Sobre Gigantes en la Tierra



Sobre gigantes en la tierra

Tiempo gigantes en la tierra trata de los pioneros noruegos en las Grandes Llanuras en la segunda mitad del siglo XIX, es, en cierto sentido, una historia de todos los pioneros americanos que les precedieron en occidente, y forma parte de la historia de la conquista del continente .

Por cada pionero exitoso, desde Daniel Boone hasta Sutter en California, probablemente hubo dos que se quedaron en el camino, física o emocionalmente. Per Hansa es la encarnación del verdadero pionero, el hombre fuerte que mira hacia el futuro y ve una vida dorada por delante, mientras que Boina, su esposa, está desgarrada por las dudas, anhela lo que queda y solo quiere alejarse. En un sentido más profundo, posiblemente sea la historia del hombre de las cavernas y la mujer de las cavernas: el macho que buscaba nuevas aventuras y la hembra que solo quería una cueva cómoda para criar a sus crías.

La grandeza de no est√° en el esqueleto de la historia, que es bastante simple, sino en la forma en que el autor Ole Edvart R√∂lvaag logra sacar a la luz las emociones engendradas en cada uno de los pioneros, c√≥mo reaccionaron ante la soledad y la desolaci√≥n de la pradera y c√≥mo se adaptaron o no a ella, seg√ļn el caso.

La conquista del continente fue un gran triunfo americano, pero tambi√©n se cobr√≥ su precio en vidas humanas, miseria y desastre. Lo maravilloso de todo es que hab√≠a personas dispuestas a arriesgar todo lo que amaban para construir una nueva vida. Tomemos un solo caso en esta novela: ¬Ņqu√© diablos impuls√≥ al noruego con una esposa enferma y nada a su nombre a dirigirse al oeste? Acababa de enterrar a un ni√Īo en una tumba desconocida en la pradera y no ten√≠a idea de a d√≥nde iba. Per Hansa lo llama ¬ęvagabundo¬Ľ, pero en otro sentido fue un verdadero pionero.

Nadie ha explicado satisfactoriamente de d√≥nde se origin√≥ el sentimiento del ¬ęesp√≠ritu fronterizo¬Ľ, pero floreci√≥ con el cruce de las monta√Īas Allegheny despu√©s de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Quiz√° los primeros colonos que llegaron desde la confinada isla de Gran Breta√Īa quedaron deslumbrados por la idea de una tierra interminable que se extend√≠a ante ellos, o posiblemente fue simplemente un malestar que se apoder√≥ de ellos en este nuevo pa√≠s. En cualquier caso, naci√≥ la raza.

Hab√≠a poco para recomendar la vida, y el estadounidense de hoy estar√≠a horrorizado por la forma en que vivi√≥ un antepasado pionero. La tragedia era casi un hecho cotidiano y el hambre un compa√Īero constante. Beveridge, en su la vida de lincoln, nos cuenta algunas de las dificultades sufridas por la familia de nuestro gran presidente. No es una historia agradable. Aunque esta novela se publica cien a√Īos despu√©s, prevalecen muchas de las mismas condiciones. Es comprensible que Beret se volviera loca en condiciones que solo conoc√≠a en pesadillas, y probablemente fue cierto para cientos de otras mujeres pioneras que soportaron la naturaleza mientras sus maridos literalmente tallaban sus sue√Īos. Para el hombre fuerte, la acci√≥n f√≠sica era la panacea, pero eso no se aplicaba a las mujeres que anhelaban algo m√°s. Algunos se volvieron duros e insensibles, pero la mayor√≠a acept√≥ su suerte y se afan√≥, sufri√≥ y muri√≥ para poder criar a sus hijos en la tierra prometida que imaginaron sus hombres.

Si bien las historias no son similares, es interesante notar que Knut Hamsun, el gran escritor noruego y ganador del Premio Nobel, escribió varias historias sobre los pioneros noruegos en su propio país. el clasico es crecimiento del suelo, en el que una pareja labra una finca en territorio virgen. Los protagonistas son personas resilientes, similares a los inmigrantes noruegos que conquistaron las Grandes Llanuras de este país, y se puede trazar un paralelo.

Los noruegos que se asentaron en las Grandes Llanuras fueron una parte peque√Īa pero vital de los inmigrantes que invadieron Ellis Island en el siglo XIX y enriquecieron a Estados Unidos. R√∂lvaag sabe sobre lo que escribe, y escribe con cuidado y comprensi√≥n.

