Retrospectiva: el amor por la naturaleza conduce al amor por la humanidad



Libro de resumen y an√°lisis 8: Retrospectiva: el amor por la naturaleza conduce al amor por la humanidad

Resumen

Dejamos Londres y estamos de vuelta en Lake Country, en Cumberland. Hay continuidad tem√°tica, sin embargo, porque la descripci√≥n de una peque√Īa feria rural anual sigue a la de la Feria de S√£o Bartolomeu al final del Libro 7. Pastores y agricultores trajeron a sus familias. En contraste con las festividades de Londres, el campo es ordenado y pac√≠fico. El poeta describe la feria. El ganado es abundante. Hay algunas tiendas de campa√Īa. Un cojo pide limosna y un ciego disfruta de la m√ļsica. Una anciana vende productos sencillos. Hay un espect√°culo de peep. Una campesina vende fruta. Los ni√Īos recibieron dinero por el d√≠a. Las parejas mayores se sientan a ver el programa y reviven los d√≠as de su juventud. Wordsworth enfatiza la integridad de las personas y su campo, a pesar de que pueden ser casi insignificantes a los ojos del mundo.

Vuelve a alabar la naturaleza, que primero le abri√≥ los ojos a la belleza. En medio del tumulto de la ciudad, recordaba con devoci√≥n el campo. Elogia su h√°bitat infantil porque es m√°s hermoso que los ex√≥ticos jardines orientales y los exuberantes paisajes tropicales. Habla de su hogar como un para√≠so y sugiere que la libertad y la diligencia del agricultor le dan una belleza y una gracia naturales. El hombre com√ļn de Westmoreland se convirti√≥ para Wordsworth en lo que el buen salvaje era para Rousseau.

El poeta estudia la naturaleza humana en abstracto. Al principio admiraba a los pastores locales: no se parecían a los pastores eruditos de la Roma o la Grecia clásicas ni a aquellos sobre los que escriben Shakespeare y Spenser. Las escenas pastorales de la juventud de Wordsworth estaban pobladas de hombres y doncellas no afectados y más vigorosos.

Habla de la vida feliz y f√°cil del pastor en la √©poca cl√°sica a orillas del Welsh en Magna Graecia ya lo largo del Adri√°tico, cuando el clima era templado y Pan proteg√≠a al reba√Īo. Wordsworth vio los pastos ingleses como maravillosamente hermosos, aunque carec√≠an de la templanza y la riqueza de los italianos. Recuerda brevemente escenas adorables en Goslar (Alemania). El Pastor Ingl√©s debe tener en cuenta el duro invierno. En l√≠neas muy pintorescas, el poeta describe la vida del pastor a lo largo de las estaciones. En invierno, atrapa a las ovejas en recovecos rocosos y les lleva comida a trav√©s de la nieve. En primavera y verano, se levanta al amanecer y desayuna con su perro, y luego va de cerro en cerro para cuidar y guiar a las ovejas. Sus formas de hombre libre pueden inspirar incluso al fil√≥sofo. El joven poeta admiraba al pastor como s√≠mbolo de la estatura del hombre. A trav√©s de √©l lleg√≥ a amar la naturaleza humana como un todo. Wordsworth aprendi√≥ mucho del simple ritual del pastor, aunque no lo sab√≠a en ese momento. Aunque sin experiencia, vio al hombre purificado y como un gigante. Sospecha que fue porque vio gente sencilla en un entorno natural sin adornos que lleg√≥ a admirar tanto a la raza humana. Como estas personas no fueron llamadas a explotarse unos a otros, estaban libres de la mezquindad y la codicia mostrada por otros en la sociedad.

Hasta la edad de veintid√≥s a√Īos, la naturaleza era m√°s importante para √©l que la humanidad. Entonces su imaginaci√≥n trat√≥ de expresarse en forma po√©tica. Cada faceta de la naturaleza ha sido transformada a trav√©s de su fantas√≠a. Da varios ejemplos de lo que estimul√≥ su sensibilidad po√©tica. A medida que se hizo m√°s maduro, su fantas√≠a se volvi√≥ hacia los humanos y sus pasiones por el tema:

Tan deliberada fantasía, sin humor ofensivo,
Formas inverosímiles injertadas en sentimientos creados
Por pura imaginación: poder ocupado
Ella estaba, y con su pupila lista se volvió
Instintivamente a las pasiones humanas, entonces
menos entendido.

Nos dice, también, que fue la abundancia de belleza natural a su alrededor lo que estimuló su fantasía al nivel de alguien muy superior a su edad. Habla del hombre en medio de las glorias de la naturaleza; el hombre mismo es una gloria que no sólo tiene instinto sino divinidad. Su creciente interés por las personas reales y sus problemas comenzaron a alejar las ideas abstractas de su mente. La locura y el vicio estimularon su simpatía y le hicieron preocuparse por la humanidad. Se preocupó por la naturaleza del bien y del mal para que su mente fuera guiada y templada. La base moral de la acción, dice, siempre ha sido el bien de la humanidad. Esta fe forjó en él un amor por la sana armonía de todas las cosas.

De repente nos llevan de regreso a Londres. El poeta recuerda la primera vez que lleg√≥ a la ciudad en lo alto de un autob√ļs abierto. En un segundo sufri√≥ una transformaci√≥n, dice. En ese mismo momento, sinti√≥ que un gran peso y poder descend√≠an sobre √©l. El peso fue sin duda su obligaci√≥n de ense√Īar a la humanidad a trav√©s de sus versos; el terrible poder era su habilidad para estar a la altura del desaf√≠o.

Por segunda vez en el poema, tenemos una ilustraci√≥n que recuerda un poco a la alegor√≠a de Plat√≥n de la cueva en el Rep√ļblica. Se nos da la imagen de un viajero en una cueva que al principio no puede distinguir la sombra de la sustancia. As√≠ todo destaca en perfecta interrelaci√≥n, aunque plano y sin vida. Despu√©s de un tiempo, por el juego de la imaginaci√≥n, se desarrollan peque√Īas diferencias que rompen la uniformidad mon√≥tona. Esto le sirve a Wordsworth como una doble analog√≠a: primero, el poeta examina el mundo tan de cerca que los objetos se ven privados de toda individualidad; por lo que debe usar su propia invenci√≥n para revitalizar su mundo. En segundo lugar, lo compara con su actuaci√≥n en Londres: el primer viaje en autob√ļs a la ciudad cuando todo era un revoltijo de impresiones sensoriales; su creciente familiaridad con √©l, hasta que todo parec√≠a trivial; finalmente, una nueva visi√≥n de nuevos patrones en la vieja imagen familiar.

Londres era el lugar para una educaci√≥n en formas mundanas; cuanto daba la ciudad, lo tomaba el poeta. La historia de su pa√≠s lo emocion√≥ nuevamente, y se emocion√≥ al pensar que √©l estaba en el centro de la historia que se estaba haciendo. √Čl dice: ¬ęAll√≠ converso con majestad y poder / Como naturalezas independientes¬Ľ. Todo el vicio y la miseria aparentes sobre √©l ¬ęno pudieron derribar mi confianza / en lo que podemos llegar a ser¬Ľ. De hecho, la degradaci√≥n por todos lados solo podr√≠a acentuar el inconfundible potencial de nuestras almas para el bien.



Deja un comentario