SEXTA PARTE: 8 de agosto de 1944



Resumen y análisis SEXTA PARTE: 8 de agosto de 1944

Resumen

Marie-Laure escucha a un extra├▒o entrar en su casa. Ella reconoce el sonido de ├ęl cojeando; conoci├│ a von Rumpel cuando ├ęl la sigui├│ a la gruta, pero la narraci├│n no revela este primer encuentro hasta la Parte Novena. Sube al sexto piso y luego al ├ítico a trav├ęs de la puerta falsa en la parte trasera del armario. Von Rumpel registra la casa, sin darse cuenta de la puerta falsa dentro del armario. Encuentra el modelo de madera de Saint-Malo en la habitaci├│n de Marie-Laure y concluye que el diamante del Mar de Llamas debe estar escondido dentro. Marie-Laure se esconde en el desv├ín, tratando de no hacer ruido, aunque tiene un hambre desesperada y quiere abrir una de sus latas de comida.

Bajo los escombros del Hotel das Abelhas, muere Bernd; sus últimas palabras son sobre su padre. Werner, tratando de sacudirse los pensamientos sobre la muerte de Bernd y su propia familia, trabaja en la radio. Eventualmente lo arregla pero solo escucha estática. Busca una frecuencia que está transmitiendo.

Análisis

La historia de Bernd sobre su padre es de arrepentimiento. Hab├şa ido a visitar a su padre mientras estaba de licencia por la guerra, pero luego se fue repentinamente, a pesar de que no ten├şa a d├│nde ir. Para Werner, la idea de tomar una decisi├│n ego├şsta que lo perjudique a ├ęl y a su familia no es nada nuevo. Siente que hizo algo similar cuando dej├│ a su hermana en Zollverein para ir a Schulpforta, y cuando la excluy├│ de su vida porque rara vez le escrib├şa. Aunque son los pensamientos de Jutta los que lo inspiran a intentar arreglar la radio, Werner borra sus recuerdos mientras trabaja porque son demasiado dolorosos.

Tanto Werner como Marie-Laure est├ín atrapados en lugares con radios. Estas radios crean una sensaci├│n ir├│nica de aislamiento y conexi├│n simult├íneos. Para Marie-Laure, que tiene miedo de hacer ruido por culpa de von Rumpel, la radio parece un v├şnculo in├║til con el mundo exterior. Inicialmente, la radio de Werner no funciona, e incluso cuando lo hace, no hay forma de saber c├│mo una transmisi├│n podr├şa ser ├║til para Werner y Volkheimer.



Deja un comentario