sobre el principe



Sobre El principe

El principe Est√° ambientado en el contexto del Renacimiento italiano, un per√≠odo de intensa actividad en el arte, la ciencia y la literatura. Rica, sofisticada y culta, Italia fue el centro del logro intelectual en el mundo occidental, y acad√©micos y artistas de toda Europa acud√≠an en masa para empaparse de su atm√≥sfera embriagadora. Incluso hoy en d√≠a, los logros de los artistas y pensadores italianos se valoran por su belleza y originalidad. Miguel √Āngel y Leonardo da Vinci fueron contempor√°neos de Maquiavelo, y la propia Florencia, con su famosa catedral, fue una de las capitales del arte renacentista.

También fue un período de cambio religioso. La decadencia y corrupción de la Iglesia Católica, ejemplificada por la conducta del Papa Alejandro VI, provocó una reacción violenta contra la autoridad católica. En Alemania (en ese momento, Sacro Imperio Romano Germánico), la Reforma protestante cobraba fuerza, encabezada por Martín Lutero, el famoso reformador alemán. En la política también se estaba gestando un cambio. Los territorios feudales dispersos de la época medieval estaban pasando lentamente a estar bajo un liderazgo centralizado, de modo que los contornos de lo que se convertirían en las naciones europeas modernas se estaban volviendo visibles. Nacía el concepto moderno del Estado. La guerra era la herramienta más valiosa del gobernante en esta lucha por crear naciones unificadas. Las complejidades de la política europea durante este período pueden llenar, y llenaron, grandes libros.

Sin embargo, dado que Maquiavelo extrae muchos de sus ejemplos de El principe de la pol√≠tica italiana contempor√°nea, una breve introducci√≥n a la enredada historia de la participaci√≥n extranjera en Italia es √ļtil para comprender mejor el libro. La creciente humillaci√≥n de Italia ante las repetidas invasiones y la duplicidad interna fue motivo de intenso resentimiento para muchos pensadores italianos. Es esta situaci√≥n la que lleva a Maquiavelo a hacer su apasionado pedido de un l√≠der fuerte para liberar a Italia de la dominaci√≥n ¬ęb√°rbara¬Ľ en el Cap√≠tulo 26.

Italia estaba compuesta por cinco poderes pol√≠ticos principales: Florencia, Mil√°n, Venecia, los Estados Pontificios (incluida Roma) y el Reino de N√°poles en el extremo sur de la pen√≠nsula italiana. N√°poles, en particular, ha tenido una historia problem√°tica, con potencias como Francia, Espa√Īa y los papas que la reclaman bajo varias formas din√°sticas. El per√≠odo anterior a 1494 fue relativamente pac√≠fico y pr√≥spero, con las diversas potencias italianas en general bien equilibradas entre s√≠.

Los eventos que trajeron tanta agitaci√≥n a la √©poca de Maquiavelo se desencadenaron cuando Ludovico Sforza, duque de Mil√°n, invit√≥ a las fuerzas francesas a Italia, ofreciendo apoyar las reclamaciones francesas sobre el Reino de N√°poles y esperando, a cambio, conquistar territorio de los venecianos con la ayuda. de tropas francesas. El rey franc√©s, Carlos VIII, invadi√≥ en 1494. Aunque fue expulsado menos de un a√Īo despu√©s por una coalici√≥n italiana a la que se uni√≥ el propio Sforza, en su primera entrada en Italia Carlos pr√°cticamente no encontr√≥ resistencia, hecho que no pas√≥ desapercibido. otros l√≠deres europeos. Maquiavelo se√Īala esto en el Cap√≠tulo 12 cuando menciona que Carlos pudo conquistar Italia con solo un trozo de tiza.

