Rey Enrique IV, Parte 1



resumen del juego

La trama principal de Enrique IV, Parte 1 es sobre la rebeli√≥n de los Percies, la familia se√Īorial del norte que ayud√≥ a Enrique a deponer a Ricardo II y convertirse en rey. A ellos se unen el conde escoc√©s de Douglas, Edmund Mortimer, conde de March, pretendiente al trono, y Owen Glendower, un noble gal√©s.

Henry se presenta por primera vez como un gobernante que se vio acosado por problemas desde el principio: disturbios civiles en Inglaterra, ataques de las fuerzas escocesas que cruzan la frontera norte y la derrota y captura del a√ļn leal Mortimer por parte de Glendower. Por lo tanto, no puede cumplir su voto anterior de liderar una cruzada a Tierra Santa. Pero hay buenas noticias: las fuerzas inglesas dirigidas por el joven Hotspur derrotaron a los escoceses en Holmedon y capturaron al renombrado conde de Douglas. Sin embargo, esto le da al atormentado rey una raz√≥n especial para lamentar el abandono de su hijo y heredero, el pr√≠ncipe Enrique, quien persistentemente ha evitado la corte y la responsabilidad p√ļblica y tambi√©n pasa su tiempo en compa√Ī√≠a del anciano y bondadoso sir John Falstaff. como los humildes clientes de la taberna Hog’s Head en Eastcheap.

La trama secundaria de la comedia trata de manera m√°s divertida con este mismo Falstaff y sus compa√Īeros, incluido el pr√≠ncipe Hal, como se le llama acertadamente en este escenario. En el episodio inicial, Hal se une a Poins, Bardolph y Peto en un plan para enga√Īar a Falstaff al intentar que participe en un robo en Gadshill, lo roben y finalmente lo expongan como un cobarde y un mentiroso. Solo, el pr√≠ncipe Hal pronuncia soliloquios, dejando saber a la audiencia que, si bien ahora elige deleitarse en una compa√Ī√≠a desenfrenada, no se hace ilusiones sobre el car√°cter de sus asociados y se redimir√° p√ļblicamente en el momento apropiado.

La trama principal tiene prioridad en este punto. Una vez m√°s en la corte, el rey Enrique se enfrenta a Percies-Northumberland, Worcester y Hotspur. Los rega√Īa severamente y sobre todo exige que le digan por qu√© los prisioneros escoceses de alto rango tomados por Hotspur no fueron entregados a la Corona. Los Percy, profundamente resentidos porque el hombre al que ayudaron a ascender al trono ahora tiene la intenci√≥n de imponer una obediencia absoluta, comienzan a tramar su revuelta. Har√°n las paces con Glendower y obtendr√°n su apoyo y el de Mortimer. Luego, con la ayuda de las fuerzas galesas y escocesas, esta √ļltima dirigida por Douglas, har√°n la guerra contra el usurpador, el rey Enrique IV.

La subtrama cómica ahora toma el centro del escenario. Se completan los arreglos para el robo en Gadshill durante la noche. Cuando las víctimas, un grupo de viajeros, se acercan, Poins y el príncipe usan una excusa para separarse de Falstaff y los demás. Falstaff, obligado a avanzar a pie, es el líder de los ladrones, que luego son atacados por el Príncipe disfrazado y Poins y robados a su vez. Falstaff se retira rápidamente.

Una vez m√°s, la acci√≥n cambia a la trama principal. Hotspur lee una carta de un noble ingl√©s cuya ayuda solicit√≥. Apenas puede contenerse mientras lee las excusas presentadas y denuncia al escritor como un cobarde. Luego, en una conversaci√≥n con su atractiva y joven esposa, Kate, se revela como un hombre pr√°cticamente obsesionado con asuntos relacionados √ļnicamente con la revuelta planeada contra la Corona.

En Eastcheap en Boar’s-Head Tavern, Falstaff es expuesto como el tonto que fue enga√Īado por el Pr√≠ncipe y Poins. Pero, como era de esperar, en vista de su ingenio ya demostrado, no solo sobrevive a la prueba de ser ridiculizado como cobarde y mentiroso, sino que emerge c√≥micamente triunfante. Antes de todo eso, Hal hizo una referencia sat√≠rica a la habilidad de Hotspur; ahora un emisario del rey le informa a Hal que debe presentarse en la corte de inmediato. Este giro ofrece al pr√≠ncipe la oportunidad de participar con Falstaff en una ¬ęobra improvisada¬Ľ, cada uno interpretando sucesivamente el papel del rey Enrique que reprende a su rebelde hijo y heredero.

En la residencia del archidi√°cono en el norte de Gales, Hotspur, Worcester, Mortimer y Glendower mantienen una discusi√≥n, no sin cierto desacuerdo. Planean la campa√Īa contra las fuerzas reales y la posterior divisi√≥n de Inglaterra en tres partes. La ausencia del conde de Northumberland es significativa a la luz de los acontecimientos posteriores.

Mientras tanto, se produce un enfrentamiento entre el Rey y el Pr√≠ncipe Hal, el primero rega√Īa severamente a su hijo y lo compara desfavorablemente con el valiente Hotspur. Pero cuando Hal jura sobriamente redimir su reputaci√≥n empa√Īada a expensas de Hotspur, el rey no solo lo perdona, sino que lo pone a cargo de las fuerzas reales. En ese momento exacto, los dos descubren que los rebeldes se reunir√°n en Shrewsbury.

