Sobre los principios de la moral



Resumen y Análisis Sección I

Resumen

Aquellos que niegan que haya alguna diferencia entre el bien y el mal, junto con aquellos cuyas opiniones sobre la moral son tan fijas que no cambiarán, sin importar las pruebas que se presenten en su contra, es poco probable que se dejen influir por el argumento. Es parte de la sabiduría dejarlos en paz y confiar en que a su debido tiempo recobrarán el juicio y aceptarán la opinión que a la persona promedio le parece tan obvia que nunca se inclina a dudar de ella. Pero la aceptación de la idea de que se puede hacer una distinción válida entre el bien y el mal no resuelve todas las preguntas que surgen cuando se piensa seriamente sobre el origen y el significado de las creencias morales.

Una de las principales cuestiones que se ha asociado durante mucho tiempo a la filosofía moral tiene que ver con la cuestión de si la base de las distinciones morales se encuentra en la razón o en los sentimientos y sentimientos experimentados por los seres humanos. La pregunta es tan antigua como la historia de la filosofía y persiste hasta nuestros días. Entre los antiguos griegos, había quienes consideraban que la moralidad era esencialmente una cuestión de sentimientos y actitudes que una persona mostraba hacia sus semejantes. Al mismo tiempo, había otros que creían que la bondad era principalmente una cuestión de inteligencia.

Estos puntos de vista opuestos se pueden encontrar en casi todos los per√≠odos de la historia humana. Hab√≠a extremistas en ambos lados de la cuesti√≥n. Por un lado, mostraron una fuerte tendencia a hacer de la moralidad una mera cuesti√≥n de sentimientos, mientras que sus oponentes estaban igualmente convencidos de que es meramente una cuesti√≥n de intelecto. Basta una peque√Īa reflexi√≥n para ver que tanto la raz√≥n como los sentimientos son necesarios para la formaci√≥n de juicios morales, pero existen diferencias de opini√≥n en cuanto al lugar respectivo que debe asignarse a cada uno. Es con el prop√≥sito de esclarecer esta importante cuesti√≥n que se realiz√≥ este estudio.

Se puede ver de inmediato que la cuesti√≥n de la raz√≥n o el sentimiento como base de los juicios morales es algo m√°s que una cuesti√≥n acad√©mica. Las consecuencias pr√°cticas que se derivan de estos puntos de vista opuestos son de suma importancia en la estimaci√≥n de los valores de la vida humana. Si los juicios morales se derivan de la raz√≥n, pueden ser verdaderos o falsos. Si se basan √ļnicamente en sentimientos, no puede haber disputa sobre ellos. La verdad es discutible, pero el sabor no lo es. Nuevamente, si los juicios morales son verdaderos en el mismo sentido que las proposiciones en matem√°ticas son verdaderas, no est√°n sujetos a cambio. Los principios de la moral ser√≠an, en ese caso, tan eternos como las leyes de las matem√°ticas. Pero si los juicios morales se derivan de los sentimientos, no permanecen constantes. Ser√°n tan variables como los estados de √°nimo y los sentimientos de los individuos que los hacen.

La pregunta es crucial con respecto al estatus de los principios morales. Abundan los argumentos en apoyo de cada una de estas posiciones opuestas. La propia posición de Hume está definitivamente del lado de aquellos que ponen más énfasis en los sentimientos que en la razón como base de las creencias morales.

Varios de los contemporáneos de Hume, así como sus predecesores, apoyaban la concepción racionalista de la ética y estaba ansioso por corregir los errores que veía en las opiniones que presentaban. Su método para hacer esto estaba en perfecta armonía con el espíritu del empirismo, que estaba siendo enfatizado en las investigaciones científicas de su época.

En contraste con los racionalistas, quienes derivaron sus principios de moralidad haciendo deducciones de supuestos metafísicos, Hume creía que era necesario estudiar los hechos de la experiencia humana y sacar solo aquellas conclusiones que los hechos justificaban. Consideró equivocado el intento de basar la moralidad en la concepción de la naturaleza del universo. Cualquier conocimiento que pueda obtenerse con referencia a la moral debe provenir de una fuente diferente. Por lo tanto, propone comenzar la investigación examinando la forma en que se formaron las ideas morales. Como los principios de benevolencia y justicia han sido ampliamente reconocidos como virtuosos por personas de todas las razas y culturas, comienza con una investigación de los significados asociados con estos términos.

