograr.

El objetivo principal que parece haber inspirado todos los principales escritos de Locke fue su intensa devoción por la causa de la libertad humana. Se opuso inalterablemente a la tiranía en cualquier forma que se manifestara. Esto incluía no solo la tiranía política, sino también la tiranía moral y religiosa. La época en que vivió fue testigo de los resultados de la tiranía por parte de las instituciones políticas y religiosas. En el campo del gobierno, la tiranía se había sustentado en la teoría del derecho divino de los reyes. De manera un tanto similar, la autoridad y el prestigio de la iglesia se utilizaron para obligar a las personas a aceptar lo que se les decía que creyeran y hicieran. A todos estos artilugios para controlar la mente y las actividades de los hombres, Locke se opuso. Sus puntos de vista encontraron expresión elocuente en su tratados de gobierno es el Cartas sobre la tolerancia. El mismo objetivo, aunque expresado de manera más indirecta, puede atribuirse a la Ensayo sobre el entendimiento humano.

Dado que la libertad del individuo para pensar y actuar por sí mismo implica necesariamente un sentido de responsabilidad para ejercer esas libertades lo mejor que pueda, cualquier cosa que ayude a preparar a las personas para esta tarea estaría en orden. En opinión de Locke, nada les ayudaría más en este sentido que una mejor comprensión de los procesos que permiten a las mentes humanas llegar a la verdad. Además, una apreciación de las limitaciones de la mente humana fomentaría una actitud de tolerancia hacia las personas con opiniones diferentes y conflictivas. La tolerancia en la sociedad humana tendería a ser una salvaguardia contra la persecución y los males que están necesariamente asociados con ella.



Deja un comentario