Rey Lear



An√°lisis del personaje del Rey Lear

Lear es el protagonista, cuya voluntad de creer en los halagos vac√≠os de sus hijas mayores lleva a la muerte a muchas personas. Al confiar en la prueba de amor de sus hijas, Lear demuestra que carece de sentido com√ļn o de la capacidad de detectar la falsedad de sus hijas mayores. Lear no puede reconocer la honestidad de Cordelia en medio de los halagos que ans√≠a. La profundidad de la ira de Lear hacia Kent, su devoto seguidor, sugiere un orgullo excesivo: Lear se niega a estar equivocado. La arrogancia lleva a Lear a cometer un grave error de juicio, mientras que la ira excesiva de Lear hacia Kent tambi√©n sugiere la fragilidad de su estado emocional. Hubris es un t√©rmino griego que se refiere al orgullo excesivo y destructivo. En el mundo griego antiguo, la arrogancia a menudo resultaba en la muerte de la figura tr√°gica y heroica. Este es claramente el caso de Lear, quien permite que su orgullo desmedido destruya a su familia.

A lo largo de la obra, el p√ļblico puede ver c√≥mo Lear se enfrenta a los problemas. Se sorprende cuando la gente no obedece como lo hac√≠a en el pasado, ya que Lear es el rey y espera ser obedecido. Sin embargo, en lugar de lidiar con los problemas, Lear busca al Loco para distraerlo con entretenimiento, para ayudarlo a olvidarse de sus problemas. Ha sido insultado y humillado como rey, pero no est√° preparado para enfrentarse a los responsables. En cambio, Lear a menudo responde a los problemas con ira y arrebatos de insultos, incluso un ataque f√≠sico cuando se le provoca. Cuando se enfrenta a insultos, Lear est√° indefenso, a merced de su hija y sus sirvientes, y a menudo sucumbe a la desesperaci√≥n y la autocompasi√≥n. El otrora rey omnipotente lucha por encontrar una forma efectiva de lidiar con su p√©rdida de poder.

Finalmente, el rey revela que est√° asustado y preocupado por su futuro, pero se niega a someterse a las decisiones de otra persona. Lear quiere permanecer a cargo de su destino, incluso si las decisiones que toma son malas o est√°n llenas de peligro. As√≠ que Lear elige salir a la tormenta porque necesita mantener alg√ļn elemento de control. La √ļnica otra opci√≥n es aceptar tomar el control de las hijas, y para Lear, esa opci√≥n no vale la pena considerarla. Lear es terco, como un ni√Īo obstinado, y esta es solo una forma adicional en la que trata de lidiar con los eventos que controlan su vida. Lear huye hacia la tormenta, como un ni√Īo que huye de una realidad demasiado dif√≠cil de aceptar.

A pesar de su desesperaci√≥n y autocompasi√≥n, se revela que Lear es un hombre complejo cuyo castigo supera con creces sus tontos errores y, por lo tanto, Lear merece la simpat√≠a del p√ļblico. Eventualmente, Lear muestra arrepentimiento, remordimiento, empat√≠a y compasi√≥n por los pobres, una poblaci√≥n que Lear no hab√≠a notado antes. Lear se centra en los paralelos que ve con su propia vida, por lo que, en un sentido real, su piedad por los pobres es tambi√©n un reflejo de la piedad que siente por su propia situaci√≥n.

Lear es el rey ungido, el representante de Dios, y por lo tanto comparte la responsabilidad de hacer justicia en la tierra. Reconoce que es responsable de sus propios problemas y de los de los demás, que también sufren. Su comprensión de su complicidad en los eventos que siguieron es un paso importante para aceptar la responsabilidad y reconocer que no es infalible. Debido a su propio sufrimiento, Lear también aprendió que ni siquiera él está por encima de la justicia de Dios.



Deja un comentario