Resumen



Resumen

En abril, con el inicio de la primavera, personas de todos los √°mbitos de la vida vienen de todas partes de Inglaterra para reunirse en Tabard Inn en preparaci√≥n para una peregrinaci√≥n a Canterbury para recibir a St. Thomas √† Becket, el m√°rtir ingl√©s. Chaucer mismo es uno de los peregrinos. Esa noche, el anfitri√≥n de Tabard Inn sugiere que cada miembro del grupo cuente historias en el camino hacia y desde Canterbury, para hacer el tiempo m√°s agradable. La persona que cuente la mejor historia ser√° recompensada con una elegante cena al final del viaje. El Anfitri√≥n decide acompa√Īar al grupo en su peregrinaje y se nombra a s√≠ mismo juez del mejor relato.

Poco despu√©s de la salida del d√≠a, los romeros sacan las pajitas. El Caballero, que toma la paja m√°s corta, accede a contar la primera historia, una noble historia sobre caballeros, honor y amor. Cuando el Caballero termina su historia, el Anfitri√≥n llama al Monje. El borracho Miller, sin embargo, insiste en que es su turno y comienza a contar una historia sobre un est√ļpido carpintero. Al final de su historia, todos se echan a re√≠r, excepto Reeve, que una vez fue carpintero. Para vengarse de Miller, Reeve cuenta una historia vulgar sobre un molinero infiel. al final de el cuento de reeve, el cocinero, Roger, promete contar una historia real, pero no completa su historia.

En este punto, el primer d√≠a est√° pasando r√°pidamente, y el Anfitri√≥n insta a los peregrinos a continuar con sus historias. Usando la mejor jerga legal que conoce, llama a Lawman a la siguiente historia. The Law Man comienza a contar la historia de Constance. El Anfitri√≥n est√° muy complacido con la historia y le pide al Pastor que enumere otra igualmente buena. Sin embargo, el p√°rroco declina y rega√Īa al anfitri√≥n por maldecir y ridiculizarlo (al p√°rroco). Shipman irrumpe y cuenta una historia animada para compensar tanto moralismo.

La esposa de Bath es la siguiente en contar una historia, y comienza afirmando que los matrimonios felices ocurren solo cuando la esposa tiene soberan√≠a sobre su esposo. Cuando la esposa de Bath termina su historia, el fraile cuenta su propia historia sobre un invocador. El Anfitri√≥n, sin embargo, siempre pacificador, aconseja al Fraile que deje en paz al Invocador. El Invocador interrumpe y dice que el Fraile puede hacer lo que quiera y ser√° recompensado con una historia sobre un Fraile. Sin embargo, la historia del fraile sobre un invocador enoja tanto al invocador que cuenta una historia obscena sobre el destino de todos los frailes y luego contin√ļa con una historia obscena sobre un fraile en particular.

Despu√©s de que el Fraile y el Invocador terminan sus historias ofensivas el uno del otro, el Anfitri√≥n se vuelve hacia el Escriba y le pide una historia animada. The Clerk cuenta una historia sobre Griselda y su paciencia, una historia que retrata exactamente lo contrario de El cuento de la mujer del ba√Īo. El Mercader comenta que no tiene una esposa tan paciente y dulce como Griselda y cuenta la historia de una joven esposa que traiciona a su anciano esposo. Despu√©s del cuento del Mercader, el Anfitri√≥n pide otro cuento de amor y recurre al Squire, quien comienza un relato de hechos sobrenaturales. Sin embargo, no termina, ya que Franklin lo interrumpe para felicitar al escudero por su elocuencia y amabilidad. El Anfitri√≥n, interesado solo en contar la siguiente historia, le ordena a Franklin que comience su historia, lo cual hace. Franklin habla de un matrimonio feliz.

Luego, el Doctor ofrece su historia del trágico sufrimiento de un padre y una hija, una historia que trastorna tanto al Anfitrión que le pide al Perdonador una historia alegre. The Forgiver cuenta una historia en la que demuestra que, aunque no es un hombre moral, puede contar una historia moral. Al final del relato, el Perdonador invita a los peregrinos a comprar reliquias y le perdona y sugiere que empiece la Hostia porque es el más pecador. Este comentario enfurece a la Hostia; el Caballero intercede entre la Hostia y el Perdonador y restablece la paz.

Luego, los peregrinos escuchan una historia de la Priora sobre un joven mártir. Después de la seriedad de la historia, el Anfitrión se vuelve hacia Chaucer y le pide algo para animar al grupo. Chaucer comienza una historia sobre Sir Topas, pero pronto es interrumpido por el Anfitrión, quien exclama que está cansado de las rimas y quiere que Chaucer diga algo en prosa. Chaucer cumple la aburrida historia de Melibee.

Después de la historia de Melibee, el Anfitrión se vuelve hacia el alegre Monje y le exige una historia que él confía en que sea una historia jovial y feliz. En cambio, el Monje relata una serie de cuentos en los que la tragedia les sucede a todos. El Caballero se une al Anfitrión para proclamar que los cuentos del Monje son demasiado difíciles de soportar y pide un cuento alegre. Pero el monje se niega, y el anfitrión se vuelve hacia el sacerdote de la monja y le pide una historia. Entonces el cura de la monja cuenta la historia del gallo de corral, Chaunticleer, su dama y un zorro. La Segunda Monja luego ofrece una historia que se ajusta a su posición: un recuento de los eventos de la vida de Santa Cecilia.

De repente, dos hombres se acercan a los peregrinos. Uno es un can√≥nigo; el otro su yeoman (siervo). El Anfitri√≥n les da la bienvenida y les pregunta si alguno de ellos tiene una historia que contar. El Canon Yeoman responde que su maestro tiene muchas historias extra√Īas llenas de alegr√≠a y risas, pero cuando comienza a contar sobre su vida y sus acciones, el Canon escapa avergonzado y asustado.

A medida que el grupo se acerca a Canterbury, el Anfitri√≥n exige una historia de Manciple, que habla de un cuervo blanco que puede cantar y hablar. Finalmente, el anfitri√≥n se vuelve hacia el √ļltimo del grupo, el p√°rroco, y le pide que cuente su historia. El p√°rroco est√° de acuerdo y contin√ļa con un serm√≥n. Los Cuentos terminan con la retractaci√≥n de Chaucer.



Deja un comentario