Rose Hsu Jordan: Sin madera



Resumen y an√°lisis Rose Hsu Jordan: sin madera

De ni√Īa, Rose cre√≠a todo lo que le dec√≠a su madre. Joven t√≠mida, se resist√≠a a dormir por miedo a las pesadillas. Su madre le dijo que el Viejo Sr. Chou custodiaba la puerta de los sue√Īos. Una noche so√Ī√≥ que estaba en Old Mr. Chou, donde la persigui√≥ por el jard√≠n, gritando: ¬ę¬°Mira lo que pasa cuando no escuchas a tu madre!¬Ľ

Treinta a√Īos despu√©s, la madre de Rose sigue intentando que su hija la escuche. Se conocen en el funeral de China Mary, una madre que ha ayudado a muchos ni√Īos del barrio. La madre de Rose critica a Rose por ser demasiado delgada y por confiar en su psiquiatra y no en su propia madre. M√°s tarde, Rose considera lo que dijo su madre. Se da cuenta de que se siente confundida, atrapada en una niebla oscura de emociones en conflicto.

Rose ha estado contando a sus amigos diferentes versiones de su ruptura con Ted. Por ejemplo, Rose le contó a Waverly sobre el dolor físico de divorciarse de Ted; le dijo a Lena que se siente aliviada de estar libre de él. Le dice al psiquiatra que quiere venganza, pero a pesar de sus vívidas descripciones de venganza, su psiquiatra parece aburrido.

Para resolver sus emociones conflictivas, Rose mira todas las posesiones que ella y Ted acumularon durante su matrimonio. Poco despu√©s, Ted le env√≠a un cheque por $10,000, junto con los papeles del divorcio. ¬ŅTed est√° tratando de enga√Īarte para que aceptes este dinero como un trato completo? ¬ŅEst√° diciendo que todav√≠a la ama? Incapaz de decidir c√≥mo manejar el cheque y los papeles, Rose los mete en un caj√≥n. Su madre una vez explic√≥ la inclinaci√≥n de Rose por la indecisi√≥n diciendo que Rose ¬ęno ten√≠a madera¬Ľ. Sin esa fibra resistente, Rose se inclina en todas las direcciones: no puede estar sola, no puede defenderse.

Rose camina por el jardín, un arreglo inmaculado de flores y hierbas, ahora enloquecido por el abandono. Luego se acuesta y se queda allí durante tres días. El cuarto día, tiene una pesadilla sobre el Viejo Sr. Chou y se despierta cuando su madre la llama por teléfono. Ted llama y presenta sus demandas. Ansioso por volver a casarse, quiere que se firmen los papeles del divorcio de inmediato y también quiere la casa como parte del trato. Rose se echa a reír cuando se da cuenta de que Ted está teniendo una aventura. Ella lo invita a venir esa noche, sin saber lo que dirá.

Ella termina mostr√°ndole el jard√≠n cubierto de maleza. Mientras caminan entre las plantas, ella le entrega los papeles de divorcio sin firmar y anuncia que no salir de casa. Esa noche, sue√Īa con su madre y el Viejo Sr. Chou y su jard√≠n. En el jard√≠n, descubre a su madre cuidando un mar salvaje de malas hierbas que, alardea, ha plantado ella misma.

Esta secci√≥n describe v√≠vidamente c√≥mo Rose finalmente encuentra su ¬ęvoz¬Ľ, su identidad y la capacidad de confiar en s√≠ misma. Desde ni√Īa, la Sra. Hsu trat√≥ de ense√Īarle a su hija a escucharla y as√≠ aprender a escucharse a s√≠ misma. Pero Rose era una ni√Īa t√≠mida, que no sab√≠a d√≥nde encontrar la verdad, y se convirti√≥ en una mujer t√≠mida, insegura de s√≠ misma y poco dispuesta a tomar decisiones. Eventualmente, su indecisi√≥n frustr√≥ a su esposo y la pareja se separ√≥. En palabras de su madre, Rose estaba ¬ęsin madera¬Ľ, sin fuerza y ‚Äč‚Äčsin sustancia. Rechaz√≥ la sabidur√≠a de su madre y busc√≥ las opiniones de los estadounidenses sobre ella.

Esta caracterizaci√≥n se hace eco del propio rechazo de Tan hacia su madre y su herencia. ¬ęEstaba avergonzado de ser diferente y avergonzado de sentirme as√≠¬Ľ, dijo Tan en una entrevista con el peri√≥dico. Los √Āngeles Times. Cuando Tan era una adolescente, rechaz√≥ todo lo chino. Fue solo despu√©s de que madur√≥ que volvi√≥ a su herencia, al igual que su creaci√≥n ficticia Rose. ¬ęNo fue hasta m√°s tarde que descubr√≠ que hab√≠a una falla grave en la versi√≥n estadounidense¬Ľ, dice Rose. ¬ęHab√≠a muchas opciones¬Ľ.

