Resumen del libro



Resumen del libro

Nos presentan a Jim (m√°s tarde Lord Jim) en un momento en que trabajaba como empleado de una compa√Ī√≠a naviera en el Lejano Oriente. Era un trabajo de baja categor√≠a, pero Jim parec√≠a lo suficientemente feliz y todos lo quer√≠an. Lo conoc√≠an simplemente como ¬ęJim¬Ľ. Sin embargo, a medida que se desarrolla la trama, con el h√°bil an√°lisis de Conrad del car√°cter de Jim, gradualmente nos damos cuenta de que Jim no era ¬ęsimplemente¬Ľ Jim; √Čl fue uno de nosotros.¬Ľ

Jim nació y se crió en la casa de un párroco inglés y, desde muy joven, decidió hacer del mar su carrera; así que se inscribió en un buque escuela para oficiales de la marina mercante. Lo hizo bien y avanzó a tercero en la navegación. Todavía a bordo de la nave escuela, se enfrentó a su primera prueba de coraje.

Pero durante esta prueba de coraje, Jim se contuvo con miedo cuando lo llamaron para ayudar a un barco herido en una fuerte tormenta. Luego se justificó y racionalizó que en realidad no tenía miedo; simplemente estaba esperando un desafío que igualara su heroísmo. La próxima vez, sería heroico. Estaba convencido de que tendría otra oportunidad.

Alg√ļn tiempo despu√©s, una lesi√≥n en un m√°stil que cay√≥ llev√≥ a Jim al hospital y, despu√©s de recuperarse, sali√≥ como primer oficial en el patna, un viejo vapor de hierro vagabundo con destino a lugares sagrados con 800 peregrinos musulmanes religiosos. Los otros cuatro oficiales de la patna eran chusma. As√≠ que Jim se mantuvo alejado de ellos.

En una noche tranquila y oscura en el Mar Ar√°bigo, el patna atropell√≥ algunos restos flotantes y sufri√≥ graves da√Īos en su compartimento delantero. Jim descubri√≥ los da√Īos y vio que el mar presionaba el mamparo, que rodeaba el s√≥tano, donde dorm√≠an cientos de peregrinos. El mamparo se hinch√≥. No pod√≠a soportar la presi√≥n. Jim estaba convencido de que en unos minutos el mar se precipitar√≠a y todos los peregrinos se ahogar√≠an. Con muy pocos botes salvavidas y sin tiempo, no hab√≠a salvaci√≥n posible para todos los que estaban a bordo.

Mientras tanto, el capitán y otros oficiales luchaban por bajar un bote salvavidas. Jim despreciaba su cobardía y se negaba a ayudarlos. Entonces vio caer una ráfaga sobre el patna, y supo que el más mínimo estremecimiento volaría el mamparo. Podría ser cuestión de segundos.

Los oficiales llevaron el bote al costado del camino cuando la tormenta se acerc√≥ con nubes oscuras y turbulentas. La primera r√°faga de viento golpe√≥ el patna, y ella se zambull√≥. Jim estaba seguro de que era su √ļltimo temblor. √Čl salt√≥.

Siguieron horas de horror. A los otros oficiales les molestó la presencia de Jim en el bote salvavidas. Vieron las luces del patna Parecía partir, y mientras tanto, Jim escuchaba y parecía oír los gritos histéricos de los pasajeros indefensos. Una vez, incluso consideró saltar sobre el bote salvavidas y nadar de regreso.

Antes de la puesta del sol del día siguiente, el barco Avondale recogió a los cuatro hombres y, diez días después, los entregó a un puerto del este.

la historia que patnaEl capit√°n inventado como coartada para la deserci√≥n fue inmediatamente in√ļtil cuando escucharon la noticia de que un buque de guerra franc√©s hab√≠a descubierto el patna escora mal, abandonado por sus oficiales, y remolcado en Ad√©n.

