SEXTA PARTE: 8 de agosto de 1944



Resumen y an√°lisis SEXTA PARTE: 8 de agosto de 1944

Resumen

Marie-Laure escucha a un extra√Īo entrar en su casa. Ella reconoce el sonido de √©l cojeando; conoci√≥ a von Rumpel cuando √©l la sigui√≥ a la gruta, pero la narraci√≥n no revela este primer encuentro hasta la Parte Novena. Sube al sexto piso y luego al √°tico a trav√©s de la puerta falsa en la parte trasera del armario. Von Rumpel registra la casa, sin darse cuenta de la puerta falsa dentro del armario. Encuentra el modelo de madera de Saint-Malo en la habitaci√≥n de Marie-Laure y concluye que el diamante del Mar de Llamas debe estar escondido dentro. Marie-Laure se esconde en el desv√°n, tratando de no hacer ruido, aunque tiene un hambre desesperada y quiere abrir una de sus latas de comida.

Bajo los escombros del Hotel das Abelhas, muere Bernd; sus √ļltimas palabras son sobre su padre. Werner, tratando de sacudirse los pensamientos sobre la muerte de Bernd y su propia familia, trabaja en la radio. Eventualmente lo arregla pero solo escucha est√°tica. Busca una frecuencia que est√° transmitiendo.

An√°lisis

La historia de Bernd sobre su padre es de arrepentimiento. Había ido a visitar a su padre mientras estaba de licencia por la guerra, pero luego se fue repentinamente, a pesar de que no tenía a dónde ir. Para Werner, la idea de tomar una decisión egoísta que lo perjudique a él y a su familia no es nada nuevo. Siente que hizo algo similar cuando dejó a su hermana en Zollverein para ir a Schulpforta, y cuando la excluyó de su vida porque rara vez le escribía. Aunque son los pensamientos de Jutta los que lo inspiran a intentar arreglar la radio, Werner borra sus recuerdos mientras trabaja porque son demasiado dolorosos.

Tanto Werner como Marie-Laure est√°n atrapados en lugares con radios. Estas radios crean una sensaci√≥n ir√≥nica de aislamiento y conexi√≥n simult√°neos. Para Marie-Laure, que tiene miedo de hacer ruido por culpa de von Rumpel, la radio parece un v√≠nculo in√ļtil con el mundo exterior. Inicialmente, la radio de Werner no funciona, e incluso cuando lo hace, no hay forma de saber c√≥mo una transmisi√≥n podr√≠a ser √ļtil para Werner y Volkheimer.



Deja un comentario