: Resumen de la reina de espadas

La historia comienza en una noche de invierno en Mosc├║, Rusia. Se juega un juego de cartas hasta las cuatro de la ma├▒ana en la casa de Narumov, un guardia a caballo. El protagonista Hermann, un oficial del Ej├ęrcito de Ingenieros e hijo de un alem├ín, observa febrilmente a la gente jugar, aunque nunca ha jugado, calculando que los riesgos son demasiado grandes.

Tomsky cuenta la historia de c├│mo su abuela, la condesa Anna Fedotovna, contrajo una deuda mientras jugaba al juego de cartas faro en Par├şs cincuenta a├▒os antes. Cuando su esposo se neg├│ a pagar, aprendi├│ un secreto para ganar en el faro del misterioso y notorio Conde de St. Germain. Tomsky dice que solo se lo cont├│ a un hombre, Chaplitsky, pero termina su historia sin decir c├│mo le resultaron las cosas al hombre.

El punto de vista cambia a Liza, una joven pupila de la condesa de 87 a├▒os. Como sujeto del abuso de la condesa, Liza vive una vida miserable y anhela que un hombre la rescate. Ella comienza un coqueteo con un oficial de ingenieros que se para fuera de su ventana y mira hacia arriba mientras borda. Se revela que el hombre es Hermann, que se ha obsesionado con conocer el secreto de la condesa.

Durante tres semanas, Hermann le escribe cartas de amor a Liza hasta que ella le da instrucciones sobre cómo llegar a su dormitorio entrando a la casa mientras ella y la condesa están en un baile de la embajada. Una vez en la casa, Hermann, en lugar de subir la escalera de caracol hasta la habitación de Liza, se esconde en el estudio contiguo al dormitorio de la condesa. Una vez que regresan y la condesa despide a sus sirvientes, Hermann le ruega que le cuente el secreto. Ella está en silencio, por lo que la amenaza con una pistola, momento en el que ella muere de miedo.

Hermann va a la habitaci├│n de Liza y admite su plan calculado, aunque dice que no hab├şa tenido la intenci├│n de matarla. Liza est├í molesta al saber que su amor era en realidad codicia, pero le da una llave e instrucciones que le permiten acceder a un pasaje que sale a la calle.

En el funeral de la condesa, tres d├şas despu├ęs, Hermann se horroriza cuando la condesa muerta parece gui├▒arle un ojo burlonamente. Esa noche, su fantasma visita su habitaci├│n y le dice que le han ordenado que divulgue la secuencia secreta de cartas, que son tres, siete y as.

Hermann va a la casa del jugador Chekalinsky y apuesta todo el dinero que le dej├│ su padre en tres. Gana y regresa la noche siguiente para duplicar sus ganancias en siete. La tercera noche, sin embargo, Hermann se hace a├▒icos al descubrir que apost├│ por error a su reina de espadas en lugar de a su as. La reina parece gui├▒arle un ojo, al igual que lo hizo la condesa.

Habiendo perdido su dinero y su mente, Hermann vive en un hospital psiqui├ítrico al final de la historia. No responde preguntas, simplemente repite ┬ź┬íTres, siete, as! ┬íTres, siete, reina!┬╗

Deja un comentario