Unos a√Īos m√°s tarde, el sucesor de Carlos, el rey Luis XII, tambi√©n ten√≠a planes para Italia. Louis afirm√≥ que ten√≠a un derecho hereditario al Ducado de Mil√°n a trav√©s de su relaci√≥n con la familia Visconti, que hab√≠a gobernado Mil√°n antes que la familia Sforza. El inter√©s de Luis por el territorio italiano coincidi√≥ con las ambiciones de la poderosa familia Borgia. El Papa Alejandro VI, nacido Rodrigo Borgia, quer√≠a hacer de su hijo Cesare una fuerza en Italia. Para ello, necesit√≥ la ayuda de los ej√©rcitos franceses. Louis, mientras tanto, necesitaba favores que solo un Papa pod√≠a obtener. Para consolidar su posici√≥n en Francia, Luis necesitaba casarse con la viuda de Carlos, Ana de Breta√Īa, pero no pudo hacerlo hasta que se anul√≥ su matrimonio con su actual esposa. Tambi√©n quer√≠a que uno de sus asesores, el arzobispo Georges d’Amboise, fuera nombrado cardenal para que eventualmente fuera candidato al papado. A cambio de estos favores, Luis acord√≥ ayudar a Alejandro y C√©sar a conquistar la regi√≥n de Roma√Īa y emprender una campa√Īa contra el Reino de N√°poles, que tanto Francia como el Papa reclamaban. Louis tambi√©n fue instigado por los venecianos, que quer√≠an vengarse de Sforza y ‚Äč‚ÄčMil√°n. Luis invadi√≥ y captur√≥ Mil√°n de manos de Sforza en 1499. Muchos consideraron una justicia po√©tica que Sforza hubiera sido privado de su ducado por las mismas fuerzas que hab√≠a invitado por primera vez a Italia.

Sin embargo, el control de Louis sobre N√°poles fue d√©bil. Inicialmente instal√≥ un gobernante t√≠tere en N√°poles (su primo Federico de Arag√≥n), pero lleg√≥ a un acuerdo secreto para dividir el reino con el rey Fernando de Espa√Īa, quien tambi√©n reclam√≥ un derecho hereditario sobre N√°poles. Fernando r√°pidamente reneg√≥ del acuerdo y expuls√≥ a las fuerzas francesas de N√°poles. Aun as√≠, los franceses todav√≠a controlaban gran parte de Italia. Cesare Borgia pudo haber amenazado el poder franc√©s en Italia despu√©s de su √©xito en la regi√≥n de Roma√Īa, pero la repentina muerte de su padre lo dej√≥ sin recursos ni influencia.

Despu√©s de que el sucesor de Alejandro VI, P√≠o III, muriera despu√©s de menos de un mes en el cargo, el cardenal Giuliano della Rovere se convirti√≥ en el Papa Julio II en 1503. Julio recibe varias menciones en la narrativa de Maquiavelo. Como se√Īala Maquiavelo, era tan belicoso y ambicioso como Alejandro, pero su objetivo siempre fue aumentar el poder de la iglesia, no engrandecer a su propia familia. A diferencia de Alejandro, era un buen administrador del dinero y los recursos y ejerc√≠a moderaci√≥n en sus h√°bitos personales. Tambi√©n fue un pol√≠tico astuto.

En el vac√≠o de poder que qued√≥ tras la ca√≠da del poder de los Borgia, Venecia hab√≠a conquistado parte de la regi√≥n de Romagna que tradicionalmente hab√≠a pertenecido al papado, y tambi√©n estaban desafiando la autoridad de Julio en asuntos espirituales. En 1508, Julio form√≥ la Liga de Cambrai, que inclu√≠a a Francia, Espa√Īa y el Sacro Imperio Romano Germ√°nico, con el objetivo de volver a poner a los venecianos en su lugar. Los ej√©rcitos venecianos fueron derrotados en la Batalla de Agnadello (a la que Maquiavelo se refiere como Vail√†) y los territorios conquistados de Venecia se perdieron. Poco despu√©s, Julius, que tem√≠a el dominio franc√©s sobre Italia, se puso a trabajar para sacarlos. Durante este per√≠odo, Louis tuvo a Julius a su merced en m√°s de una ocasi√≥n, pero nunca aprovech√≥ su ventaja, un movimiento que critica Maquiavelo. Los esfuerzos de Julio culminaron en la formaci√≥n de la Liga Santa, que inclu√≠a las fuerzas combinadas de los venecianos, el Sacro Imperio Romano Germ√°nico, los suizos, los ingleses y los espa√Īoles. A pesar de una desastrosa derrota en la Batalla de R√°vena, la Liga finalmente expuls√≥ a Luis y sus ej√©rcitos en 1512, dej√°ndolo fuera del poder en Italia. Maquiavelo alude a este hecho en el cap√≠tulo 3 de El principe cuando comenta que hizo falta todo el mundo para privar a Luis XII de sus conquistas italianas.

Los florentinos fueron durante mucho tiempo aliados de los franceses. El gobierno de Soderini apoy√≥ a Luis hasta el final y contra todo consejo, incluso cuando los franceses se retiraban de Italia. Su lealtad los dej√≥ a merced del papa Julio y sus aliados espa√Īoles, y esto condujo directamente a la ca√≠da de la rep√ļblica florentina a la que sirvi√≥ Maquiavelo durante tantos a√Īos.



Deja un comentario