R√∂lvaag era √©l mismo un vikingo del linaje Per Hansa. Nacido entre pescadores en 1876, en la isla de Donna, al borde del C√≠rculo Polar √Ārtico, hab√≠a sido pescador en las islas Lofoten desde los catorce a√Īos, una de las profesiones m√°s duras. En 1896, vino a los Estados Unidos, prob√≥ la agricultura en Dakota del Sur y luego decidi√≥ estudiar en St. Colegio Olaf en Minnesota. Despu√©s de continuar sus estudios en la Universidad de Oslo en Noruega, regres√≥ a su alma mater estadounidense y finalmente se convirti√≥ en profesor de literatura noruega.

B√°sicamente, este es un libro extra√Īo, ya que fue escrito por alguien que tiene antecedentes europeos, pero escribe sobre Am√©rica, una Am√©rica a la que inmigr√≥ como los personajes de este libro. Su objetivo es obviamente contar las contribuciones que los noruegos han hecho a la construcci√≥n de su tierra adoptiva, y en esto lo logra admirablemente.

Sin embargo, a pesar de que la escena es América, la historia no lo es. Rölvaag está más interesado en la psicología que en la trama. La historia es una de los pioneros en las Grandes Llanuras y las condiciones físicas que se ven obligados a conquistar, pero en el fondo, Rölvaag está más interesado en lo que significa ser pionero en términos de angustia mental que en los hechos básicos de la dificultad de forjar una casa. del desierto.

Per Hansa es el verdadero pionero, el hombre de fuerza y ‚Äč‚Äčpragmatismo. Para √©l, la pradera es un desaf√≠o que debe afrontar con las armas a su disposici√≥n. En esto tiene tanto √©xito como cualquiera, pero no le preocupan los significados m√°s profundos de llegar a una tierra desconocida. Por otro lado, su esposa, Beret, est√° atormentada por haber sido apartada de todo lo que conoc√≠a y, en cierto sentido, es un fracaso como esposa pionera. Apropiadamente, si consideramos que la filosof√≠a n√≥rdica es bastante sombr√≠a, es ella quien destierra a su esposo en la ventisca para que los antiguos dioses puedan ser apaciguados y la gran pradera satisfecha. Este no es un tema poco com√ļn en la literatura n√≥rdica, aunque quiz√°s no en este contexto exacto.

Muchos observadores han comentado sobre la extra√Īa aparente contradicci√≥n de que un noruego escriba una gran novela estadounidense. Pero debe tenerse en cuenta que esta es una novela sobre un aspecto de la vida y la historia de los Estados Unidos, y aunque originalmente fue escrita en noruego, se trata de los noruegos-estadounidenses y la cuenta alguien que deber√≠a saber m√°s sobre ellos que, por ejemplo, , un irland√©s-estadounidense.

Esta no es la √ļnica novela que se ha escrito sobre los primeros pobladores de las Grandes Llanuras. La gran escritora estadounidense Willa Cather escribi√≥ una novela sobre los colonos de las Grandes Llanuras llamada ¬°Oh pioneros! que contaba un poco la misma historia que esta, pero estaba ubicada en Nebraska.

Los críticos se preguntan si gigantes en la tierra debe considerarse como una obra de literatura noruega o literatura estadounidense. El problema parece ser académico. Este es un trabajo de un noruego-estadounidense sobre América.

Es interesante notar que esta novela sobre los estadounidenses en América se escribió originalmente en noruego, se publicó por primera vez en Noruega y luego se tradujo al inglés.

En cualquier discusión sobre el estilo de escritura de Rölvaag, debe recordarse que escribió en noruego, su idioma nativo, y que este, su trabajo clásico, es una traducción al inglés. Mientras que un buen traductor presumiblemente puede incorporar muchos elementos del original, un análisis crítico del estilo de una traducción es obviamente imposible a menos que el crítico esté versado en el idioma de la versión original, e incluso entonces parece que la crítica sería de gran utilidad. la traducción más que el estilo de escritura.

En esta traducción al inglés, en la que el propio Rölvaag ayudó, parece que escribió de manera concisa y sin adornos innecesarios. Una vez más, recordamos las novelas de Knut Hamsun, que, al menos en sus traducciones al inglés, son obras maestras de escritura sencilla. Por otro lado, el Premio Nobel de Sigrid Undset Kristin Lavransdatter -de nuevo en su traducción al inglés- es mucho más complejo.

Baste decir que esta novela tiene pocas guindas en el pastel de la historia. Est√° contada de manera directa, lo que encaja admirablemente con el estado de √°nimo y el lugar de la historia.



Deja un comentario