An√°lisis

La primera sección de Investigación es una introducción general al libro como un todo. Hume comienza con una declaración clara del tema principal involucrado en la filosofía ética desde los tiempos de Platón y Aristóteles hasta los días en que vivió. Se puede agregar que los mismos problemas siguen siendo centrales en las discusiones éticas en la actualidad.

El punto principal en cuesti√≥n tiene que ver con la naturaleza de los principios de la moralidad. ¬ŅSon est√°ticos o din√°micos? ¬ŅSiguen siendo los mismos para todas las personas y para siempre, o cambian con las costumbres y condiciones ambientales de las personas que se ven afectadas por ellos? ¬ŅSe derivan de alguna fuente permanente y suprema que nunca cambia, o se derivan de los hechos cambiantes y transitorios de la experiencia humana? ¬ŅLos principios morales se basan en la raz√≥n o en los sentimientos? ¬ŅSe encuentra la base de la moralidad en alguna concepci√≥n metaf√≠sica del universo, o se deriva s√≥lo de los hechos particulares de la experiencia? Estas son las preguntas que los moralistas de todas las √©pocas han tratado de responder, y cualquiera que est√© familiarizado con la literatura moral contempor√°nea sabe que el tiempo presente no es una excepci√≥n.

Es significativo que el t√≠tulo del libro de Hume se llame Investigaci√≥n, porque no ten√≠a la ilusi√≥n de poder pronunciar la respuesta final a todas estas preguntas. Aborrec√≠a el dogmatismo en cualquiera de sus formas y no quer√≠a que pareciera que √©l era culpable de ello al escribir este libro. Sin embargo, ten√≠a algunas convicciones muy definidas sobre la naturaleza de la moralidad, y confiaba en poder exponer al menos algunos de los errores que eran comunes en la literatura √©tica de su √©poca, y as√≠ se√Īalar el camino hacia una comprensi√≥n m√°s adecuada. una de las √°reas m√°s importantes de la existencia humana. Sab√≠a muy bien que lo que ten√≠a que decir no ser√≠a convincente para algunas personas, porque hay muchas personas cuyas mentes se han vuelto tan fijas en aceptar ciertas ideas que ninguna cantidad o calidad de argumento las cambiar√° jam√°s. Por otro lado, hay muchas personas que son intelectualmente honestas y que no dudar√°n en reexaminar sus creencias a la luz de nueva evidencia, y fue a esas personas a las que se dirigi√≥ el mensaje de su libro.

Una de las principales fuentes del dogmatismo en el campo de la moral ha sido la convicción de que las propias creencias son verdaderas y, por tanto, las de las personas que no están de acuerdo son falsas. Fue el supuesto en el que se basan las convicciones de este tipo lo que Hume puso en tela de juicio.

¬ŅEs posible tener creencias sobre lo que es moralmente correcto o incorrecto que en realidad son verdaderas o falsas? La respuesta a esa pregunta depender√≠a, a su juicio, de si las creencias morales son como las que se basan en cuestiones de hecho o las que son meramente de gusto. Lo que se cree sobre cuestiones de hecho puede ser verdadero o falso, pero no es as√≠ con respecto a las cuestiones de gusto. Aparte de nuestras propias experiencias, las √ļnicas creencias de las que podemos estar total o absolutamente seguros son las que se derivan √ļnicamente de la raz√≥n. Las proposiciones en los campos de las matem√°ticas y la l√≥gica son ilustrativas de este tipo de certeza. Las creencias basadas en los hechos de la experiencia pueden tener un alto o bajo grado de probabilidad, pero aquellas basadas en sentimientos personales y asuntos de preferencia individual no pueden ser cuestionadas. Es por esta raz√≥n que no se puede decir que sean verdaderos o falsos.

Para comprender la naturaleza de los principios y creencias morales, es necesario examinar algunos típicos para determinar su origen y la base de su existencia. Como los actos de justicia y benevolencia se encuentran entre los más ampliamente aprobados, comienza con un análisis de los mismos.



Deja un comentario