resumen del juego



resumen del juego

En una noche de verano en el Covent Garden de Londres, un grupo variado de personas se re√ļne bajo el p√≥rtico de la iglesia de San Pablo para protegerse de la lluvia. Entre el grupo se encuentran la Sra. Eynsford-Hill y su hija Clara, quienes esperan que su hijo Freddy regrese con un taxi. Cuando regresa fracasado, lo env√≠an nuevamente en busca de un taxi. Al salir, choca con una joven florista con un fuerte acento cockney y arruina muchas de sus flores. Despu√©s de que √©l se ha ido, la madre est√° interesada en c√≥mo una criatura tan ¬ępeque√Īa¬Ľ podr√≠a saber el nombre de su hijo; se entera de que la florister√≠a llama a todos ¬ęFreddy¬Ľ o ¬ęCharlie¬Ľ. Cuando un anciano entra en el refugio, el florista nota su distinguido aspecto y trata de convencerlo de que compre unas flores. Este caballero, el coronel Pickering, se niega a comprar las flores, pero le da algo de dinero a la ni√Īa. Los miembros de la multitud advierten a la ni√Īa que no tome el dinero porque hay un hombre detr√°s de ella que escribe todo lo que dice. Cuando la florista (Eliza) proclama en voz alta que ¬ęsoy una buena chica, lo soy¬Ľ, los espectadores comienzan a protestar. El anotador, al parecer, es el profesor Henry Higgins, especialista en fon√©tica. Su pasatiempo es identificar el acento y el lugar de nacimiento de todos. Incluso afirma que podr√≠a tomar esta ¬ęharapiana¬Ľ de una florister√≠a y ense√Īarle a hablar como una duquesa en tres meses. En este momento, el anciano se identifica como el Coronel Pickering, autor de un libro en s√°nscrito, quien vino a conocer al famoso Henry Higgins, con quien ahora conversa. Los dos van a discutir su inter√©s mutuo en la fon√©tica.

A la ma√Īana siguiente, en la casa del profesor Higgins, los dos hombres est√°n discutiendo los experimentos de Higgins cuando la Sra. Pearce, ama de llaves de Higgins. La ni√Īa, Eliza Doolittle, recuerda que Higgins se jactaba de que pod√≠a ense√Īarle a hablar como una duquesa, y lleg√≥ a tomar clases para conseguir trabajo en una florister√≠a. Pickering hace una apuesta con Higgins, quien, con esp√≠ritu de buen deporte, decide aceptar la apuesta: le ordena a la Sra. Pearce para llevarse a la ni√Īa, fregarla y quemar su ropa. Supera todas las objeciones de Eliza y se llevan a Eliza. En este punto, el padre de Eliza aparece con la intenci√≥n de chantajear a Higgins, pero Higgins lo intimida tanto que termina pidiendo cinco libras por ser uno de los ¬ępobres indignos¬Ľ. Higgins est√° tan complacido con la audacia del anciano y su visi√≥n √ļnica de la moralidad que le da las cinco libras y se deshace de √©l de inmediato.

Alg√ļn tiempo despu√©s, Higgins lleva a Eliza a la casa de su madre durante su ¬ęd√≠a de recepci√≥n¬Ľ. Freddy Eynsford-Hill y su madre y hermana Clara tambi√©n est√°n presentes. Estas son las mismas personas que vimos bajo el p√≥rtico en el primer acto. Ahora, sin embargo, ninguno de los invitados reconoce que Eliza es la florista ¬ędeshilachada¬Ľ de esa noche. Todos se divierten con la correcci√≥n pedante de su discurso y est√°n a√ļn m√°s impresionados por la narraci√≥n de Eliza sobre la muerte de su t√≠a, contada en un ingl√©s perfecto pero con detalles sorprendentemente impactantes. Despu√©s de la partida de Eliza, la Sra. Higgins se√Īala que la ni√Īa est√° lejos de estar lista para ser presentada en p√ļblico.

Alg√ļn tiempo despu√©s, Higgins, Pickering y Eliza regresan a altas horas de la noche. Los hombres est√°n encantados con el gran √©xito que tuvieron ese d√≠a al pasar a Eliza como gran duquesa en la fiesta en el jard√≠n de un embajador. Est√°n tan orgullosos que ignoran por completo a Eliza y su contribuci√≥n al √©xito del ¬ęexperimento¬Ľ. Enfurecida, Eliza finalmente le arroja una zapatilla a Higgins, solo para que le digan que no est√° siendo razonable. Eliza est√° preocupada por lo que le suceder√° ahora que el experimento ha terminado: debe ser arrojada de nuevo a la cuneta; ¬ŅCu√°l es su futuro lugar? Higgins no puede ver que esto sea un problema, y ‚Äč‚Äčdespu√©s de decirle que toda la ropa que llevaba puesta le pertenece, se retira a dormir.

Al día siguiente, Higgins llega a la casa de su madre completamente desconcertado por la desaparición de Eliza. Llama a la policía y se sorprende al saber que Eliza está arriba. Mientras esperaba a Eliza, el Sr. Doolittle entra y acusa a Higgins de arruinarlo porque Higgins le dijo a un hombre rico que Doolittle era el moralista más original de Inglaterra y, como resultado, el hombre dejó una gran suma de dinero en fideicomiso para que Doolittle diera una conferencia. sobre reformas morales. Por lo tanto, se ha visto obligado a adoptar una moralidad de clase media, y él y su concubina son miserables. Había venido a invitar a Eliza a su boda, otra concesión a la terrible moralidad de la clase media.

Eliza entra y accede a asistir a la boda de su padre. Mientras todos se preparan para irse, Higgins detiene a Eliza e intenta que regrese a su casa. Afirma que trata a todos con total igualdad. Para √©l, no hace ninguna distinci√≥n social entre la forma en que tratar√≠a a una florista oa una duquesa. Eliza est√° decidida a tener respeto e independencia, por lo que se niega a regresar a la casa de los Higgins. Higgins luego admite que la extra√Īa y tambi√©n admira su nueva independencia. √Čl todav√≠a sostiene que ella debe regresar y los tres vivir√°n por igual, como ¬ętres solteros¬Ľ. Eliza, sin embargo, siente lo contrario y se va con la Sra. Higgins para asistir a la boda de su padre.



Deja un comentario