Resumen del libro



Resumen del libro

D’Artagnan, un joven pobre pero noble de Gascu√Īa, deja su hogar para hacer fortuna en Par√≠s; trae una carta de presentaci√≥n para el amigo de su padre, el se√Īor de Tr√©ville, capit√°n de los mosqueteros del rey. De camino a Par√≠s, la naturaleza impulsiva de D’Artagnan lo mete en problemas; lo golpean y le quitan la carta de presentaci√≥n. En Par√≠s, sin embargo, organiza una entrevista con el Sr. de Tr√©ville, y prometi√≥ ser aceptado gratuitamente en la Real Academia, donde podr√≠a aprender esgrima, equitaci√≥n y buenas maneras; m√°s tarde, con la experiencia, D’Artagnan puede aspirar a convertirse en mosquetero.

Mientras Treville escribe una nueva carta de presentaci√≥n, D’Artagnan mira por la ventana y ve a la persona que lo rob√≥. Corre tras √©l y, mientras lo persigue, ofende a tres mosqueteros: primero, choca con Athos, hiriendo nuevamente el hombro lesionado de Athos; luego empuja a Porthos y revela un cintur√≥n dorado parcialmente falsificado que lleva puesto; y, finalmente, ofende a Aramis al llamar la atenci√≥n de manera descort√©s e involuntaria sobre el pa√Īuelo de una dama. Es desafiado a duelo por cada uno de los mosqueteros. Despu√©s de conocer a los mosqueteros y comenzar a batirse en duelo con Athos, los guardias del temido cardenal amenazan con arrestarlos a todos debido a una ley contra los duelos. D’Artagnan une fuerzas con los mosqueteros y ayuda a ahuyentar a los hombres del cardenal. As√≠, casi inmediatamente despu√©s de su llegada a Par√≠s, D’Artagnan se hizo muy amigo de los tres mosqueteros.

Un d√≠a, el anciano casero de D’Artagnan, Bonacieux, viene a pedirle ayuda; La joven esposa del propietario, Constance, ha sido secuestrada, probablemente por los hombres del cardenal porque ella es la sirvienta de la reina y conoce muchos de los secretos de la reina, secretos que el cardenal quiere desesperadamente que se revelen para poder desacreditar a la reina, quien antes rechaz√≥ su relaci√≥n rom√°ntica. avances. D’Artagnan logra rescatar a Madame Bonacieux de sus captores y, al hacerlo, se enamora de ella. M√°s tarde, cuando sin darse cuenta la ve cruzando un puente con un hombre extra√Īo, los detiene y descubre que el hombre es un noble ingl√©s, el duque de Buckingham, el amante secreto de la reina; siendo ingl√©s, el hombre es tambi√©n enemigo de Francia. Esa noche, la Reina le da al Duque un elegante regalo de doce etiquetas de diamantes en una caja de palisandro.

Cuando el cardenal, a través de su extensa y vasta red de espías (uno de los cuales se encuentra entre las damas de honor de la reina) descubre que la reina le ha dado a Buckingham las insignias de diamantes, le pide al rey que lance una bola fabulosa y exige que el la reina usa el regalo del rey para ella: las etiquetas de doce diamantes.

La reina está aterrorizada cuando se entera del baile y escucha que su esposo le ordena que use las etiquetas de diamantes. Ella sabe muy bien que están en Londres, en posesión del duque de Buckingham. Mientras tanto, el cardenal envía a una de sus espías, la elegante y bella Milady, a Londres; él le indica que baile con el duque, corte al menos dos de las etiquetas de diamantes y se las devuelva al cardenal para que pueda usarlas en un plan de chantaje.

Lista para ayudar a la reina a recuperar las etiquetas de diamantes, cueste lo que cueste, Constance Bonacieux le ruega a D’Artagnan que haga el peligroso viaje a Londres para recuperar las etiquetas de diamantes del duque antes del baile y salvar la reputaci√≥n de la reina. D’Artagnan acepta de buen grado la petici√≥n de Constance y, acompa√Īado de los tres mosqueteros, emprende el peligroso viaje a Londres. En el camino son emboscados continuamente por los esp√≠as del cardenal, y uno a uno se les impide a los mosqueteros acompa√Īar a D’Artagnan a Londres.