Con esta noticia, el capit√°n desapareci√≥ y los dos ingenieros bebieron en un hospital. Jim se enfrent√≥ solo al panel de investigaci√≥n oficial. Se defendi√≥ obstinadamente e insisti√≥ en que no hab√≠a una probabilidad entre un mill√≥n de que el patna podr√≠a haber sobrevivido. ¬ęNo hab√≠a el grosor de una hoja de papel entre el bien y el mal en este caso¬Ľ.

En la investigación, un hombre llamado Marlow entró en escena, y durante la mayor parte de la novela, el lector verá a Jim a través de los ojos comprensivos y las emociones de Marlow.

Profundamente interesado en el joven ingl√©s de aspecto saludable que parec√≠a tan ¬ęcondenado¬Ľ, Marlow asisti√≥ a la investigaci√≥n y trat√≥ de averiguar por qu√© Jim hab√≠a dejado el patna.

Luego, una circunstancia extra√Īa y dram√°tica uni√≥ a Marlow y Jim. Jim confront√≥ a Marlow y lo acus√≥ de llamarlo ¬ęperro miserable¬Ľ. Marlow convenci√≥ a Jim de que otra persona hab√≠a hecho el comentario y no se refer√≠a a Jim, sino a un perro de verdad. Jim se dio cuenta de que hab√≠a expuesto su baja opini√≥n de s√≠ mismo a Marlow.

Sin embargo, Marlow se sinti√≥ a√ļn m√°s atra√≠do por Jim e invit√≥ al joven a cenar con √©l en Malabar House. All√≠, Jim cont√≥ la historia de lo que sucedi√≥ esa noche a bordo del patna. Marlow estaba intrigado por la actitud del joven hacia s√≠ mismo y, a pesar de s√≠ mismo, vislumbr√≥ su propia alma atormentada dentro de Jim.

La investigaci√≥n termin√≥, Jim perdi√≥ su certificado naval y Marlow lo invit√≥ a su habitaci√≥n de hotel, donde el lector ve la agon√≠a del joven y prometedor oficial que ahora se consideraba ¬ęno mejor que un vagabundo¬Ľ.

Marlow le encontró trabajo a Jim, y al joven le fue bien y complació a su empleador. Pero de repente, Jim desapareció. alguien había mencionado el patna caso y Jim no pudo soportarlo. Bajo tales circunstancias, Jim dejó un trabajo tras otro hasta que todos los personajes del East Rim supieron la historia de Jim.

Marlow finalmente le confi√≥ la historia de Jim a Herr Stein, un viejo comerciante filos√≥fico con una fabulosa colecci√≥n de mariposas. Stein, que nunca hab√≠a visto a Jim, lo calific√≥ de ¬ęrom√°ntico¬Ľ y sugiri√≥ que Jim fuera a Patusan, una comunidad isle√Īa aislada en un estado malayo donde tres facciones en guerra compet√≠an por la supremac√≠a. En Patusan, Stein ten√≠a un puesto comercial sin fines de lucro bajo la direcci√≥n de un baboso portugu√©s, Cornelius. Jim podr√≠a hacerse cargo de la f√°brica y comenzar una nueva vida; nadie lo conocer√≠a en Patusan.

La oferta de Stein encantó a Jim. Sintió que ahora podía enterrar su pasado por completo y nadie lo descubriría. Stein también le dio a Jim un anillo de plata, un símbolo de la eterna amistad entre Stein y Doramin, jefe de Bugis Malays en Patusan.

Solo, Jim viaj√≥ r√≠o arriba hasta Patusan, pero pronto fue capturado por los hombres de Rajah Allang. √Čl, sin embargo, logr√≥ saltar la empalizada y escapar a la aldea de Doramin, donde le mostr√≥ el anillo de plata de Stein, s√≠mbolo de la eterna amistad entre Stein y Doramin. Posteriormente, Jim fue c√°lidamente recibido y protegido.

Las esperanzas de Jim parecían estar a punto de hacerse realidad. El hijo de Doramin, Dain Waris, era un joven fuerte e inteligente de la edad de Jim, y los dos trabajaron juntos para detener el vandalismo del sheriff Ali y controlar a Rajah Allang.

