resumen del juego



resumen del juego

La acci√≥n comienza en febrero del 44 a. Julio C√©sar acaba de volver triunfante a Roma tras una victoria en Espa√Īa sobre los hijos de su antiguo enemigo, Pompeyo el Grande. Una celebraci√≥n espont√°nea fue interrumpida e interrumpida por Flavio y Marulo, dos enemigos pol√≠ticos de C√©sar. Pronto queda claro por sus palabras que fuerzas poderosas y secretas est√°n trabajando contra C√©sar.

Aparece C√©sar, acompa√Īado de un s√©quito de amigos y simpatizantes, y un adivino le advierte que ¬ętenga cuidado con los idus de marzo¬Ľ, pero ignora la advertencia y parte hacia los juegos y carreras que marcan la celebraci√≥n de la fiesta de Lupercal.

Despu√©s de la partida de C√©sar, solo quedaron dos hombres: Marco Bruto, un amigo cercano de C√©sar, y Casio, un enemigo pol√≠tico de C√©sar desde hace mucho tiempo. Ambos hombres son de origen aristocr√°tico y ven el final de su antiguo privilegio en las reformas y conquistas pol√≠ticas de C√©sar. Envidioso del poder y el prestigio de C√©sar, Cassius investiga h√°bilmente para descubrir d√≥nde se encuentran las simpat√≠as m√°s profundas de Brutus. Como hombre de la m√°s alta integridad personal, Brutus se opone a C√©sar por principio, a pesar de su amistad con √©l. Cassius pregunta con cautela sobre los sentimientos de Brutus si una conspiraci√≥n derroca a C√©sar; encuentra a Brutus no del todo en contra de la idea; es decir, Brutus comparte ¬ęalg√ļn objetivo¬Ľ con Cassio, pero no desea ¬ęavanzar m√°s¬Ľ. Los dos hombres se van, prometiendo volver a encontrarse para seguir discutiendo.

En la siguiente escena, se revela que la conspiración de la que Cassio habló en términos velados ya es una realidad. Ha reunido a un grupo de aristócratas descontentos y desacreditados que están dispuestos a asesinar a César. En parte para ganarse el apoyo del elemento respetable de la sociedad romana, Cassius convence a Brutus para que dirija la conspiración, y Brutus accede a hacerlo. Poco después, se hacen planes para una reunión secreta en el huerto de Brutus. La fecha está fijada: será en el día conocido como los idus de marzo, el día quince del mes. César debe ser asesinado en las cámaras del Senado por las dagas y espadas ocultas de los conspiradores reunidos.

Después de que termina la reunión, la esposa de Brutus, Portia, sospechando algo y temiendo por la seguridad de su esposo, lo interroga. Conmovido por su amor y devoción, Brutus promete revelarle su secreto más tarde.

La siguiente escena tiene lugar en la casa de C√©sar. El tiempo es al amanecer; la fecha, los fat√≠dicos idus de marzo. La noche anterior fue extra√Īa: salvaje, tormentosa y llena de visiones y sucesos extra√Īos e inexplicables en toda la ciudad de Roma. La esposa de C√©sar, Calphurnia, aterrorizada por horribles pesadillas, convence a C√©sar de que no vaya al Capitolio, convencida de que sus sue√Īos son presagios de desastre. Con un acuerdo previo, Brutus y los dem√°s conspiradores llegan para acompa√Īar a C√©sar, con la esperanza de evitar cualquier posible advertencia hasta que lo tengan completamente en su poder en el Senado. Sin saber que est√° rodeado de asesinos e ignorando las exhortaciones de Calphurnia, Caesar va con ellos.

A pesar de los esfuerzos de los conspiradores, se coloca un aviso en la mano de César en los escalones del Capitolio, pero él se niega a leerlo. Sin perder más tiempo, los conspiradores entran en acción. Pidiendo deliberadamente a César un favor que saben que él rechazará, se acercan, como pidiendo un favor, y luego, tomando sus armas escondidas, lo matan ante los ojos atónitos de los senadores y espectadores.

Al enterarse del asesinato de C√©sar, Marco Antonio, el amigo m√°s cercano de C√©sar, pide permiso para hablar en el funeral de C√©sar. Brutus concede este permiso a pesar de las objeciones de Cassius y hace su propio discurso primero, confiando en que sus palabras convencer√°n a la poblaci√≥n de la necesidad de la muerte de C√©sar. Despu√©s de que Brutus se va, Antonio comienza a hablar. La multitud fue influenciada por las palabras de Brutus, y es una multitud hostil a la que se dirige Antonio. Sin embargo, utilizando todos los dispositivos de oratoria conocidos, Antonio convierte a la audiencia en una multitud que grita pidiendo a gritos la sangre de los asesinos de C√©sar. Alarmados por el furor causado por el discurso de Antonio, los conspiradores y sus partidarios se ven obligados a huir de Roma y, en √ļltima instancia, de Italia. En este punto, Antonio, junto con el joven sobrino nieto e hijo adoptivo de C√©sar, Octavio, y un banquero rico, L√©pido, re√ļnen un ej√©rcito para perseguir y destruir a los asesinos de C√©sar. Estos tres hombres, conocidos como triunviros, form√≥ un grupo llamado segundo triunvirato para perseguir el objetivo com√ļn de hacerse con el control del Imperio Romano.

Pasan los meses, durante los cuales los conspiradores y sus ej√©rcitos son perseguidos implacablemente hasta los confines de Asia Menor. Cuando finalmente deciden detenerse en la ciudad de Sardis, Cassio y Brutus discuten amargamente sobre las finanzas. Sin embargo, sus diferencias se resuelven y se hacen planes para enfrentarse a las fuerzas de Antonio, Octavio y L√©pido en una batalla final. En contra de su propio juicio, Cassius permite que Brutus lo anule: en lugar de mantener bien preparadas sus posiciones defensivas, Brutus ordena un ataque contra el campamento de Antonio en las llanuras de Filipinas. Justo antes de la batalla, Brutus recibe la visita del fantasma de C√©sar. ¬ęTe ver√© en Filipos¬Ľ, le advierte el esp√≠ritu, pero el coraje de Brutus es inquebrantable y contin√ļa.

La batalla es feroz. Al principio, los conspiradores parecen tener la ventaja, pero en la confusi√≥n, Cassio se convence err√≥neamente de que todo est√° perdido y se suicida. Sin l√≠der, sus fuerzas son r√°pidamente derrotadas y Brutus se encuentra librando una batalla sin esperanza. Incapaz de enfrentarse a la perspectiva de la humillaci√≥n y la verg√ľenza como cautivo (que ser√≠a encadenado a las ruedas del carro de Antonio y arrastrado por las calles de Roma), tambi√©n se quita la vida.

Cuando termina la obra, Antonio elogia el cuerpo de Bruto y lo llama ¬ęel romano m√°s noble de todos¬Ľ. Se veng√≥ el asesinato de C√©sar, se restableci√≥ el orden y, lo que es m√°s importante, se preserv√≥ el Imperio Romano.



Deja un comentario