Secciones 45-47



Resumen y an√°lisis Secciones 45-47

La sección narrada por Moseley se presenta como un contraste final con la sección posterior narrada por MacGowan, el farmacéutico de Jefferson. Cada farmacéutico funciona como un comentario sobre el otro. Esta sección también juega un papel importante al brindarle al lector la perspectiva externa que nuevamente se necesita. Durante mucho tiempo nos quedamos con la familia Bundren. De repente, nos queda claro que Addie es solo un cadáver en descomposición que ahora tiene ocho días bajo un cálido sol de julio en Mississippi.

A través de las respuestas indignadas del sheriff Mottson y el farmacéutico, obtenemos una visión imparcial de los Bundren, lo que nos ayuda a prepararnos para la reacción de Darl en las próximas secciones. Y finalmente, que los Bundren estén comprando hormigón para arreglar la pierna de Cash nos recuerda la incompetencia de toda la familia Bundren, y nuestra opinión se ve confirmada por el horror del sheriff ante la idea de que los Bundren lleven a cabo tal tarea. La visión externa y objetiva del sheriff nos obliga a mantenernos alejados de las acciones de los Bundren y nos ayuda a analizarlas objetivamente.

La secci√≥n 46, narrada por Darl, capta esa extra√Īa esencia que atempera toda esta parte de la novela. Si bien nunca se dice directamente, sabemos que Anse le va a poner el concreto casero a Cash porque ya compr√≥ el cemento; no usar el cemento ser√≠a una tonter√≠a. Ir√≥nicamente, Cash est√° mucho peor con el elenco de lo que estar√≠a sin √©l.

Vardaman luego se hace cargo de la narraci√≥n y a√ļn trata de determinar las relaciones exactas entre la familia, pero su proceso de pensamiento se ve interrumpido por su preocupaci√≥n por los buitres. Su preocupaci√≥n, sin embargo, es realmente solo por curiosidad por ver d√≥nde se quedan los buitres por la noche. Esta preocupaci√≥n le permitir√° estar presente cuando Darl incendie el granero.



Deja un comentario