Cuando D’Artagnan llega a Londres, informa de la situaci√≥n a Buckingham, quien descubre horrorizado que faltan dos de las etiquetas. Inmediatamente, llama a su joyero personal y le indica que trabaje arduamente para hacer copias exactas. Le entrega las copias a D’Artagnan, junto con las diez etiquetas restantes y una serie de caballos soberbiamente dispuestos que llevar√°n a D’Artagnan de Londres a Par√≠s en doce horas. Por lo tanto, la reina puede aparecer en lo que parecen ser las doce etiquetas de diamantes, para total asombro del cardenal. Por los heroicos esfuerzos de D’Artagnan, la reina le regala en secreto un gran y magn√≠fico anillo de diamantes.

Despu√©s de acordar una reuni√≥n con Constance (que nunca sucede porque ella es nuevamente secuestrada por los hombres del cardenal), D’Artagnan es informado de que es peligroso permanecer en Par√≠s: el cardenal sabe todo lo que sucede en Par√≠s; no pasar√° mucho tiempo antes de que se entere del papel de D’Artagnan en la aventura del diamante. Por lo tanto, D’Artagnan decide que este ser√≠a un buen momento para averiguar qu√© les sucedi√≥ a sus amigos mosqueteros.

Regresa a cada uno de los lugares donde los dejó y, al encontrarlos a todos a salvo, regresan a París, solo para descubrir que deben comprar equipo para la próxima maniobra militar del rey: el sitio de La Rochelle. Cada uno de los mosqueteros debe encontrar alguna manera de conseguir dinero, algo que siempre les falta.

Mientras piensa en c√≥mo conseguir algo de dinero, D’Artagnan ve por casualidad a Milady y queda impresionado por su belleza; √©l la sigue y trata de protegerla de un hombre problem√°tico que resulta ser su cu√Īado. El cu√Īado desaf√≠a a D’Artagnan a duelo y pelean. D’Artagnan lo domina, pero le perdona la vida. En agradecimiento por su vida, su cu√Īado, Lord de Winter, le presenta a D’Artagnan a Milady, Lady de Winter. Mientras tanto, la doncella de Milady ve a D’Artagnan y se enamora de √©l, y luego le dice que Milady est√° locamente enamorada del conde de Wardes, el hombre al que D’Artagnan hiri√≥ poco antes de partir hacia Londres. Tambi√©n le da a D’Artagnan una nota de amor que Milady le escribi√≥ a De Wardes. D’Artagnan est√° tan furioso que falsifica la firma de De Wardes en una carta de respuesta a Milady, organizando una cita nocturna con Milady. Mientras ella cree que √©l le hace el amor a De Wardes, D’Artagnan le hace el amor apasionadamente.

El plan funciona, y luego Milady est√° tan contenta que le da a D’Artagnan un elegante anillo de zafiro rodeado de diamantes, prometiendo matar a ¬ęese est√ļpido de D’Artagnan¬Ľ por lastimar a De Wardes, el hombre con el que cree que est√° haciendo el amor. en la oscuridad.

M√°s tarde, D’Artagnan est√° furioso y, para vengarse de ella, responde otra carta de amor de ella a Wardes, firmando el nombre de Wardes bajo un recordatorio fr√≠volo de que Milady tiene que ¬ęesperar su turno¬Ľ. Milady est√° tan furiosa que le pide a D’Artagnan que mate a De Wardes y, como pago por adelantado, se acuesta con √©l. D’Artagnan est√° tan enamorado de la belleza de Milady que revela impulsivamente que no es la primera vez que le hace el amor: antes, cuando ella pensaba que estaba haciendo el amor a oscuras con De Wardes, no era as√≠. D’Artagnan estaba en la cama con ella.