Tan usa dos s√≠mbolos importantes para representan la maduraci√≥n de Rose. El primero es el jard√≠n de flores y hierbas que Ted hab√≠a estado cultivando. Un jard√≠n es un s√≠mbolo tradicional de crecimiento y renacimiento y, como en la Biblia, este jard√≠n servir√° como tel√≥n de fondo para la traici√≥n. Cuando Rose y Ted estaban felizmente casados, a Rose le encantaba la casa y el cuidado jard√≠n. Ella pens√≥ que era una manifestaci√≥n externa del florecimiento saludable de su matrimonio. Era el Jard√≠n del Ed√©n, perfecto y sin pecado. De hecho, era poco m√°s que otra se√Īal de la naturaleza obsesiva de su marido. Cada fin de semana, clasificaba y podaba las plantas, adem√°s de controlar la vida de Rose. Rechaz√≥ cualquier cosa que no pudiera clasificarse, como el corte de aloe vera que Lena le dio a Rose: no hab√≠a lugar para esta suculenta callejera en el jard√≠n de Ted. Todo ten√≠a su lugar ordenado en la cosmovisi√≥n ordenada de Ted. Como un dios, lo controlaba todo. Sin Ted, el jard√≠n se arruin√≥, al igual que la vida de Rose se convirti√≥ en un caos. Los lirios se marchitaron, las margaritas se marchitaron, al igual que Rose, quien se sinti√≥ derrotada por la p√©rdida repentina del apoyo emocional de Ted. Como las flores, no pudo levantar la cabeza y enfrentarse al mundo. Su mismo nombre, Rose, reforz√≥ su lugar en el jard√≠n de Ted. Y, como en el Jard√≠n del Ed√©n, hab√≠a una serpiente en el jard√≠n de Ted: el mismo Ted. Como sospechaba la madre de Rose, Ted ha estado ¬ęhaciendo negocios macabros¬Ľ durante alg√ļn tiempo. Ahora quiere el divorcio para poder casarse con su amante. Y Rose probablemente le habr√≠a dado obedientemente lo que quer√≠a, si no hubiera entrado al jard√≠n y lo hubiera mirado de cerca.

Inicialmente horrorizada por las matas de malas hierbas, corre al cobertizo del jardín en busca de pesticidas y herbicidas. Pero ese deseo no se siente bien; tiene la sensación de que alguien se ríe de ella. Rose se da cuenta de que no quiere deshacerse de las malas hierbas. En cambio, llama al abogado para buscar ayuda externa. Pero esta noción también es incorrecta. De repente, se derrumba emocionalmente y se va a la cama. Cuando se despierta, significativamente, por el llamado a la vida de su madre, Rose se da cuenta de que puede sobrevivir sin Ted. Aquí es donde Tan enfatiza otro símbolo clave, las malas hierbas. La rosa ya no es la delicada flor que sugiere su nombre. Ahora es una mala hierba, una dura superviviente. Las malas hierbas del jardín brotaron en las grietas del patio, se anclaron al costado de la casa y se extendieron debajo de las tejas sueltas. Rose se da cuenta de que las malas hierbas son fuertes, tan fuertes, de hecho, que pueden enterrarse en los cimientos mismos de una casa. Cuando esto sucede, no tienes más remedio que derribar el edificio. Como la mala hierba, Rose echó raíces en los cimientos de su casa. No tiene intención de entregárselo a Ted. Es de ella; tendrá que derribarlo para sacárselo.

La secuencia del sue√Īo al final del cap√≠tulo refuerza este s√≠mbolo de la nueva identidad y fuerza de Rose. En el sue√Īo, la madre de Rose camina con el Viejo Sr. Llovi√≥ a trav√©s del jard√≠n brumoso. Tenga en cuenta que Rose ya no le tiene miedo al Viejo Sr. Chou, tu viejo enemigo. Ahora le da la bienvenida al sue√Īo porque est√° en contacto con su yo interior. Ella est√° en paz. ¬°Y tu madre est√° plantando malas hierbas! Esta es una inversi√≥n de nuestras expectativas. La gente planta flores; ellos arrancan malas hierbas. Pero la madre de Rose se da cuenta del poder de las malas hierbas. No son rosas fr√°giles que se marchitan con el sol fuerte o la lluvia torrencial; son supervivientes sinceros. En el jard√≠n, ya est√°n ¬ędesparram√°ndose por los bordes y corriendo salvajemente en todas direcciones¬Ľ. Como ellos, Rose ha echado ra√≠ces. Como las malas hierbas, ahora puede sobrevivir a los golpes de la vida.



Deja un comentario