Resumen del libro



Resumen del libro

El 6 de agosto de 1945 se lanza la primera bomba atómica desde un avión estadounidense sobre los 245.000 habitantes de Hiroshima, Japón. La mayor parte de la ciudad es destruida y miles de sus habitantes mueren. Algunos de sus ciudadanos sobreviven y sufren los efectos debilitantes de terribles quemaduras y enfermedades por radiación. Se cuentan las vidas de seis de estos supervivientes en los días posteriores al bombardeo.

Cuando la bomba detona, la Sra. Hatsuyo Nakamura est√° vigilando la casa de su vecino y supervisando a sus hijos mientras duermen; todos terminan cubiertos de escombros cuando su casa es destruida. La se√Īorita Toshiko Sasaki, una oficinista, se inclina para hablar con un compa√Īero de trabajo cuando la tiran de su escritorio y la atrapan bajo unas pesadas estanter√≠as. Ella sostiene una pierna severamente rota. Un m√©dico, Masakazu Fujii, est√° leyendo en su balc√≥n cuando lo catapultan a un r√≠o y lo aprietan entre dos grandes bosques. Otro m√©dico m√°s, Terufumi Sasaki, cae al suelo del pasillo del Hospital de la Cruz Roja y mira con asombro la escena fuera de la ventana. El padre Wilhelm Kleinsorge se despierta en el huerto de la casa de la misi√≥n cat√≥lica, herido y aturdido. El reverendo Kiyoshi Tanimoto se arroja entre dos grandes rocas y es golpeado por los escombros de una casa cercana. La mayor√≠a de los seis sobrevivientes est√°n heridos, pero todos est√°n vivos.

En las horas posteriores al bombardeo, cada sobreviviente intenta liberarse, encontrar a sus seres queridos y ayudar a otros si es posible. Dr. Sasaki toma vendajes y trabaja 19 horas seguidas, tratando de vendar a las 10,000 personas heridas en el camino a su hospital. En las horas y d√≠as posteriores al bombardeo, se convierte en un aut√≥mata, movi√©ndose de paciente en paciente. Dr. Fujii, gravemente herido, intenta ayudar a sus enfermeras y llegar a la casa de su familia, donde puede obtener suministros de primeros auxilios. Sra. Nakamura trabaja incansablemente para encontrar a sus tres hijos entre los escombros; parecen ilesos pero aturdidos y conmocionados. Ella los lleva al Parque Asano, donde pueden encontrar alg√ļn refugio debajo de los √°rboles. La se√Īorita Sasaki pasa d√≠as y horas entre los escombros, pero finalmente la rescatan, aunque semiinconsciente y con dolor, y la dejan en un porche. El padre Kleinsorge ayuda a los prisioneros debajo de las casas y se dirige al Parque Asano junto con el Sr. Tanimoto. Ambos ministros ayudan a las personas en el parque a apagar incendios y obtener ayuda m√©dica.

Durante la noche del 6 de agosto, los sobrevivientes luchan por apoyarse y ayudarse unos a otros. La ciudad es una bola de fuego y el parque est√° lleno de lluvia de radiaci√≥n y remolinos. El sufrimiento de miles de personas y sus heridas y quemaduras se describen repetidamente. El se√Īor. Tanimoto debe recordar que estas criaturas son seres humanos. Incansablemente, transporta botes llenos de personas r√≠o arriba para llegar a terrenos m√°s altos. Varios sacerdotes heridos y la familia Nakamura son evacuados al Noviciado en las colinas. Los heridos y moribundos son tantos que los m√©dicos ya no ayudan a los heridos graves porque no sobrevivir√°n. La se√Īorita Sasaki finalmente es evacuada y comienza muchos d√≠as y semanas de ser trasladada de un hospital o puesto de socorro a otro.

Con el tiempo, el orden se restablece lentamente, pero el abrumador escenario de miseria y sufrimiento humano es un fuerte contrapunto a las noticias oficiales difundidas por varios gobiernos. El 9 de agosto se lanza una segunda bomba, esta vez sobre la ciudad japonesa de Nagasaki. El 15 de agosto, el Emperador de Japón pronuncia un discurso por radio diciéndole a su pueblo que Japón se ha rendido.

Entonces comienzan las horribles revelaciones de la enfermedad por radiaci√≥n. Dr. Kleinsorge debe ir a un hospital en Tokio. Nunca recuperar√° su energ√≠a o salud de nuevo. La se√Īorita Sasaki, tambi√©n en un hospital, est√° tan deprimida por quedar inv√°lida por el resto de su vida que su m√©dico le pide al padre Kleinsorge que la visite. Dr. Sasaki pasa meses y a√Īos analizando los efectos de la radiaci√≥n y la mejor forma de tratarla; se casa y comienza una pr√°ctica m√©dica. el medico Fujii tambi√©n abre un consultorio m√©dico y comienza a socializar con los oficiales de ocupaci√≥n. Sra. Nakamura y sus hijos pierden el cabello y sufren varias enfermedades, pero debido a que son tan pobres, no pueden permitirse el lujo de ver a un m√©dico. El se√Īor. Tanimoto intenta operar su iglesia desde su hogar destruido. Los sobrevivientes luchan con los efectos de la radiaci√≥n y tratan de encontrar formas de lidiar con sus heridas.

Posteriormente se agreg√≥ un quinto cap√≠tulo, ¬ęLas secuelas¬Ľ, que detalla la vida de los sobrevivientes despu√©s del bombardeo (hasta 1985). Sra. Nakamura est√° recibiendo ayuda m√©dica para sus muchas enfermedades por radiaci√≥n y se mantiene alejado de las manifestaciones pol√≠ticas de los sobrevivientes, que ahora se llaman ¬ęhibakusha¬Ľ. Los hibakusha se convirtieron en objetivos de la pol√≠tica y el movimiento por la paz. Los hijos de la Sra. Nakamura ya creci√≥ y se jubil√≥ de un trabajo en una empresa qu√≠mica. Dr. Sasaki ten√≠a una pr√°ctica m√©dica rentable. Perdi√≥ a su esposa por c√°ncer y todav√≠a lo persiguen las almas de los que murieron como resultado del bombardeo. El padre Kleinsorge pas√≥ muchos a√Īos enfermo, tanto dentro como fuera del hospital. En 1976, resbal√≥ y cay√≥ sobre el hielo, lo que le provoc√≥ fracturas que lo dejaron postrado en cama. Al a√Īo siguiente, se debilit√≥, entr√≥ en coma y muri√≥. Miss Sasaki se ha sometido a numerosas cirug√≠as en su pierna. Se convirti√≥ al catolicismo y se hizo monja, ayudando a la gente a morir en paz. Dr. Fujii muri√≥ de c√°ncer, pero su vida despu√©s del bombardeo fue de riqueza y b√ļsqueda de placer. El Reverendo Sr. Tanimoto, despu√©s de viajar a Estados Unidos varias veces para recaudar dinero para ayudar a los hibakusha, se retir√≥ tranquilamente, viviendo el resto de su vida con vagos recuerdos de ese d√≠a hace cuarenta a√Īos.



Deja un comentario