Jim se sintió seguro en el amor y la confianza de todos los malayos. Tenía un amigo noble y amado en Dain Waris, y se enamoró de una chica, Jewel, con quien compartía su vida.

Despu√©s de dos a√Īos, Marlow visit√≥ a Jim en Patusan, pero no fue una visita del todo exitosa; Marlow sinti√≥ que incluso su intrusi√≥n temporal en esta existencia id√≠lica molestaba a Jim y a sus allegados. Decidi√≥ no volver a visitar Patusan nunca m√°s.

El mundo exterior tambi√©n volvi√≥ a entrar en el santuario de Jim en la persona de ¬ęGentleman Brown¬Ľ, un australiano renegado que rob√≥ un barco y, con una banda de marineros desesperados, viaj√≥ r√≠o arriba hasta Patusan. Ten√≠a la intenci√≥n de saquear el asentamiento y proporcionar su barco para un viaje a Madagascar.

Cuando llegaron los bandidos, Jim estaba fuera, pero la gente de la aldea bajo el mando de Dain Waris repelió a los invasores y los llevó a una colina, donde los hombres blancos lograron erigir una defensa temporal.

Cuando Jim regresó, Doramin, Dain Waris y todos los aldeanos pidieron que los ladrones fueran aniquilados de inmediato, pero Jim decidió hablar con Brown.

Brown realmente no sab√≠a nada sobre el pasado de Jim, pero sab√≠a lo suficiente de su propia vil historia, as√≠ que juzg√≥ a Jim por s√≠ mismo; as√≠ que los viejos temores y la verg√ľenza de Jim regresaron. Brown pudo ver que Jim ten√≠a mala conciencia por algo.

Jim no quer√≠a derramamiento de sangre, por lo que prometi√≥ a Brown y sus hombres un salvoconducto r√≠o abajo. Luego pronunci√≥ un discurso persuasivo a los Bugis en el que prometi√≥ su propia vida como garant√≠a, en caso de que alguno de los aldeanos sufriera alg√ļn da√Īo como resultado de su liberaci√≥n del partido de Brown.

Brown, aconsejado y guiado por el baboso Cornelius, parti√≥ seg√ļn lo planeado, pero traidoramente tendi√≥ una emboscada a un grupo de malayos bajo el mando de Dain Waris en el camino r√≠o abajo. El hijo del jefe y muchos de sus soldados murieron.

Los sobrevivientes llevaron el cuerpo de Dain Waris a su padre, Doramin. En la mano del joven estaba el anillo de plata que Jim le hab√≠a enviado como garant√≠a de la buena fe de Brown. Alguien tom√≥ el anillo y lo levant√≥ para que Doramin lo viera. El anciano cacique dej√≥ escapar ¬ęun grito feroz, en lo profundo de su pecho, un grito de dolor y de furia¬Ľ.

Mientras tanto, la terrible noticia lleg√≥ a Jim. Su nueva vida se hab√≠a deteriorado. Los malayos nunca volver√≠an a confiar en √©l. Ten√≠a tres opciones. Pod√≠a correr; sab√≠a pelear (ten√≠a un arsenal); o podr√≠a entregarse seg√ļn la costumbre malaya. Jewel y Tamb ‘Itam, el sirviente de Jim, lo instaron a luchar o al menos a huir, pero Jim cruz√≥ deliberadamente el arroyo y subi√≥ la colina hasta la aldea de Doramin. Inclin√°ndose, levant√≥ la s√°bana del rostro de Dain Waris. Luego, solo y desarmado, se enfrent√≥ a Doramin.

Cuando el anciano jefe se puso de pie, el anillo de plata cayó de su regazo y rodó hasta los pies de Jim. Doramin le disparó a Jim en el pecho y, mientras lo hacía, Lord Jim lanzó una mirada orgullosa e inquebrantable a todos los malayos reunidos. Luego cayó a los pies de Doramin, un héroe en la muerte.



Deja un comentario