Rey Enrique IV, Parte 1



Resumen y An√°lisis Acto V: Escena 1

Resumen

El Conde de Worcester y Sir Richard Vernon llegan como emisarios al campamento del rey cerca de Shrewsbury. Están presentes el propio Rey, el Príncipe de Gales, Juan de Lancaster, el Conde de Westmoreland, Sir Walter Blunt y Falstaff. Como hizo Hotspur anteriormente en su respuesta al emisario del rey (IV.iii.), Worcester expresa con cierta extensión los agravios de Percy, el principal de los cuales es la supuesta perfidia de Enrique cuando, al regresar del exilio, les aseguró que no buscaba más. cualquier cosa. que la restauración de las propiedades confiscadas de Lancaster. El rey no se digna responder a este cargo; en cambio, lo descarta como nada más que un pretexto para la rebelión contra la Corona. Se niega a permitir que el Príncipe de Gales resuelva la disputa en combate singular con Hotspur. En cambio, ofrece a los rebeldes el perdón gratuito si deponen las armas. Después de que Worcester y Vernon se van, el príncipe afirma que tanto Hotspur como Douglas, guerreros extremadamente confiados y probados, rechazarán la oferta. El rey está de acuerdo y ordena a todos los oficiales a sus puestos.

Falstaff muestra poco deseo de arriesgar su vida en cualquier tipo de conflicto. Le pide a Hal que lo vigile y lo ayude si es necesario. Solo, soliloquia sobre el tema del honor y no saca provecho de ser un héroe muerto.

An√°lisis

Las primeras l√≠neas ayudan a establecer el estado de √°nimo de esta escena, cuya acci√≥n tiene lugar justo antes del comienzo de la batalla. Hay una iron√≠a bastante obvia en los discursos de Worcester y el Rey. El primero da mucha importancia a la violaci√≥n de un juramento por parte de Enrique en el sentido de que solo buscaba reparaci√≥n por agravios y no el trono de Inglaterra, lo que implica que los Percy no ten√≠an intenci√≥n de convertirse en traidores de Ricardo II. Pero el lector recordar√° las palabras de Hotspur al comienzo de la obra. Northumberland y Worcester ¬ęllevan la mancha detestable / Del soborno asesino … Siendo los agentes o el segundo medio b√°sico, / Las cuerdas, la escalera o el verdugo¬Ľ que hicieron posible la coronaci√≥n de Enrique (I.iii.162ff.) . Su solicitud por el difunto Richard, que llega tan tarde, no oculta los motivos ego√≠stas b√°sicos de la Casa de Percy.

No es menos evidente que Enrique, no satisfecho con recuperar las propiedades confiscadas de Lancaster, estaba fuertemente motivado por el inter√©s propio, espec√≠ficamente, con ambiciones hacia el trono. Pero el hecho abrumador ahora es que √©l es el Rey de Inglaterra y no fue culpable de un grave desgobierno como lo fue su predecesor. Est√° en proceso de suprimir ¬ęel confuso caos y la confusi√≥n¬Ľ; busca restaurar la ley y el orden en Inglaterra. Si tenemos en cuenta la visi√≥n de que, en el sentido m√°s amplio, el Estado es el principal protagonista de las piezas de cr√≥nica-historia, aqu√≠ hay una l√≥gica.

Algunos comentaristas ven cálculo en la negativa del rey a permitir que su hijo se enfrente al Hotspur en combate singular, argumentando que Henry es demasiado hábil para correr ese riesgo cuando tiene una superioridad numérica. Ciertamente tal conjetura es admisible, pero también está el hecho de que las demandas de la historia registrada pesan mucho sobre el dramaturgo: una batalla de Shrewsbury yo debo ser peleado

El comportamiento del pr√≠ncipe Hal es admirable. Su oferta de enfrentarse al renombrado Hotspur en combate singular no est√° motivada por el deseo de obtener la gloria personal, sino por el deseo de salvar vidas. Su amable y magn√°nimo elogio del joven Percy (85-93) est√° en la mejor tradici√≥n caballeresca, y no hay una pizca de falsa modestia en los comentarios despectivos que hace sobre s√≠ mismo. Acepta con calma que la muerte es una constante en el conflicto armado; sabe que, como todos los mortales, ¬ęle debe a Dios la muerte¬Ľ y no buscar√° diferir el pago.

No así Falstaff. Sin embargo, su soliloquio sobre el honor, tal como él lo concibe, es una pieza sugerente en la que desarrolla su tema con particularidades tan reveladoras que la reacción inmediata puede ser la de suscribir con entusiasmo su opinión. Tanto como cualquiera de sus discursos, éste ilustra su ingenio y habilidad verbal. Tampoco se puede negar lógicamente la premisa mayor en la que se basa su argumento. Porque a nivel personal, se expone el puro patetismo, incluso la futilidad, de todo conflicto armado. Pero nótese que es lo estrictamente personal, lo individual, lo que preocupa a Falstaff. Así, este dotado cómic presenta, en el mejor de los casos, una verdad a medias, y tal vez ni siquiera eso si recordamos la insípida despreocupación de este mismo caballero por la vida de los pobres infelices que reclutó para luchar por el rey y la patria.

Hubo muchas referencias al honor en esta obra: el concepto de Hotspur de que el honor se gana y se mantiene en gran medida en la guerra; El concepto de Hal, no definido expl√≠citamente, pero impl√≠cito en su burlesque de Hotspur (II.iv.), y en la forma contenida en la que prometi√≥ hacer del joven Percy su ¬ęfactor¬Ľ (III.ii.). Ahora bien, Falstaff, que en las escenas c√≥micas encontr√≥ ocasiones para hablar de su val√≠a, nos ha dado su concepto del honor, basado en el inter√©s propio con exclusi√≥n de todo lo dem√°s.



Deja un comentario