Una vez m√°s, la acci√≥n se traslada a la taberna Hog’s Head, donde Falstaff florece en compa√Ī√≠a de Bardolph y Mistress Quickly. Llegan el pr√≠ncipe y Peto, y nos enteramos de que Hal reembols√≥ a los viajeros que fueron asaltados en Gadshill y dispuso que Falstaff fuera comisionado como l√≠der de las fuerzas del rey.

Hotspur, Worcester y Douglas se enteran de que el conde de Northumberland y sus criados no se unirán a ellos. Aparentemente, la enfermedad lo incapacitó. Pero Hotspur no está molesto por esta mala noticia; seguro de la victoria, lo ve como una mayor oportunidad para impresionar a la multitud, cuyo apoyo los rebeldes deben obtener y retener. Vernon llega con la noticia de que el ejército real ha partido hacia Shrewsbury y que el segundo al mando del rey es el Príncipe de Gales. Hotspur, inicialmente deprimido por la brillante descripción de Vernon de Hal, se recupera rápidamente y declara que luchará contra el príncipe en combate singular. Sin embargo, se recibe un tercer informe: Glendower necesitará catorce días para reunir una fuerza galesa. Pero nada puede amortiguar el deseo o contener la impulsividad de Hotspur.

Luego vemos a Falstaff como comandante militar. Se las arregl√≥ para reclutar a un grupo de ¬ęsoldados¬Ľ lamentables y f√≠sicamente incapaces a quienes llevar√° a Shrewsbury. Tanto el Pr√≠ncipe Hal como Westmoreland comentan sobre su ineptitud, pero no hacen nada para detener a Falstaff.

Sir Walter Blunt, el emisario del rey Enrique, llega al campamento rebelde y se dirige a los líderes rebeldes, expresando una condena convencional por su deslealtad y transmitiéndoles la voluntad del rey de escuchar sus quejas. Hotspur reafirma los argumentos de los rebeldes y se rechaza la oferta real.

En Yorkshire, el arzobispo de York y un tal Sir Michael, ambos simpatizantes del rebelde Percies, discuten la pr√≥xima batalla en Shrewsbury. Al enterarse de que Mortimer y sus fuerzas de batalla no podr√°n unirse a los rebeldes, el arzobispo expresa su profunda preocupaci√≥n por el √©xito de la empresa. Ordena a Sir Michael que se vaya de inmediato en busca de apoyo porque sabe que el rey Enrique, consciente de su deslealtad, actuar√° en su contra ¬ęsi Lord Percy no prospera¬Ľ.

La acción ahora se traslada al campamento del rey en Shrewsbury. Allí, Worcester y Vernon se encuentran con Enrique IV, se les da la oportunidad una vez más de expresar sus quejas, reciben conferencias sobre lealtad y se les ofrecen condiciones generosas si disuelven sus fuerzas. El príncipe Hal pronuncia palabras de elogio para Hotspur, admite modestamente que él mismo ha sido abandonado y se ofrece a luchar contra su rival en combate singular. Los dos líderes rebeldes parten, supuestamente para informar a Hotspur sobre lo dicho por el rey y el príncipe. Presente a lo largo de todo esto está Sir John Falstaff, quien, abandonado a sí mismo, soliloquia sobre los aspectos poco prácticos del heroísmo y el honor.

Worcester no le cuenta a su sobrino sobre la oferta del rey, convencido de que, bajo ninguna circunstancia, los líderes más antiguos de la revuelta serán objeto de la ira de Enrique. Pero Vernon le informa honesta y claramente a Hotspur cómo se comportó el Príncipe Hal. Cuando un mensajero anuncia el acercamiento de las fuerzas reales, Hotspur hace sonar la llamada a la batalla.

En el transcurso de esta batalla, Douglas mata a Blunt, confundiéndolo con el rey, e intercambia palabras de determinación guerrera con Hotspur. Falstaff proporciona un contraste, quien aparece de repente después de que los dos se van. Aprendemos que envió a sus harapientas tropas a la batalla, en la que, con la excepción de uno o dos, fueron masacrados. Cuando aparece el príncipe, mortalmente serio, Falstaff emplea su ingenio verbal una vez más y es severamente reprendido.

El príncipe Hal rescata a su padre de la espada de Douglas y se encuentra y mata a su gran rival, Hotspur. Después de que el príncipe se va a otra parte del campo de batalla, Falstaff reaparece. Entonces, cuando Hal regresa con su hermano, el príncipe Juan de Lancaster, Falstaff afirma haber matado al joven líder rebelde. Ninguno de los príncipes se molesta en refutarlo. Worcester y Vernon son capturados y luego condenados a muerte. Pero Douglas, también cautivo, es liberado por el generoso Príncipe Hal. Las fuerzas rebeldes fueron gravemente derrotadas. El rey Enrique luego envía a John desde Lancaster hacia el norte, donde se opondrá a Northumberland y al arzobispo Scroop; él mismo partirá con el Príncipe Hal para luchar contra las fuerzas lideradas por Glendower y Mortimer.



Deja un comentario