Ricardo II



An√°lisis del personaje Ricardo II

Como rey, Ricardo es supuestamente divino y todopoderoso; como hombre, es un mortal ordinario y presa de sus propias debilidades. La tragedia particular de la obra, para Richard, radica en verse obligado a enfrentar esta dualidad. Shakespeare demuestra que tal vez el temperamento de Richard no sea adecuado para el papel que la historia quiere que desempe√Īe. Sus decisiones como monarca parecen irracionales y arbitrarias; no escuchar√° los sensatos consejos del viejo Gaunt y se apodera cruelmente de las riquezas que pertenecen a sus nobles.

Es solo durante su testimonio y su arresto que Richard muestra su mayor fortaleza como figura dram√°tica. Aunque ocasionalmente parece mostrar autocompasi√≥n (Bolingbroke lo acusa de esto), tambi√©n revela una aguda conciencia de las iron√≠as y absurdos en la estructura de poder de su reino. Si bien contin√ļa recordando a los asistentes el mandato que Dios le dio para gobernar, tambi√©n parece complacerse en pasar las pruebas de la realeza a su sucesor.

Los √ļltimos discursos de Richard se encuentran entre los m√°s bellos de la obra. Es como si Shakespeare le diera al hombre mismo, despojado del poder pol√≠tico, la posibilidad de alcanzar un poder humano que supere el sufrimiento y se convierta en autoconocimiento.



Deja un comentario