Sobre la mujer guerrera



Sobre la mujer guerrera

la mujer guerrera, una obra que desaf√≠a la clasificaci√≥n f√°cil, no es ni enteramente una obra de ficci√≥n ni, estrictamente hablando, una autobiograf√≠a. Una inteligente combinaci√≥n de fantas√≠a, recuerdos de la infancia, folclore e historia familiar, el trabajo de Kingston es revolucionario precisamente porque trasciende los g√©neros. Sus habilidades literarias, visi√≥n y estilo √ļnicos la establecieron como una de las escritoras estadounidenses m√°s importantes de finales del siglo XX. Obra a la vez hist√≥rica, ficticia, biogr√°fica e imaginativa, la mujer guerrera se estudia no solo en las clases de literatura inglesa, sino tambi√©n en antropolog√≠a, estudios de la mujer, sociolog√≠a, folclore y estudios estadounidenses y √©tnicos, as√≠ como en historia.

dos razones por las que la mujer guerrera dif√≠ciles de etiquetar son la falta de una trama estrictamente lineal, con la historia de cada cap√≠tulo independiente e independiente de otros cap√≠tulos, y su contenido, que se siente tan diferente de las memorias tradicionales. Si bien muchas obras autobiogr√°ficas estadounidenses, como La autobiograf√≠a de Benjam√≠n Franklin y La autobiograf√≠a de Malcolm Xdetallar las luchas de sus protagonistas, que a menudo pasan de un estatus m√°s bajo en la sociedad a alcanzar el √©xito, la mujer guerrera funciona de manera diferente. Kingston brinda poca informaci√≥n sobre su edad adulta posterior a la universidad y su exitosa carrera como maestra. ausente de la mujer guerrera es un episodio conspicuo y claramente definido de alcanzar una etapa exitosa en la vida, ya sea financiera, religiosa o de otro tipo, que se ve t√≠picamente en muchas otras autobiograf√≠as estadounidenses. En cambio, Kingston presenta la escritura de su propia autobiograf√≠a como su √©xito, su acto cat√°rtico de hacer las paces con su familia y la sociedad, y obtener una comprensi√≥n de s√≠ misma, qui√©n es y d√≥nde encaja en el mundo que la rodea. Los lectores que esperan una historia sobre c√≥mo lograr el √©xito seg√ļn lo define la mitolog√≠a estadounidense est√°ndar, el sue√Īo americano, a veces encuentran la mujer guerrera decepcionante.

Por su parte, Kingston considera la mujer guerrera una autobiograf√≠a en la tradici√≥n literaria americana. En una entrevista de 1987 con Paula Rabinowitz, en la que analiza tanto la mujer guerrera y hombres de chinaKingston afirma: ¬ęEstoy tratando de escribir un idioma estadounidense que tenga acento chino… Estaba reclamando el idioma y la literatura en ingl√©s para contar nuestra historia como estadounidenses. Sin embargo, es ingl√©s estadounidense¬Ľ.

En √ļltima instancia, debido a la naturaleza posmoderna o conscientemente fragmentada de la mujer guerrera, la autobiograf√≠a muy personal de Kingston tiene un car√°cter muy occidental. Es muy consciente de que su autobiograf√≠a es muy subjetiva y que s√≥lo puede presentar su versi√≥n de los hechos, no una versi√≥n sancionada o aprobada oficialmente por toda la comunidad chino-estadounidense. Como tal, la mujer guerrera puede considerarse una obra posmoderna debido a su autoconciencia de presentar solo una interpretaci√≥n de la verdad, que es un principio del movimiento literario posmoderno. Por ejemplo, al comienzo del √ļltimo cap√≠tulo de las memorias, ¬ęA Song for a Barbarian Reed Pipe¬Ľ, Kingston confiesa que su versi√≥n de los hechos es a menudo su propia interpretaci√≥n de lo que escucha de otra persona en lugar de lo que ha experimentado en primera mano Ella sugiere un paralelo entre ella y los legendarios ¬ęfabricantes de nudos¬Ľ chinos que ¬ęataban cuerdas a botones y ranas y cuerdas a tiradores de campanas. Hab√≠a un nudo tan complicado que cegaba al hacedor de nudos. Finalmente, un emperador prohibi√≥ este cruel nudo ¬ę, y los nobles ya no pod√≠an ordenar. Si hubiera vivido en China, habr√≠a sido un fabricante de nudos fuera de la ley¬Ľ. La historia de tu vida es como un nudo tan complicado que nunca podr√° ser desatado y enderezado.

Mientras que otros autobi√≥grafos tienden a presentar sus historias de vida como hechos, Kingston socava su propia autoridad como narradora al enfatizar su subjetividad. Incita a los lectores a alejarse del texto para reflexionar sobre alguna implicaci√≥n o subtexto m√°s profundo. Por ejemplo, a diferencia de los otros cap√≠tulos, ¬ęIn the Western Palace¬Ľ est√° escrito en tercera persona y, dadas las suposiciones com√ļnmente aceptadas sobre la naturaleza de la autobiograf√≠a, o ¬ęrecuerdos¬Ľ, como la mujer guerrerasugiere el t√≠tulo completo, supondr√≠amos que el cap√≠tulo relata objetivamente la realidad. Sin embargo, al declarar al comienzo del pr√≥ximo cap√≠tulo que ella no presenci√≥ personalmente los eventos en ¬ęAt the Western Palace¬Ľ, Kingston traiciona su propia subjetividad. Los detalles representados en ¬ęAt the Western Palace¬Ľ son obra del propio Kingston, dise√Īados para ilustrar su propia agenda y revelar una verdad subyacente: la autobiograf√≠a es tan imaginada y ficticia como f√°ctica. Las memorias de Kingston, tan profundamente conscientes de s√≠ mismos y de sus limitaciones, est√°n llenas de una subjetividad que es el sello distintivo de un texto posmodernista.



Deja un comentario