sobre las moscas



Sobre las moscas

Muchos cr√≠ticos consideran las moscas (Les Mouches) como el drama m√°s eficaz de Sartre. Se trata de compromiso y resistencia, y el tema de la libertad se teje a lo largo de la trama de la pieza. La obra se produjo en 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, y Sartre es elogiado por lograr que su obra pasara la censura nazi; aunque en la superficie este es un drama mitol√≥gico, tambi√©n es un juego pol√≠tico y moral sobre la dif√≠cil situaci√≥n de la esclavitud humana. Sartre escribi√≥ las moscas seg√ļn su deseo de ¬ęescenificar determinadas situaciones que arrojen luz sobre los principales aspectos de la condici√≥n del hombre y hacer part√≠cipe al espectador de la libre elecci√≥n que el hombre hace en estas situaciones¬Ľ. las moscas es la primera obra de Sartre, escrita un a√Īo antes Sin salida, y esto le dio su primera oportunidad popular, a trav√©s del escenario, de comunicar sus ideas a grandes grupos de personas que normalmente no habr√≠an le√≠do sus otras obras. Esto, para Sartre, era la mejor caracter√≠stica del teatro: era un foro formidable para la difusi√≥n de sus pensamientos. Fue, en la d√©cada de 1940, el medio que cumpli√≥ parte del prop√≥sito que cumple la televisi√≥n hoy.

La obra se produjo durante la ocupaci√≥n nazi de Francia en 1943. Es una actualizaci√≥n de un mito (oresteiano) y lleg√≥ como otra contribuci√≥n francesa a la larga lista de dramas oresteianos. La educaci√≥n cl√°sica francesa llev√≥ a menudo a los dramaturgos franceses a utilizar temas griegos y romanos, y en 1873 el poeta Leconte de Lisle escribi√≥ una tragedia sobre Orestes titulada Las Erinias. Despu√©s de √©l, los escritores descubrieron el valor de utilizar mitos para ilustrar problemas contempor√°neos. Esto gener√≥ una corriente de dramas de inspiraci√≥n mitol√≥gica, incluido el de Cocteau. Ant√≠gona (1922), Orfeo (1926), y La m√°quina infernal (1934); por Giraudoux anfitri√≥n 38 (1929), La Guerre de Troie n’aura pas lieu (1935), y el√©ctrico (1937); desde Anouilh Eur√≠dice (1941), Ant√≠gona (1942), y Medee (1943). La idea de una actualizaci√≥n americana del mito de Electra se present√≥ en la obra de Eugene O’Neill El dolor se convierte en Electra (1931), y este drama muestra que los aspectos humanos de la mitolog√≠a son relevantes para la expresi√≥n literaria de cualquier pa√≠s.

La historia b√°sica es esta: Orestes regresa a casa despu√©s de muchos a√Īos de ausencia para encontrar que su madre, Clitemnestra, y su amante, Egisto (su esposo en las moscas), asesin√≥ a Agamen√≥n, el padre de Orestes; ahora se sientan en el trono y esclavizan a la hermana de Orestes, Electra. Ella insta a su hermano a que los mate, lo cual hace, y luego las Furias de la Venganza lo persiguen por el resto de su vida.

En la versi√≥n del mito de Sartre, los personajes se muestran como ¬ęser¬Ľ y ¬ęllegar a ser¬Ľ. Algunos se niegan a comprometerse con una acci√≥n, mientras que otros se comprometen a la fuerza; responsabilidad es un rasgo que nuevamente resulta necesario para escapar de las ¬ęn√°useas¬Ľ de la vida, y cuando los personajes rechazan esta responsabilidad, se ven obligados a aceptar las consecuencias, en forma de moscas. Ya en el libro del √Čxodo de la Biblia, las moscas se utilizan como plaga simb√≥lica de castigo: Egipto: la tierra se corrompi√≥ a causa del enjambre de moscas‚ÄĚ (√Čxodo 8:24). Y, en el siglo V a. grandes tr√°gicos griegos, Esquilo, S√≥focles y Eur√≠pides escribieron versiones de este mito. Los cr√≠ticos han comparado a menudo el tratamiento de Sartre del mito de Orestes con el de Giraudoux: las moscas est√° menos preocupado por la est√©tica literaria que Electro, y Sartre lo utiliza como veh√≠culo para elaborar sus principios existenciales. Critic√≥ a Giraudoux por retratar la esencia humana como una mercanc√≠a fija en oposici√≥n al acto de convertirse, y en una serie de ensayos sobre teatro, describi√≥ cu√°les eran sus ideas sobre el teatro en t√©rminos de situaciones de la vida cotidiana:

Se dedic√≥ a un teatro moral donde habr√≠a conflicto en ¬ęel sistema de valores, √©tica y conceptos del hombre¬Ľ (¬ęForjadores de mitos, Los j√≥venes dramaturgos en Francia¬Ľ, en artes teatrales, XXX, junio de 1946, 324-35).

Rechazó el teatro realista y el pregunta por esto porque el hombre generalmente no está en condiciones de tomar decisiones exactas entre el bien y el mal, la realidad y la ficción, lo moral y lo inmoral, lo real y lo ideal.

El teatro debe ser visto como un rito religioso donde el di√°logo debe dignificarse. Debe haber ¬ęuna rigurosa econom√≠a de palabras… a trav√©s del ritmo del di√°logo, una extrema concisi√≥n en el enunciado: elipses, interrupciones repentinas, una especie de tensi√≥n interna en las oraciones¬Ľ.

Sartre abord√≥ el tema de la elecci√≥n de la propia esencia: ¬ęMuchos autores est√°n volviendo al teatro de la situaci√≥n. No m√°s ‘personajes’; los h√©roes son libertades atrapadas, como todos nosotros. ¬ŅCu√°les son los problemas? Cada personaje no ser√° m√°s que el elecci√≥n de una pregunta y no ser√° m√°s que la pregunta elegida… Cada uno, inventando su propia pregunta, se inventa a s√≠ mismo. El hombre hay que inventarlo todos los d√≠as‚ÄĚ (Situaciones III, 293).

Argument√≥ que el control burgu√©s del teatro debe terminar, que debe liberarse de los rigores de la cr√≠tica y el desaf√≠o de diferentes puntos de vista. Resalt√≥ el significado del acto, diciendo que ¬ęla acci√≥n, en el verdadero sentido de la palabra, es la del personaje; no hay im√°genes en el teatro, sino la imagen del acto, y si se busca la definici√≥n de teatro, hay que preguntarse qu√© es el acto, porque el teatro no puede representar otra cosa que el acto¬Ľ (¬ęM√°s all√° del teatro burgu√©s¬Ľ, traducido por Rima Drell Reck, Rese√Īa del drama de Tulane, V, marzo de 1961, 3-11).

Estas caracter√≠sticas est√°n integradas en sus piezas, y cada pieza tiende a enfatizar un componente individual de su sistema existencial, mientras subraya la acci√≥n con toda su ideolog√≠a. En el interior Sin salida, la idea espec√≠fica que se enfatiza es: ¬ęEl infierno son los otros¬Ľ; en el interior las moscas, el pensamiento principal es: s√≥lo aquellas personas que eligen, act√ļan y aceptan la responsabilidad pueden estar libres de ¬ęn√°useas¬Ľ, libres de remordimientos y libres de moscas.



Deja un comentario