Rincones XXI-XXII



Resumen y An√°lisis Cantos XXI-XXII

Resumen

En el Canto XXI, Dante y Virgílio llegan al quinto abismo, muy oscuro y lleno de brea hirviente. Dante compara el alquitrán con el material utilizado para calafatear las costuras de los barcos. De repente, aparece un demonio furioso, y Virgil esconde a Dante detrás de una gran roca para que pueda ir a los demonios y hacer un trato para su paso seguro.

El demonio lleva a un pecador, que arroja al campo, diciendo que regresar√° por m√°s pecadores para colocar en el foso de los Injertos. Los otros demonios advierten al pecador que vaya debajo del campo o los pecadores intentar√°n sus anzuelos.

Virgil se enfrenta a los demonios y amenazan con hacerle da√Īo. Pide hablar con uno de ellos, y Malacoda, l√≠der de los demonios, da un paso al frente. Despu√©s de enterarse del viaje divinamente inspirado de Virgilio, Malacoda les otorga a los poetas un paso seguro y re√ļne a un grupo de diez demonios para escoltarlos hasta el siguiente puente. Los poetas deben viajar en el pr√≥ximo puente porque, como les cuenta Malacoda, el puente m√°s cercano cay√≥ en un terremoto hace 1.266 a√Īos, un d√≠a y cinco horas a partir de ahora (indicando la angustia del infierno en el d√≠a en que Cristo muri√≥).

Dante tiene miedo de los demonios y le ruega a Virgil que contin√ļe sin ellos, pero Virgil lo rega√Īa por su miedo y le recuerda que los demonios solo est√°n ah√≠ para proteger y torturar a los pecadores en el estofado de alquitr√°n. Tras una vulgar se√Īal y contrase√Īal entre los demonios, los poetas avanzan con sus escoltas.

En el Canto XXII, Dante se maravilla de estar en una compa√Ī√≠a tan terrible, pero se da cuenta de que esta parte de su viaje con los demonios es necesaria. De vez en cuando, un pecador muestra su espalda en la superficie del campo para aliviar su dolor, y Dante los compara con ranas agazapadas en el agua con solo el hocico sobresaliendo.

Un pecador tarda en volver al campo lo suficientemente rápido y es atrapado por uno de los demonios que lo saca del campo por el cabello. Antes de que los demonios lo destruyan, Dante pregunta si puede escuchar la historia del pecador. El pecador le responde que nació en Navarra y trabajó para un rey y empezó a sobornar, por lo que ahora sufre en el campo. Los demonios comienzan a despedazar al pecador, y para evitar este castigo, les ofrece un trato. El pecador dice que va a silbar, como si hubiera sido liberado, y llamará a más pecadores (especialmente a los italianos con los que Dante querrá hablar) a la superficie del campo para que también puedan sufrir a manos de los demonios.

Los demonios sospechan, pero lo dejan probar su plan, advirti√©ndole que si intenta escapar, lo atrapar√°n. El pecador, una vez liberado, salta desde la cumbre a la seguridad del campo y escapa. Los demonios, furiosos por el enga√Īo, vuelan tras √©l. Cuando ven que se ha escapado, dos de los demonios comienzan a pelear, caen al campo y no pueden levantarse. Los otros demonios forman un grupo de rescate, y mientras est√°n ocupados, los poetas aprovechan la oportunidad para escapar desapercibidos.

An√°lisis

El lenguaje y las imágenes en los Cantos XXI y XXII son toscos y llenos de imágenes grotescas, mucho más que en los Cantos anteriores, lo que sugiere que cuanto más bajo viaja una persona al Infierno, más grotesco se vuelve el Infierno. Los demonios en estos rincones se describen como ninguna otra bestia en el mundo. Infierno se describen, con gran detalle y una calidad casi cómica. Dante el Peregrino es a la vez temeroso y fascinado por estas bestias.

Como el resto de los pecadores en el Infierno, los Injertos tambi√©n experimentan el concepto de Dante de la Retribuci√≥n Divina. Debido a que ten√≠an manos ¬ępegajosas¬Ľ en vida, robando y malversando dinero, est√°n condenados a pasar la eternidad en la oscuridad total, y as√≠ como sus negocios estaban ocultos al mundo en vida, sus almas est√°n escondidas bajo brea en la muerte. En la Tierra, los Injertos aprovecharon cada oportunidad para aprovecharse de los dem√°s, y ahora son supervisados ‚Äč‚Äčpor demonios aterradores que aprovechan cada oportunidad para aprovecharse de ellos.

El comportamiento de Virgilio cambia en estos c√≠rculos m√°s profundos. Ya no maldice y se comporta con ternura hacia Dante. De hecho, rega√Īa a Dante dos veces en el Canto XXI, una por esconderse detr√°s de las rocas (donde lo puso Virgilio) y otra por tener miedo a los demonios. Dante parece casi reacio a continuar el viaje, literal y espiritualmente, y Virgilio, como raz√≥n humana, se siente frustrado con √©l.

Todo lo que se sabe del Injerto de Navarra es lo que dice de s√≠ mismo. √Čl, como los otros pecadores en el Infierno, permanece sin cambios y no muestra remordimiento por sus pecados; como fue en la vida, as√≠ permanece en el infierno. La escena de este pecador y su huida de los demonios sirve para que los poetas progresen en su camino; no hay otra raz√≥n real para su presencia en la narraci√≥n.

Glosario

Santa Zita el santo patrón de Lucca.

bonturó Político de Luca.

pisano una persona de la ciudad de Pisa de Pisa.

cerde√Īa isla italiana en el Mediterr√°neo, al sur de C√≥rcega; o la regi√≥n de Italia que comprende esta isla y peque√Īas islas vecinas.



Deja un comentario