sobre la noche



Sobre Noche

El 14 de mayo de 1955, François Mauriac, novelista francés ganador del Premio Nobel y biógrafo del general Charles de Gaulle, alentó a Wiesel a hablar en nombre de los sobrevivientes del Holocausto. Mauriac asesoró a Wiesel en la publicación de Noche, un documental humanista que el autor y su editor redujeron de más de 800 páginas Un di Velt Hot Geshvign (And the World Remained Silent) para un octavo manuscrito del original, un relato en primera persona sobrio e intenso de su encarcelamiento por parte de las SS nazis. El libro fue traducido del yiddish al francés, renombrado la noche, y dedicado a sus padres y hermana menor.

La rama m√°s personal de la literatura, la autobiograf√≠a consta de diarios, diarios, cartas y memorias. Al igual que las narraciones, las autobiograf√≠as presentan al lector pensamientos y respuestas √≠ntimas desde un √ļnico punto de vista en un momento preciso. En algunos casos, el relato de testigos oculares de incidentes notables triunfa sobre la falta de arte, como es el caso con el Diariamente de Samuel Pepys, un relato fiel pero banal de los acontecimientos diarios durante tres eventos significativos en la historia de Inglaterra: el regreso de la monarqu√≠a inglesa en 1660, el Gran Incendio y la Gran Plaga. En la era moderna, Ana Frank diario de una mujer joven ofrece las observaciones maduras de una joven jud√≠a en un anexo de arriba, escondida de los nazis que invadieron Holanda durante la Segunda Guerra Mundial. Un relato similar proviene de Zlata Filipovich, quien public√≥ un relato de la guerra civil de Bosnia en Diario de Zlata.

En contraste, Noche, Una recreaci√≥n sin adornos de los eventos centrales de la separaci√≥n de Elie Wiesel de sus padres y hermanas, ofrece al lector un comentario significativo sobre la desaparici√≥n de una sola familia en las fauces sedientas de sangre de la monstruosa m√°quina de guerra de Hitler. La inevitabilidad de la muerte y la desesperaci√≥n produce una paradoja: el pat√©tico aislamiento de un joven jud√≠o de sus familiares y su creencia en Dios, y un emotivo rescate de √ļltimo minuto de uno de los trabajadores humanitarios m√°s queridos de Estados Unidos de m√ļltiples episodios de enfermedad. hambre, fatiga y trauma emocional. El estilo incisivo de Noche comparte mucho con otras autobiograf√≠as notables:

  • como benjamin franklin Autobiograf√≠a, El trabajo de Wiesel prescinde del pragmatismo y de la creencia de que los j√≥venes pueden y deben dedicarse a preocupaciones superiores a la frivolidad y la autocomplacencia.
  • Noche compartir con san agustin confesiones una firme comprensi√≥n de la espiritualidad, la fuerza sustentadora que gu√≠a a Elie incluso cuando su mente consciente duda de que una deidad a√ļn pueda existir y permitir que los campos de exterminio cometan asesinatos en masa.
  • En la misma l√≠nea que el examen de hospitalizaci√≥n de Jeanne Wakatsuki Houston en Adi√≥s a Manzanar, Elie Wiesel analiza los rostros y los gestos de los aldeanos, familiares y amigos mientras se preparan para dejar su hogar en Rumania y aceptar un cuartel del gobierno como vivienda improvisada.
  • Con escr√ļpulos paralelos a los de Yoko Kawashima Watkins en Tan lejos de la arboleda de bamb√ļ, El joven Elie describe el √ļltimo vistazo de un amado padre que ha dado generosamente su tiempo, recursos y valiosos consejos para equipar a su hijo para un destino amargo en medio de opresores de coraz√≥n de piedra.
  • Adem√°s, Elie Wiesel se hace eco de la franqueza de James Joyce, factor central del √©xito de Un retrato del artista cuando era joven, una obra que revela revelaciones igualmente honestas y dolorosas basadas en un conjunto de valores inmaduros e inexpertos.

Como reconstrucción del yo del autor en un momento crucial de la historia mundial, Noche demuestra la voluntad del narrador de enfrentarse a una muerte segura y aferrarse a los restos de cordura que le quedan. El dominio de los detalles de Wiesel obliga al lector a observar perros feroces, escuchar los gritos de un viejo rabino confundido, oler el miedo en los evacuados que huyen y corren en la noche hacia un destino desconocido, escuchar una melodía de Beethoven atravesar la noche y toca la forma fría y quieta del violinista que gastó lo que le quedaba de su arte en una bendición musical sobre una escena de crueldad salvaje.



Deja un comentario