Sobre el alcalde de Casterbridge



Sobre El alcalde de Casterbridge

En cada p√°gina de las novelas de Wessex de Hardy, se muestra la influencia de la educaci√≥n, la formaci√≥n regional y los estudios de arquitectura de Hardy. Sus personajes son a menudo primitivos, como es el caso de El alcalde de Casterbridge – y mostrar todas las pasiones, odios, amores y celos que la vida r√ļstica parece inspirar. Sin embargo, estos personajes son siempre reales, ya que se basan en personas con las que creci√≥, personas de las que hab√≠a o√≠do hablar en leyendas y baladas, personas cuyas tr√°gicas historias hab√≠a desenterrado durante su aprendizaje de arquitectura. Tambi√©n hay pasajes largos, bien elaborados y descriptivos del campo circundante, edificios, carreteras, comercio y diversiones que conforman el entorno de Casterbridge. Es la naturalidad de Hardy al tratar con este entorno particular, al que llam√≥ ¬ęWessex¬Ľ, lo que nos tranquiliza e infunde a la obra una vida y una realidad propias.

La filosof√≠a de Hardy dramatiza la condici√≥n humana como una lucha entre hombre y hombre, y entre el hombre y su destino. Por lo general, es el destino, o las fuerzas arbitrarias del universo, el que gana. El destino es todopoderoso, y en su ceguera el sufrimiento humano no tiene importancia. Esta malevolencia del destino ciertamente parece a veces demostrarse en El alcalde de Casterbridge. Sin embargo, la v√≠ctima del destino, Henchard, es tambi√©n el mayor transgresor contra la moralidad, lo que indicar√≠a un prop√≥sito en el sufrimiento que soporta. Adem√°s, la novela termina con una nota de esperanza debido a la fuerza de voluntad de Henchard y su determinaci√≥n de sufrir y privarse para expiar sus pecados. Es este elemento el que hace del libro una consecuencia √ļnica de la filosof√≠a de Hardy.

Ya sea que el pesimismo de Hardy parezca v√°lido o no, debe recordarse que durante su vida, el El origen de las especies socav√≥ el concepto prevaleciente de la ascendencia divina del hombre; la ¬ęalta cr√≠tica¬Ľ recre√≥ figuras b√≠blicas como seres humanos, no deidades; la ciencia ha revertido las opiniones y supersticiones prevalecientes; y la vida en general se volvi√≥ m√°s r√°pida, m√°s dura, menos preocupada por la belleza y el arte y m√°s preocupada por la econom√≠a pr√°ctica. Hardy, como producto de su √©poca, se vio profundamente afectado por los cambios violentos y las fuerzas que parec√≠an sacudir al hombre como un mu√Īeco de trapo. Era natural que los acontecimientos de su tiempo hubieran creado en √©l un profundo pesimismo, pero tambi√©n fue una virtud ejemplar de su esp√≠ritu que en una de sus mejores obras, El alcalde de Casterbridge, present√≥ la soluci√≥n al dilema: el hombre vencer√° porque tiene nobleza y fuerza para resistir.



Deja un comentario