Milady se levanta e intenta matar a D’Artagnan y mientras luchan, su camis√≥n se rasga y D’Artagnan ve la marca de un convicto marcada en uno de sus hombros. El descubrimiento de este secreto es tan terrible que Milady jura que D’Artagnan morir√°. Sin embargo, por un golpe de suerte y la ayuda de Kitty, D’Artagnan escapa.

Al informar m√°s tarde sobre la aventura a Athos, los dos hombres descubren que Milady es la esposa de Athos, una mujer a la que pens√≥ que hab√≠a ahorcado despu√©s de descubrir que era una criminal marcada. Athos y d’Artagnan deciden vender el anillo ¬ęcontaminado¬Ľ de Milady, que originalmente pertenec√≠a a la familia de Athos, y ahora ambos pueden comprar su equipo para el asedio de La Rochelle. Mientras tanto, Porthos obtuvo su equipo de su avaro y viejo amante, y Aramis obtuvo su equipo de su amada amiga, Madame de Chevreuse.

Antes de que D’Artagnan y los mosqueteros partan en sus regimientos separados para el asedio, el rey cae enfermo y el grupo de D’Artagnan parte primero, dejando a los mosqueteros atr√°s por el momento para esperar al rey. D’Artagnan se siente solo por sus amigos y, un d√≠a, se aleja solo, lo que no es una buena decisi√≥n, porque dos de los asesinos a sueldo de Milady le disparan. M√°s tarde, durante una peligrosa misi√≥n que lidera D’Artagnan, los mismos dos asesinos intentan matarlo nuevamente. Cuando este intento falla, Milady decide entregarle un vino envenenado a D’Artagnan, cortes√≠a de los ¬ętres mosqueteros¬Ľ. D’Artagnan no se da cuenta de que el vino est√° envenenado y est√° tan ocupado hablando que no bebe el vino de inmediato. En cambio, otro soldado bebe el vino y cae muerto.

Mientras tanto, los tres mosqueteros disfrutan de su tiempo libre, bebiendo y jugando, y por casualidad conocen al cardenal, que tiene una cita con Milady, que se aloja en la posada que acaban de dejar los mosqueteros. Los mosqueteros acompa√Īan al cardenal y escuchan a trav√©s de un tubo roto la conversaci√≥n.

Milady, descubren, se dirige a Londres para asegurarse de que maten al duque de Buckingham; a cambio, el cardenal se vengar√° de D’Artagnan. Los mosqueteros deciden inmediatamente un plan para advertir a D’Artagnan y Buckingham. Entonces, cuando Milady llega a Inglaterra, su cu√Īado, de Winter, la toma prisionera. Sin embargo, corrompe h√°bilmente a su carcelero, lo convence (un fan√°tico puritano religioso) de que Buckingham merece ser ejecutado y √©l la obedece.

Luego huye a Francia, donde est√° decidida a completar su venganza contra D’Artagnan. Acude al convento donde la reina ha colocado a Constanza Bonacieux, la amada de D’Artagnan, para su protecci√≥n, y all√≠ Milady se gana la confianza de la joven. Justo cuando D’Artagnan y los mosqueteros llegan para rescatar a Constance, Milady la envenena y huye.

D’Artagnan y los mosqueteros la persiguen, la acusan de sus muchos cr√≠menes y la ejecutan. Cuando m√°s tarde se le revela toda la historia al cardenal, √©ste se horroriza ante el alcance de la malvada red de muerte de Milady y queda extremadamente impresionado por las loables acciones de D’Artagnan. En consecuencia, escribe una comisi√≥n para que D’Artagnan se convierta en teniente de los Mosqueteros del Rey. Despu√©s de ofrecer el encargo a Athos, Porthos y Aramis y ser rechazado por los tres, D’Artagnan acepta el prestigioso encargo a la edad de veinti√ļn a√Īos.



Deja un comentario