resumen del poema



resumen del poema

Los troyanos acaban de zarpar de Sicilia en el √ļltimo tramo de su viaje a Italia cuando la diosa Juno ordena a Eolo, dios de los vientos, que levante una tormenta, que empuja a la flota troyana a la costa de Libia, hogar de Cartago. Dido, el gobernante de la ciudad, les da la bienvenida. Ella da una fiesta en honor de su l√≠der, Eneas, en la que le pide que narre las aventuras de los troyanos hasta el d√≠a de hoy.

Eneas cuenta c√≥mo Troya cay√≥ ante los griegos la noche que la invadieron por medio de un caballo de madera. Entre otros incidentes, describe el asesinato del rey Pr√≠amo de Troya por el guerrero griego Pirro; la muerte de su propia esposa, Cre√ļsa; y su propio escape con su padre, Anchises, su hijo, Ascanius, y una banda de compa√Īeros guerreros.

En su viaje por mar hacia el oeste, contin√ļa Eneas, los troyanos primero se detuvieron en Tracia, donde comenzaron a establecer un asentamiento. Sin embargo, debido a que el fantasma del hijo menor de Pr√≠amo, Polidoro, quien fue asesinado por el rey tracio, advirti√≥ a Eneas que huyera de Tracia, los troyanos abandonaron la regi√≥n y navegaron hacia la isla de Delos. All√≠, Eneas consult√≥ un or√°culo de Apolo, quien le dijo que buscara su antigua patria, que Anquises entendi√≥ como la isla de Creta. Desafortunadamente, cuando los troyanos llegaron a Creta, se dieron cuenta de que su objetivo leg√≠timo era Italia, por lo que zarparon de nuevo. En una isla de las Strophad√ęs, fueron atormentados por Arp√≠as, crueles mujeres p√°jaro, de las que escaparon navegando a Actium y luego a Butrotum.

En Butrotum, Eneas y sus compa√Īeros troyanos fueron recibidos por su gobernante, el hijo de Pr√≠amo, Heleno, y la esposa de Heleno, Andr√≥maca, la viuda del gran guerrero troyano H√©ctor. Heleno aconsej√≥ a Eneas c√≥mo llegar a Italia, y los guerreros navegaron a Sicilia, donde Anchises muri√≥ en una escala en Drepano, cuyo rey, Acestes, los recibi√≥ con hospitalidad. Finalmente, actualizando su historia y volviendo al punto de partida de la narraci√≥n, Eneas describe c√≥mo los troyanos abandonaron Sicilia, solo para ser vencidos por la tormenta que los desvi√≥ de su rumbo.

Dido, inspirada por su amor por Eneas, le confiesa su fatal pasi√≥n a su hermana Anna, quien anima a la reina a satisfacerla. Juno, con la esperanza de retrasar la llegada de Eneas a Italia, y Venus, la madre de Eneas, con la esperanza de garantizar la seguridad de su hijo, cooperan para que Eneas y Dido se unan en una uni√≥n sexual, que la reina considera matrimonio. Consciente de que el pr√≠ncipe troyano est√° perdiendo un tiempo valioso con Dido, J√ļpiter, el rey de los dioses, env√≠a a Mercurio para instruir a Eneas para que zarpe de Cartago, lo que Eneas hace de mala gana. Dido, angustiada por la partida de su amante, maldice a los troyanos, lo que resulta en las Guerras P√ļnicas y luego se suicida.

Despu√©s de que los troyanos abandonan Cartago, otra tormenta los lleva de regreso a Sicilia, donde Acest√ęs nuevamente los recibe calurosamente. Ha pasado un a√Īo desde la muerte de Anchises, en cuyo honor ahora se hacen sacrificios y juegos funerarios. Juno, actuando a trav√©s de la diosa Iris, insta a las mujeres troyanas, cansadas despu√©s de siete a√Īos de peregrinaci√≥n y listas para establecerse definitivamente, a quemar los barcos. Por s√ļplica de Eneas, J√ļpiter apaga el fuego con lluvia, salvando todos menos cuatro barcos. Eneas, aconsejado por el fantasma de Anchises, permite que cualquier troyano que desee permanecer en Sicilia lo haga. Aquellos que quieren continuar a Italia est√°n a punto de abordar cuando Venus, temiendo que Juno vuelva a causar problemas, le pide al dios del mar Neptuno que asegure un viaje seguro para su hijo. Neptuno hace lo que le pide Venus a cambio de una vida humana, que resulta ser la del piloto del barco Palinurus de Eneas, que cae al mar pero nada h√°bilmente hacia tierra, solo para ser asesinado por salvajes.

Finalmente, los troyanos llegan a Italia, conocida como Lazio. Al aterrizar en Cumas, Eneas consulta a una sibila y con ella visita el inframundo. Es recibido por el fantasma de Anchises, quien le describe el futuro de Roma y sus héroes.

Habiendo visto esta visi√≥n de la gloria de Roma, Eneas comienza a establecer un asentamiento en Latium, autorizado para ello por el rey Latinus de Latium, quien est√° convencido de que los troyanos est√°n favorecidos por el destino y, por lo tanto, quiere cooperar con ellos. Sin embargo, Latinus est√° frustrado por sus s√ļbditos, quienes, bajo el liderazgo del pr√≠ncipe Rutullian Turnus, no conf√≠an en Eneas y quieren expulsar a los troyanos del Lacio. Latinus tambi√©n se ve acosado por el antagonismo de su esposa, Amata, que se pone del lado de Turnus, con quien desea casarse con ella y la hija de Latinus, Lavinia. Adem√°s, Latinus no sabe que Juno planea comenzar la guerra entre Eneas y Turnus.

Cuando la guerra entre troyanos y latinos se hace inevitable, Eneas pide ayuda a Evandro, rey de Pallanteum (lugar de la futura Roma), y a los etruscos, que se rebelaron contra su malvado rey, Mecencio, aliado de Turno. Mientras Eneas se asegura este apoyo, comienza la batalla entre las fuerzas troyanas y de Turno. Despu√©s de que Eneas regresa con la ayuda de Pallanteum, la guerra alcanza su furia total. Turnus mata al hijo de Evander, Pallas; Eneas mata a rega√Īadientes a Lauso, hijo de Mecencio; y Mezentius mismo es derrocado por la mano de Eneas.

Los troyanos, en su camino hacia la victoria, asaltan Laurentum, la ciudadela de los latinos ahora desmoralizados. Latinus quiere la paz m√°s que nunca, pero Turnus se opone obstinadamente a cualquier tipo de acuerdo. Tras la derrota y muerte de la doncella guerrera Camila, su aliada en la batalla, Turno se ofrece a enfrentarse a Eneas en combate singular, en el entendimiento de que el vencedor se casar√° con Lavinia y la guerra cesar√°. Despu√©s de un intento final de Juno para frustrar a los troyanos y r√ļtulos para romper la tregua, se produce la lucha. Eneas primero hiere y luego mata a Turno. Con esta victoria decisiva, la epopeya termina.



Deja un comentario